El Viaje de Libertad
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Calendario-Maya-021
El Viaje de Libertad

Foro dedicado a desvelar la Verdad; Información Oculta. Todas las Noticias de Actualidad del Planeta Tierra; Actividad Sísmica, monitoreo de la Actividad Solar... Sin olvidar el Físico, la Mente y el Espíritu del Ser Humano.
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
"Monitor Sísmico en Tiempo Real"
Julio 2019
LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    
CalendarioCalendario

Últimos temas
» SOLAR WARDEN FLOTA ESPACIAL SECRETA
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeHoy a las 3:47 pm por Sarahiel

» Mensaje Urgente
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeHoy a las 3:21 pm por Harry de Luz

» Sociedades Secretas
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeHoy a las 3:03 pm por Sarahiel

» Noticias de actualidad de Venezuela
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeHoy a las 3:02 pm por Sarahiel

» Planet in Focus - Global Environment Outlook
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeHoy a las 9:25 am por kolibry

» Científicos afirman que analizar nuestros cerebros permitiría detectar a los homicidas
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeAyer a las 3:47 pm por Futura

» Hallan en nuestro genoma ADN de un antepasado desconocido (Actualizado, encontraron dos nuevas especies desconocidas)
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeAyer a las 3:41 pm por Futura

» Consulta sobre cambio de imagen en el foro
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeAyer a las 1:23 pm por Futura

» Resetero monetario ¿Sombreros blancos vs Estado Profundo?
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeAyer a las 1:12 pm por Marinali

» Científicos de Harvard sugieren que Oumuamua fue una nave extraterrestre
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeAyer a las 12:27 pm por kolibry

» Monitoreo de Huracanes 2019.
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeAyer a las 9:36 am por Sandokan

» Actividad Sismica en México 2019.
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeAyer a las 9:33 am por Sandokan

» Actividad Sismica Julio 2019
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeAyer a las 9:32 am por Sandokan

»  Deseret Tavares profecias: TERREMOTO EN CALIFORNIA - PREDICCIONES
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeAyer a las 8:54 am por Sarahiel

» LUCIANO PARDO | Contacto, Eclipse y Destino de la Humanidad
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeAyer a las 8:53 am por Sarahiel

» ¿Fútbol paranormal?: un insólito movimiento del balón en el estadio del Chapecoense
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMiér Jul 17, 2019 7:13 pm por Futura

» ¿Por qué la Tierra NO es plana?
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMiér Jul 17, 2019 3:34 pm por Sarahiel

» Arqueologia prohibida - Lo que nos quieren ocultar
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMiér Jul 17, 2019 1:18 pm por Sarahiel

» 2019: Actualización de David Wilcock
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMiér Jul 17, 2019 9:02 am por Sarahiel

» INÉDITO I ¡Estamos con tiempo justo! Llegó el momento para la FRECUENCIA ESPIRITUAL: VICKY FERNÁNDEZ
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMiér Jul 17, 2019 8:54 am por Sarahiel

» Alberto Zecua - contactado con extraterrestres
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMiér Jul 17, 2019 8:50 am por Sarahiel

» John Dee - Los libros condenados. Hallazgo:su espejo mágico era de origen mexicano
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMar Jul 16, 2019 9:36 pm por Sandokan

» Eclipse de Luna | Todo sobre el fenómeno que se verá esta noche
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMar Jul 16, 2019 11:05 am por Futura

» Consiguen, por primera vez, una imagen del entrelazamiento cuántico
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMar Jul 16, 2019 10:52 am por Futura

» Descubren que los gorilas tienen amigos para toda la vida y celebran grandes «fiestas» anuales
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMar Jul 16, 2019 10:48 am por Futura

» Un accidente cósmico: Captan dos agujeros negros supermasivos en ruta de colisión
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMar Jul 16, 2019 10:39 am por Futura

» Los extraterrestres que hablaron de la Atlantida y Lemuria
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMar Jul 16, 2019 3:51 am por Sarahiel

» La Increíble Experiencia de Juan Pérez con Seres de Otro Mundo
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMar Jul 16, 2019 2:58 am por Sarahiel

» Identifican el manuscrito cristiano más antiguo del mundo
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeLun Jul 15, 2019 7:01 pm por Futura

» Un apagón gigantesco deja parte de Nueva York a oscuras
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeLun Jul 15, 2019 3:12 pm por Futura

»  Actividad Sismica Mayo 2019
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeLun Jul 15, 2019 10:44 am por Sandokan

» Donald Trump. Noticias de actualidad
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeDom Jul 14, 2019 4:12 pm por Sarahiel

» MMS, vídeos
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeDom Jul 14, 2019 3:31 pm por cieloazul

» Fuerte terremoto de magnitud 7,3 sacude a isla al este de Indonesia
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeDom Jul 14, 2019 9:11 am por Futura

» Las INCREÍBLES profecías de XICO XAVIER 2019 - "Nos visitarán por fin"
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeDom Jul 14, 2019 9:03 am por Futura

» El astronauta chino que escuchó extraños golpes en su nave espacial
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeSáb Jul 13, 2019 4:37 pm por Futura

» Arde el Ártico: los incendios de Siberia y Alaska están derritiendo el hielo
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeSáb Jul 13, 2019 11:50 am por kolibry

» Lo que ignoras de facebook!!!!
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeSáb Jul 13, 2019 2:36 am por Sarahiel

» Alerta volcánica en EE.UU. Ocho volcanes están siendo monitoreados después de los terremotos de California
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeVie Jul 12, 2019 2:05 pm por Futura

» Descubren un extraño asteroide kilométrico oculto durante décadas entre la Tierra y el Sol
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeVie Jul 12, 2019 12:10 pm por Futura

» La Máquina del Poder Secreto
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeVie Jul 12, 2019 5:12 am por Sarahiel

» Murió a los 15 años heredera de las dinastías Goldsmith y Rothschild
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeJue Jul 11, 2019 3:46 pm por Futura

» OVNI desactiva tornado en Italia - VIDEO
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeJue Jul 11, 2019 8:17 am por Futura

» Actividad Solar Julio 2019.
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMiér Jul 10, 2019 2:28 pm por Sandokan

» IMPACTANTE I CURACIONES EXTRATERRESTRES con el Chivero de las Manos Divinas.
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMiér Jul 10, 2019 8:38 am por Sarahiel

» Nuestra tierra, sus seres y paisajes ... ;)
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMar Jul 09, 2019 11:08 am por Marinali

» Bailamos :)
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMar Jul 09, 2019 10:15 am por Marinali

» Chemtrails; Fumigación mundial de tóxicos
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMar Jul 09, 2019 8:51 am por Marinali

» DOS TERREMOTOS ADVIERTEN LA LLEGADA DEL GRAN "BIG ONE"
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMar Jul 09, 2019 4:10 am por Sarahiel

» ELLOS nos van a liberar de los REPTILES
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMar Jul 09, 2019 4:05 am por Sarahiel

» Avistamientos de dragones en China: ¿Mito o Realidad?
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeLun Jul 08, 2019 5:18 pm por Futura

» Los Ovnis del Sol - VIDEO
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeLun Jul 08, 2019 5:08 pm por Futura

» Los astrónomos, desconcertados ante la «estrella más extraña» jamás descubierta
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeLun Jul 08, 2019 4:47 pm por Futura

» Hallan una fuente de magnetismo desconocida bajo las aguas del Pacífico
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeLun Jul 08, 2019 4:41 pm por Futura

» INÉDITO I MENSAJE EXTRATERRESTRE. Centroamérica se divide; Tres meses sin SOL: VICKY FERNÁNDEZ
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeLun Jul 08, 2019 9:55 am por Sarahiel

» Energia libre suprimida por grandes compañias
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeLun Jul 08, 2019 9:43 am por Sarahiel

» Científicos intentan abrir un portal a un 'universo paralelo'
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeDom Jul 07, 2019 7:45 pm por Futura

» EXCLUSIVO I CONTACTO en la ZONA DEL SILENCIO; Me dieron mensajes importantes: ROSS CANTÚ
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeDom Jul 07, 2019 10:36 am por Sarahiel

» Crop circles 2019
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeDom Jul 07, 2019 10:32 am por kolibry

»  MARCELO LARIN Y SUS CONTACTOS EXTRATERRESTRES
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeDom Jul 07, 2019 10:31 am por Sarahiel

» El Vaticano exhibe frescos en una catacumba y se abre el debate de las sacerdotisas
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeDom Jul 07, 2019 10:22 am por kolibry

» Una roca de un asteroide genera una gran bola de fuego sobre Ciudad Real
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeDom Jul 07, 2019 5:05 am por kolibry

» "LOS MENSAJES" DE LAS PLEYADES. EDUARD "BILLY" MEIER.
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeDom Jul 07, 2019 3:03 am por Sarahiel

» El océano Atlántico se estaría achicando y Europa acercándose lentamente a Canadá
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeSáb Jul 06, 2019 4:35 pm por Futura

» Científicos descubren una civilización el las profundidades del Mar del Norte
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeSáb Jul 06, 2019 4:17 pm por Futura

»  Luna de Saturno, gracias a una molécula, podría estar albergando una forma de vida alienígena
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeSáb Jul 06, 2019 4:06 pm por Futura

» Encuentran Fuente de 1500 años en la iglesia de la Natividad, lugar de Nacimiento de Jesús
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeSáb Jul 06, 2019 3:41 pm por Futura

» SIMON PARKES Y EL PLAN EXTRATERRESTRE. Entrevista en castellano.
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeSáb Jul 06, 2019 3:27 am por Sarahiel

» ABIRA SAN I MENSAJES URGENTES de los ANTHAKARANOS para nuestros tiempos
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeVie Jul 05, 2019 4:35 am por Sarahiel

» Piedras artificiales en la construcción de la gran pirámide? (Actualizado: la planta que ablanda la piedra - Video de JL)
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeJue Jul 04, 2019 4:52 pm por Futura

» Con todos vosotros la profesora del PSOE que quiere castrar a los niños
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeJue Jul 04, 2019 3:40 am por Sarahiel

» Misteriosos flashes lumínicos sobre la supeficie lunar son captados por un telescopio 4K
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMiér Jul 03, 2019 6:52 pm por Futura

» Hoy entran en erupción el Etna y el Strómboli. Al menos un muerto.
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMiér Jul 03, 2019 5:01 pm por Futura

» Luego del eclipse se despiertan los volcanes: Mauna Loa de Hawái entra en alerta
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMiér Jul 03, 2019 4:59 pm por Futura

» La profecía del eclipse de sol del 2 de julio en Chile y Argentina
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMiér Jul 03, 2019 4:46 pm por Futura

» Bruce Lipton: La Biologia de la Creencia- La Epigenetica- Somos creadores de realidades
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMiér Jul 03, 2019 12:44 pm por Marinali

» EL PERDÓN
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMiér Jul 03, 2019 12:26 pm por Marinali

» El Futuro de la Moneda de Facebook y de Google (…la próxima)
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMiér Jul 03, 2019 3:50 am por Sarahiel

» INÉDITO I CONTACTO con seres de SIRIO. ELLOS son espirituales y nuestros creadores: ADY CRESPO
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMiér Jul 03, 2019 2:58 am por Sarahiel

» EXCLUSIVO I AYUDA ESPIRITUAL de razas alienigenas con estructuras energéticas de luz: DANIEL HARARI
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMar Jul 02, 2019 12:54 pm por Sarahiel

Visitas al Foro
Visitas desde 18-06-14
Flag Counter

Comparte
 

 El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India

Ir abajo 
AutorMensaje
Jurásica



Sexo : Femenino Fecha de inscripción : 05/07/2011
Mensajes : 3757
Puntos : 10620

El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Empty
MensajeTema: El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India   El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Icon_minitimeMiér Ago 03, 2011 5:57 pm

El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India







Mohandas
Gandhi fue el más famoso defensor de la política de la no violencia del
siglo XX. Pero ¿fue también su fracaso político más espectacular? La
posibilidad suele quedar eclipsada por su inmenso atractivo. Hasta Glenn
Beck se proclamó hace poco como un seguidor, y el ejemplo de Ghandi ha
inspirado a muchas figuras reverenciadas en todo el mundo, como Martin
Luther King, Jr, Nelson Mandela, el Dalai Lama y Aung San Suu Kyi.
Gandhi, más que Mark Zuckerberg, puede ser la deidad dominante de la
Primavera Árabe, sus técnicas de resistencia –manifestaciones masivas no
violentas organizadas a plena luz de los medios de comunicación del
mundo—complamente absorbidas por los manifestantes que rezaban
inmutables en Kasr al-Nil, en El Cairo, mientras eran asaltados por los
camiones hidrantes de Hosni Mubarak.

El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Gandhi3Y
sin embargo el líder indio fracasó en alcanzar sus objetivos más
importantes, y durante su vida cosechó amplio rechazo y aversión. Gandhi
fue un “hombre muchas causas”, escribe Joseph Lelyveld en “Gran Alma:
Mahatma Gandhi y su Lucha con India” (Great Soul: Mahatma Gandhi and His
Struggle with India). Quiso la libertad no sólo del dominio imperial
sino también de la sociedad industrial moderna, cuyas costumbres los
imperialistas occidentales habían propagado por los rincones más remotos
del globo. Pero “en última instancia, fue forzado, como Lear, a ver los
límites de su ambición de rehacer su mundo”.

¿Cómo puede uno conciliar semejante tragedia cuasi Shakespeareana con
la duradera influencia de Ghandi sobre un amplio espectro de
movimientos políticos y sociales? ¿Por qué su ejemplo continúa
acumulando poder moral? Hay algunas tonificantes respuestas en “The
Cambridge Companion to Gandhi”, editador por Judith M. Brown y Anthony
Parel, una nueva colección de artículos académicos que examinan aspectos
particulares de la vida, las ideas y el legado de Gandhi. Sin embargo,
Lelyveld cuenta la historia más atrapante de cómo un hombre supremamente
bien intencionado luchó, en cinco décadas de activismo, con una serie
de evasiones, negociaciones, reveses y derrotas.

Siendo un hombre joven en Sudáfrica al comienzo del siglo XX, Gandhi
desarrolló el satyagraha, un tipo de activismo político basado en
creencias morales, mientras movilizaba a la pequeña minoría india de
Sudáfrica contra la discriminación racial. Pero las jerarquías de
Sudáfrica no comenzaron a ser desmanteladas hasta casi un siglo más
tarde. Luego de su regreso a India, en 1915, Gandhi intentó luchar
contra el mal social de la categoría de “intocables” en India, pero
Lelyveld muestra que sus intentos fueron de una importancia mayormente
simbólica y fueron rechazados aún por los Hindúes de casta baja que eran
los supuestos beneficiarios. La defensa que hizo Gandhi de la industria
de pequeña escala de los pueblos y de los estilos de vida
ambientalmente sustentables fueron ignorados por su propio discípulo y
heredero político, Jawaharlal Nehru, quien, como Primer Ministro, hizo
que India se ajustara a un modelo convencional de construcción nacional:
una rápida industrialización y urbanización, el preludio del actual
intento, completamente no-Gandhiano, e insostenible de transformar a 1,2
mil millones de personas en consumidores al estilo occidental. Lelyveld
también hace pedazos el atractivo mito, construido por la película
biográfica de Richard Attenborough, del valiente hombrecito en
taparrabos que derriba un poderoso imperio. Ya en la mitad de la década
de 1930 Gandhi se había retirado en gran parte de la política, había
resignado formalmente al partido del Congreso para dedicarse a la
renovación social y espiritual de las aldeas de la India. Para cuando
llegó la independencia, los británicos, agotados por la Segunda Guerra
Mundial, estaban desesperados por librarse de sus posesiones en la
India.

Su veloz retirada llevó a unos de los más grandes fiascos del siglo
XX: la división de la India británica, en agosto de 1947, en estados con
mayoría hindú y musulmana. El consecuente fratricidio –incluyó el
asesinato y el desplazamiento de millones de hindúes y
musulmanes—condenó a la India y a Pakistán a varias guerras destructivas
y una carrera armamenticia debilitante. Fue el golpe más cruel a
Gandhi. La liberación del gobierno colonial no significaba mucho para él
si los pueblos liberados no encarnaban una moral más elevada de
justicia y compasión. En consecuencia, el último gran acto de Gandhi fue
una huelga de hambre en protesta contra el intento del gobierno Indio
de negar a Pakistán su parte en los recursos del Estado. Para entonces,
escribe Lelyveld, deseaba la muerte. Habiendo rechazado toda protección
policial, fue asesinado de un tiro en enero de 1948 por un patriota
hindú que temía que la fe de Gandhi en cosas tan irracionales como la
conciencia individual evitaría que la India independiente persiguiera su
interés nacional con toda la fuerza militar.

Las ideas de Gandhi se enraizaron en una amplia experiencia de un
mundo recién globalizado. Nacido en 1869 en una ciudad rezagada de la
India, alcanzó la mayoría de edad en un continente patéticamente
sometido a Occidente, tanto material como intelectualmente. Europeos
apoyados por guarniciones militares y barcos de guerra eran libres de
transportar millones de trabajadores asiáticos a colonias lejanas
(indios a Sudáfrica, chinos al Caribe), de arrancar materiales sin
refinar y materias primas de las economías asiáticas e inundiar mercados
locales con sus productos manufacturados. Los europeos, convencidos de
su superioridad moral, también buscaron imponer a Asia profundas
reformas sociales y culturales. Hasta un liberal como John Stuart Mill
dio por sentado que los indios debían crecer bajo el tutelaje británico
antes de que pudieran absorber las buenas cosas –democracia, libertad
económica y ciencia- que ofrecía Occidente. El resultado fue un amplio
desplazamiento: muchos asiáticos en sus aldeas inmemoriales y pueblos de
mercaderes fueron obligados a abandonar una vida definida por la
religión, la familia y la tradición entre rumores sobre poderosos
hombres blancos que reformaban el mundo con fervor, mediante
estados-naciones compactos y cohesivos, movidos por el ansia de ganancia
y con un nivel superior de armamento.

El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Mahatma_gandhi_2La
diginidad, incluso la supervivencia, parecía residir para muchos
asiáticos desarraigados en la meticulosa imitación de sus conquistadores
occidentales. Gandhi, que fue sacado de un ambiente semirural y recibió
una educación de estilo occidental, intentó al comienzo ser más inglés
que los ingleses. Estudió leyes en Londres y, al regresar a la India en
1891 trató de instalarse primero como abogado, luego como maestro. Pero
una serie de humillaciones raciales de la década siguiente le abrieron
los ojos sobre su verdadero lugar en el mundo. Al mudarse a Sudáfrica en
1893 para trabajar con una firma comercial india, descubrió la
transformación dramática producida por las herramientas de la modernidad
occidental: imprentas, barcos de vapor, trenes y ametralladoras. En
Africa y Asica, una gran parte de la población mundial era incorporada y
sometida a la demanda de la economía capitalista internacional. Gandhi
registró con mucho interés los efectos morales y psicológicos de esta
destrucción mundial de los antiguos estilos de vida y la creciente
influencia de las normas culturales, políticas y económicas de
Occidente.

No estaba solo. A comienzos del siglo XX, intelectuales chinos y
musulmanes modernos también se alejaban de los ideales universalistas de
la Ilustración europea, que veían como una pantalla moral de jerarquías
raciales injustas, y buscaron fuerza y dignidad en versiones
modernizadas del confucionismo y el Islam. (Estos confucianistas y
modernos islamistas fueron luego corridos a un lado por comunistas duros
y fundamentalistas, respectivamente). Los términos de la crítica de
Gandhi, sin embargo, fueron sorprendentemente originales. Expuso sus
ideas en “Hing Swaraj or Indian Home Rule”, un libro escrito con ritmo
febril, en nueve días, en noviembre de 1909. Gandhi se opuso a las ides
de sus pares revolucionarios de la india que, inspirados por Marx,
Herbert Spencer, los nihilistas rusos y nacionalistas en Italia e
Irlanda, veían la salvación en una imitación a gran escala de Occidente.
Muchos de estos nacionalistas hindúes, predecesores intelectuales del
asesino de Gandhi, estaban decididos a unir a la India alrededor de un
hinduísmo monolítico. Gandhi entendió que estos nacionalistas sólo iban a
reemplazar a un grupo de gobernantes crédulos por otro: “Gobierno
inglés”, lo expresó, “sin la Ilustración”.

La impugnación de Gandhi a la civilización moderna fue más allá.
Según él, la revolución industrial, al convertir el trabajo humano en
una fuente de poder, ganancia y capital, había hecho de la prosperidad
económica el objetivo central de la políica, entronizando a las máquinas
y relegando la religión y la ética a la irrelevancia. Según Gandhi lo
veía, la filosofía política occidenal legitimiaba obedientemente el
mundo del capitalismo industrial. Si el liberalismo reividicaba la
preocupaci;on por el crecimiento económico doméstico, el imperialismo
liberal en el exterior hizo que el dominio británico sobre la India
pareciera beneficioso para los indios –una visión que muchos indios
suscribían. Los europeos que veían la civilización como posesión
exclusiva denigraban las virtudes tradicionales de los indios
–simplicidad, paciencia, frugalidad, espiritualidad—como producto del
atraso.

Gandhi nunca dejó de intentar cambiar estos prejuicios de la
modernidad occidental. Se vestía como campesino indio y rechazaba todo
signo exterior de ser un intelectual o político moderno. La verdadera
civilización, insistía, residía en el conocimiento de uno mismo y la
fortaleza espiritual más que en el bienestar físico, las comodidades
materiales o el gran arte y la arquitectura. Defendió a la comunidad
rural autosuficiente por sobre el estado-nación fuertemente armado, la
industria artesanal por encima de las grandes fábricas, y el trabajo
manual por sobre las máquinas. También alentó a los satyagrahis a
sentir empatía por sus oponentes políticos y rechazar la violencia
contra los británicos. Porque, cualquiera fueran sus reclamos sobre la
civilización, también los británicos eran víctimas de las fuerzas
inmemoriales de la codicia y la violencia que habían recibido una
condena moral sin precedentes en los sistemas políticos, científicos y
económicos del mundo moderno. El satyagraha podía despertar en ellos una
mayor conciencia sobre los profundos males de la civilización
industrial.

Las interpretaciones hostiles de los actos de Gandhi lo persiguieron
durante toda su vida. Los musulmanes lo acusaron de ser el heraldo del Raj
hindú; los nacionalistas hindúes lo acusaron de no estar
suficientemente dedicado a su causa. Los indios de izquierda sospechaban
que, astutamente, intentaba evitar el conflicto de clases para
favorecer a los grandes comerciantes indios. La mayor parte de los
interlocutores europeos de Gandhi lo miraban con miedo y disgusto;
Winston Churchill quería que Gandhi fuera “atado de manos y pies a las
puertas de Delhi y luego pisoteado por un enorme elefante que llevara al
nuevo virrey sentado en su lomo”. Un informe confidencial sobre los
años de Gandhi en Sudáfrica afirmó que “el funcionamiento de su
conciencia… su actitud ética e intelectual… desconcierta al proceso de
pensamiento común”. La prensa británica, al igual que el gobierno,
asumió con frecuencia esta visión sobre el principal defensor
anticolonial.

El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Pen-ink-drawing-sketch-portrait-mahatma-gandhi-bapu-charkha-sitting-readingGandhi
no sólo fue el más prolífico de los pensadores modernos –sus “Obras
completas” llenan varios cientos de volúmenes—sino el más globalizado y
ecuménico y, un siglo más tarde, no es fácil encasillarlo. Sus amigos
más cercanos en Sudáfrica eran intelectuales judíos de Inglaterra y
Alemania. Luego de intentar, en vano, convertirse en un caballero
inglés, fue iniciado en la filosofía hinduísta por un teósofo ruso. Y
tomó mucho del Nuevo Testamento, Ruskin, Thoreau, G.K. Chesterton y
Tolstoy (el polémico cristiano más que el novelista) y de Bhagavad Gita,
cuya afirmación sobre la guerra justa reintepretó como una parábola de
la no-violencia.

Aunque conocido como un hindú devoto, Gandhi casi nunca visitaba los
templos, y sentía repulsión por los rituales y las costumbres de la
religión organizada. Rechazó toda responsabilidad por lo que sus
seguidores llamaban “gandhismo”, declarando que todo “ismo” ideológico
“merece ser destruído”. Aunque tomó elementos del lenguaje del
antiimperialismo moderno, no profesó fe alguna en la democracia
constitucional, el comunismo, la industrialización u otras formas de
autofortaleza abrazadas por los antiimperialistas indios y asiáticos.
Prefería, en palabras de su exasperado y articulado asesino, las “viejas
supersticiones” como “el poder del alma, la voz interior, el ayuno, el
rezo y la pureza mental”

Sus modos no conformistas solían horrorizar y alejar a los
observadores con mente secular. George Orwell confesó sentir un
“disgusto estético” por sus aspiraciones “inhumanas y reaccionarias”.
“Las enseñanzas de Gandhi no pueden ser conciliadas con la creencia de
que el Hombre es la medida de todas las cosas”, advirtió, correctamente,
Orwell. En una crítica reciente del libro de Lelyveld, que describe la
cercana amistad de Gandhi con un judío alemán de Sudáfrica, el
historiador derechista británico Andrew Roberts lo acusó de ser un
“bicho raro en lo sexual”. (Amplificada por los tabloides británicos, la
crítica de Roberts provocó la prohibición del libro en el estado indio
de Gujarat el mes pasado).

Roberts no está del todo equivocado al decir que Gandhi fue un
“incompetente político y un fanático seguidor de modas pasajeras”. Al
aconsejar a los judíos europeos que practicaran la resistencia no
violenta contra Hitler, fue culpable de una groteso falta de comprensión
del Tercer Reich. Muchos de sus actos eran profundamente egoístas: no
consultó con su mujer antes de imponerse el voto del celibato sobre
ella. Sin embargo, la historiadora británica Judith Brown sólo exagera
levemente cuando dice, en su introducción a “The Cambridge Companion to
Gandhi” que “cualquier que analice muchos de los temas fundamentales de
la vida humana, sus objetivos, sus capacidades, y la naturaleza de los
hombres y las mujeres en comunidades públicas, temas de violencia y
cooperación, y sobre los medios y los fines, descubrirá que Gandhi ya ha
estado allí, ya ha luchado con esos temas”.

Lelyveld, que siguió en todo detalle los principales viajes y desvíos
de Gandhi por India y Sudáfrica, pocas veces amplifica su mirada hacia
una visión más amplia, una que pueda ayudarnos a colocar a Gandhi en
nuestro propio mundo. El nombre de Gandhi, después de todo, es evocado
con frecuencia y nostalgia en muchas zonas de conflicto actuales; a
veces, el profundo anhelo por un Gandhi palestino o israelí parece
prueba de la superioridad moral de su política de la no violencia.
Diagnosticó muchos males de nuestro mundo interdependiente en formas que
parecen proféticas. Su visión ecológica del mundo –sintetizada en su
homilía “la Tierra provee suficiente para satisfacer la necesidad de
todo hombre pero no la codicia de todo hombre”—y sus incursiones en la
agricultura orgánica ya no resultan excéntricas como lo hicieron cuando
casi nadie poseía un automóvil privado y sólo una fracción de la
población mundial comía carne regularmente. Petra Kelly, cofundadora y
primera líder del cada vez más poderoso Partido Verde de Alemania, dio
crédito a Gandhi por la hoy común creencia de que una sociedad
ecológicamente orientada “reduce el riesgo de que las políticas de la
violencia sean perseguidas en nuestro nombre”.

El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India Bigstockphoto_india_mahatma_gandhi_postage_s_3345808Pero
la mayor contribución de Gandhi al arsenal del activismo político son
su teoría y práctica de reunir a grandes masas de manifestantes
disciplinados y fuertemente motivados. En esto fueron cruciales sus
creencias espirituales: la asunción, en particular, de que, sin importar
bajo qué régimen se vida –democracia o dictadura, capitalista o
socialista—siempre tienen libertad de conciencia, una capacidad interna
de tomar decisiones morales en su vida diaria. Como probaron sus
campañas masivas, y confirmaron los recientes levantamientos árabes,
individuos con una autoconciencia tan aguda actuando en cooperación bajo
las luces de los medios de comunicación mundiales pueden ejercer una
sorprendente autoridad moral –el “poder auténtico, duradero” de la gente
que, como escribió Hannah Arendt en su análisis de la Primavera de
Praga de 1968, un régimen o gobierno represivo no puede nunca crear o
reprimir con el uso del terror, y ante el que debe, eventualmente,
rendirse.

Gandhi no fue su activismo político como un medio para un fin
predeterminado, y exhortó a su viejo partido del Congreso a disolverse
luego de la independencia de la India en vez de convertirse en la nueva
clase dirigente. Creyó que la política era demasiado importante para ser
dejada en manos de políticos profesionales, o los tecnócratas y
periodistas que dan forma a las políticas de gobierno e influyen sobre
la opinión pública. Como señala el filósofo Akeel Bilgrami en su
estimulante ensayo en “The Cambridge Companion to Gandhi”, rehuía de las
categorías instrumentales de la política como “poblaciones” y
“ciudadanía”. Para él trabajar y establecer lazos con otros hombres y
mujeres de carne y hueso era el modo más satisfactorio de estar en este
mundo. Como tal, el activismo político y social era un fin en sí mismo.

Bilgrami describe a Gandhi como un “teórico antiimperialista” mayor
que Lenin y que Frantz Fanon. Parece cierto. A diferencia de ellos,
Gandhi no señaló simplemente a los imperialistas occidentales, o culpó a
la sed inagotable del capitalismo por nuevos mercados y recursos para
el expansionismo europeo en Asia y Afrcia. En su opinión, la explotación
organizada de la gente y los recursos era un aspecto de la civilización
industrial, y no perdonó a sus imitadores entusiastas en Asia, como
Japón, y su obsesión por acumular poder nacional a expensas de los
débiles. Nunca podría haber defendido algo como el Gran Salto Adelante
–el intento de Mao de ponerse a la par del Occidente industrializado—que
consumió entre treinta y cuarenta millones de vidas. India, estaba
convencido, sería “una maldición para otras naciones, una amenaza para
el mundo” cuando se industrializara.

Bilgrami muestra cuán finamente integró Gandhi sus creencias
religiosas y políticas. De acuerdo con él, Gandhi intuyó que el triunfo
de una visión científica sobre otra religiosa del mundo había
“desacralizado la naturaleza, convirtiéndola en presa indefensa de las
economías políticas más implacables y sistemáticamente extractivas –de
la minería, deforestación, agricultura de plantación (lo que ahora
llamamos agroindustria), etc”. Al definir a la humanidad en términos de
“ganancias y utilidades”, la perspectiva moderna “no podía ver que el
mundo contuviera cosa alguna que hiciera demandas morales o normativas” y
llevó a Oriente y Occidente por igual a una “esclavitud cognitiva”.
Para Gandhi, el genuino antimperialismo yacía en idear un modo de la
política y la economía que no llevar a millones de indios a la jaula de
hierro de “una modernidad decadente y utilitaria”.

El radicalismo audaz de las ideas de Gandhi se pierde, demasiado a
menundo, en la reverencia fácilmente universal que provoca su nombre. Es
verdad que muchos de sus argumentos pueden parecer los delirios de un
luddista: su acusación, por ejemplo, de que los médicos y abogados
modernos tornaban a la gente más irresponsable y codiciosa. Pero no
carecen de una pizca de verdad: un siglo después, somos más receptivos a
la idea de que la búsqueda de ganancias lleva a los abogados a separar
en lugar de reconciliar a la gente, o que el lucrativo negocio de la
medicina moderna a menudo trata los síntomas e ignora las causas reales
de la enfermedad.

Dwight Macdonald proclamó que amaba a Gandhi precisamente porque no
tenía respeto alguno por “las vías férreas, la producción en línea y
otros caballitos de batalla del Progreso liberal” y no hacía discursos
sobre la democracia y el fascismo. “Fue el último líder político en el
mundo que era una persona, no una máscara”, escribió Macdonald en un
tributo a Gandhi después de su asesinato, “el último líder a escala
humana”. Pero la negativa de Gandhi a sucribir alguna de las muchas
ideologías racionales y seculares de redención colectiva (capitalismo
liberal, socialismo, nacionalismo) también nos hace difícil entrar en su
visión única del mundo.

Como figura, el pensador tipo sabio, de inspiración espiritual,
desapareció hace tiempo de la corriente principal de las sociedades
modernas, junto con la fe religiosa, que solía prescribir
responsabilidades y deberes éticos. Tales formas tradicionales de
autoridades han sido desplazadas por ideologías, leyes e instituciones, y
las perspectivas seculares de la ciencia y el comercio. Ha quedado para
escritores y filósofos religiosos relativamente marginales, como Simone
Weil, Reinhold Niebuhr y Czeslaw Milosz, el lidiar con la dificultad de
ser hombres y mujeres morales en sociedades complejas e inmorales. Al
tratar de idear una forma de vivir éticamente en medio del siglo más
violento de la historia, Gandhi parece ahora la figura más distinguida
de esta tradición contracultural; y si alguna parte de su mensaje suena a
verdadero es porque compartimos sus ansiedades acerca de la vida
pública de nuestras sociedades, que parece poseída de un impulso
irracional propio.

“Los Estados se desarrollan cada vez más a semejanza de las máquinas,
los hombres son transformados en coros estadísticos de votantes,
pacientes, turistas o soldados. En política, el bien y el mal,
categorías del mundo natural y por tanto remanentes obsoletos del
pasado, perdieron todo sentido; el único método de la política es el
éxito mensurable. El poder es inocente a priori porque no surge de un
mundo en que palabras como culpa o inocencia retengan su significado”.

Esto podría ser de Gandhi; es, en realidad, de Václav Havel, en su
temprano ensayo “Política y Conciencia”, en que describe las
consecuencias políticas de un mundo desacralizado –la pérdida de una
escala humana en las democracias occidentales, así como en las
dictaduras comunistas. Al reflexionar sobre los callejones ideológicos
sin salida de la Guerra Fría, Havel estaba convencido de que “un cambio
genuino, profundo y duradero para mejor… no puede ser más el resultado
de la victoria de una concepción tradicional específica”. En cambio,
debería “derivar de la existencia humana, de la reconstitución
fundamental de la posición de las personas en el mundo, sus relaciones
consigo mismas y entre sí, y con el universo”.

Suena como una aspiración demasiado alta. Pero es aquello en lo que
Gandhi había puesto su mira, enfrentando toda tendencia política y
social de los doscientos años previos. La derrota era obligatoria. Y sin
embargo hubo muchos momentos de gloria redentora en su gran lucha. Al
salir, a principios de los ’30, de una de las campañas más
brillantemente orquestadas por Gandhi, Jawaharlal Nehru confesó: “No sé
lo que traerá el futuro, pero… nuestra existencia prosaica ha adquirido
algo de grandeza épica”. Mucha más gente desde entonces ha conocido esta
euforia de lograr un cambio a través de actos individuales de coraje y
empatía. Es lo que sienten hoy los jóvenes egipcios y tunecinos, y sus
contrapartes yemeníes: el siempre renovado poder de la acción
cooperativa, que es una medida más cierta del legado de Gandhi que sus
muchos fracasos.
Texto original, en inglés, aquí.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
El fracaso de Gandhi y el triunfo de la India
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Estoy hecho un lio
» Máximas de Gandhi
» FRACASO DEL PROTOCOLO DE KIOTO
» vibramicina- FRACASO
» Mahatma Gandhi Fue condenado por Dios o no???

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
El Viaje de Libertad  :: RINCÓN PARA EL CUERPO Y ALMA :: Crecimiento-Desarrollo y Camino Espiritual-
Cambiar a: