El sistema ultraháptico permite transferir las sensaciones sin necesidad de que se produzca contacto físico alguno, esto es, a través del aire