Cuando los jesuitas recompensaron a los Windsor con la Corona Británica por los servicios prestados