El Viaje de Libertad
El Viaje de Libertad

Foro dedicado a desvelar la Verdad; Información Oculta. Todas las Noticias de Actualidad del Planeta Tierra; Actividad Sísmica, monitoreo de la Actividad Solar... Sin olvidar el Físico, la Mente y el Espíritu del Ser Humano.
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
"Monitor Sísmico en Tiempo Real"
Mayo 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   
CalendarioCalendario

Últimos temas
» EL AVIÓN QUE APARECIÓ EN VENEZUELA 37 AÑOS DESPUÉS DE HABERSE PERDIDO EN NUEVA YORK
Hoy a las 4:37 am por Sarahiel

» SOLAR WARDEN FLOTA ESPACIAL SECRETA
Hoy a las 4:13 am por Sarahiel

» Crisis en Venezuela.
Hoy a las 4:03 am por Sarahiel

» Sociedades Secretas
Hoy a las 2:50 am por Sarahiel

» Como contactamos con Extraterrestres de la Raza Taygeteana de las Pleyades
Ayer a las 3:18 pm por Sarahiel

» Monitoreo de Huracanes 2018.
Ayer a las 11:54 am por Sandokan

» Actividad Sismica Mayo 2018.
Ayer a las 11:50 am por Sandokan

» Actividad Sismica en México 2018.
Ayer a las 11:47 am por Sandokan

» Actividad Solar Mayo 2018.
Ayer a las 11:45 am por Sandokan

» Capturados dos Astronautas en el Planeta Marte por el Rover Curiosity
Miér Mayo 23, 2018 2:37 pm por Sarahiel

» Arqueologia prohibida - Lo que nos quieren ocultar
Miér Mayo 23, 2018 8:03 am por Sarahiel

» La Pirámide Negra Desaparecida. Mundesconocido
Miér Mayo 23, 2018 3:51 am por Sarahiel

» SE ACERCA ALGO A 4 VECES LA VELOCIDAD DE LA LUZ EMITIENDO SEÑALES DE RADIO
Mar Mayo 22, 2018 5:20 am por Sarahiel

» Qué representa el símbolo de la NASA? La verdad de un gran engaño (33 científicos afirman que los pulpos son extrarrestres)
Dom Mayo 20, 2018 12:58 pm por Futura

» AUMENTA LA ALERTA VOLCÁNICA CIERRAN AEROPUERTO DE DÉNVER Y SE EXTIENDE A CALIFORNIA
Sáb Mayo 19, 2018 1:11 pm por Sarahiel

» Mafia farmaceutica
Sáb Mayo 19, 2018 4:16 am por Sarahiel

» Energia libre suprimida por grandes compañias
Vie Mayo 18, 2018 12:53 pm por Sarahiel

» Colombia decomisó 400 toneladas de alimentos Clap en mal estado
Vie Mayo 18, 2018 4:16 am por Sarahiel

» ¿Qué nos hace Engordar?
Mar Mayo 15, 2018 3:55 pm por Sarahiel

» ¡¡POR FIN!! LA NASA AFIRMA QUE «NIBIRU EXISTE» Y QUE SE DIRIGE ¡¡HACIA LA TIERRA!!
Lun Mayo 14, 2018 3:34 am por Sarahiel

» "Cuando vemos crecimientos de cáncer en el cerdo, simplemente lo cortamos y lo vendemos a los clientes"
Dom Mayo 13, 2018 1:42 pm por Sarahiel

» Peligro y engaño en los focos led
Dom Mayo 13, 2018 9:15 am por Sarahiel

» "YO ESTUVE EN OTRO MUNDO ALTERNATIVO" - GENTE QUE HA VIAJADO A UNA REALIDAD PARALELA
Sáb Mayo 12, 2018 4:56 am por Sarahiel

»  Los Procesadores Intel tienen un Secreto Misterio
Dom Mayo 06, 2018 12:26 pm por Sarahiel

» ¿Ha sido fotografiado Nibiru?
Miér Mayo 02, 2018 8:07 am por Sarahiel

» Actividad Sismica Abril 2018.
Lun Abr 30, 2018 12:18 pm por Sandokan

» Científico se inyecta una bacteria de hace 3,5 millones de años ¡Los resultados son increibles!
Dom Abr 29, 2018 12:49 pm por Sarahiel

» El Azar No Existe
Sáb Abr 28, 2018 11:00 am por Sarahiel

»  EL CERN HA DESTRUIDO NUESTRO UNIVERSO Y ENTRAMOS EN OTRO PARALELO? La tesis de Max Loughan
Sáb Abr 28, 2018 8:43 am por Sarahiel

» Chemtrails; Fumigación mundial de tóxicos
Jue Abr 26, 2018 4:23 am por Sarahiel

» Actualidad del Vaticano, el Papa Bergoglio y la Iglesia Cristiana
Lun Abr 23, 2018 11:52 am por Silden

» Las 10 Mentiras Más Grandes de la Ciencia
Lun Abr 23, 2018 3:09 am por Sarahiel

» Lo que ignoras de facebook!!!!
Dom Abr 22, 2018 2:55 pm por Sarahiel

» Anuncio histórico: Pionyang suspende las pruebas nucleares y "defenderá la paz en el mundo"
Sáb Abr 21, 2018 6:45 am por Sarahiel

» Actividad Solar Abril 2018.
Vie Abr 20, 2018 9:56 am por Sandokan

» Seguimiento de los Informes de Benjamin Fulford (Sociedad del Dragon Blanco)
Vie Abr 13, 2018 1:59 pm por Silden

» HOMBRE DICE HABER CAPTADO HADAS REALES
Vie Abr 13, 2018 9:19 am por Sarahiel

»  Deseret Tavares profecias
Mar Abr 10, 2018 4:20 am por Sarahiel

» «“El culebrón de CFK»
Jue Abr 05, 2018 7:23 am por Silden

» Donald Trump. Noticias de actualidad
Jue Abr 05, 2018 3:59 am por Sarahiel

» Crisis en Venezuela.
Jue Abr 05, 2018 2:14 am por Sarahiel

» Actividad Siismica Marzo 2018.
Sáb Mar 31, 2018 10:59 am por Sandokan

» Actualidad del Vaticano, el Papa Bergoglio y la Iglesia Cristiana
Miér Mar 28, 2018 5:08 pm por Silden

» Que pasara en nuestro mundo con la entrada a la 4 dimension y Hercolubus
Sáb Mar 24, 2018 12:52 pm por Sarahiel

» Actividad Solar Marzo 2018.
Lun Mar 19, 2018 10:53 am por Sandokan

» David Parcerisa: Se acerca una gran batalla de razas alien que decidirá el destino del mundo
Sáb Mar 17, 2018 1:10 pm por Harry de Luz

»  Se Acerca una Tormenta solar para los días 18, 22 y 26 de Marzo
Mar Mar 13, 2018 4:23 pm por Sarahiel

» Bailamos :)
Dom Mar 11, 2018 10:20 am por Harry de Luz

» Mensaje Urgente
Sáb Mar 10, 2018 8:23 am por Harry de Luz

» Descubrieron una gigantesca ciudad maya en la selva de Guatemala
Miér Mar 07, 2018 10:28 am por Futura

» 20 Teletransportaciones & Viajeros en el Tiempo Captado En Video
Mar Mar 06, 2018 2:58 pm por Sarahiel

» LA OSCURA HISTORIA DEL VATICANO
Mar Mar 06, 2018 2:51 pm por Sarahiel

» Monitoreo Solar Febrero 2018.
Vie Mar 02, 2018 11:42 am por Sandokan

» Actividad Sismica Febrero 2018.
Mar Feb 27, 2018 12:56 pm por Sandokan

» Un gigantesco Cubo Extraterrestre se acerca a la Tierra - (Los chinos fotografían un monolito en la luna)
Sáb Feb 24, 2018 7:41 pm por Futura

» REM Healing (Inspirado en la Teoria del desdoblamiento del tiempo y perfeccionada por Enrique Villanueva)
Sáb Feb 10, 2018 8:15 pm por Javi

» Vida después de la vida... Reencarnación, Experiencias cercanas a la muerte.
Miér Feb 07, 2018 12:57 pm por Sarahiel

» Misteriosa desaparición de uno de los buques que aún busca al vuelo MH370 de Malaysia Airlines
Mar Feb 06, 2018 7:04 am por Futura

» Codex Alimentarius; un genocidio legalizado
Vie Feb 02, 2018 11:03 am por Sarahiel

» Actividad Siismica Enero 2018.
Miér Ene 31, 2018 12:06 pm por Sandokan

» El Universo es un Dragon Verde
Lun Ene 29, 2018 11:33 pm por Yuno

» El sol es frio
Sáb Ene 27, 2018 5:31 pm por Javi

» Monitoreo Solar Enero 2018.
Lun Ene 22, 2018 11:06 am por Sandokan

» Actualidad del Vaticano, el Papa Bergoglio y la Iglesia Cristiana
Dom Ene 21, 2018 8:18 pm por Silden

» Especial de Navidad 2017.
Sáb Ene 06, 2018 1:44 pm por Sandokan

» Ser Angeles emocionales
Dom Dic 31, 2017 1:11 pm por Admin Natha

» Actividad Sismica Diciembre 2017.
Dom Dic 31, 2017 10:34 am por Sandokan

» Temblores en México 2017.
Dom Dic 31, 2017 10:33 am por Sandokan

» Hallan muerto a Alberto Nisman, el fiscal que denunció a la presidenta de Argentina
Dom Dic 31, 2017 9:06 am por Silden

» La capacidad de creación – El poder de la intención
Sáb Dic 30, 2017 4:29 pm por eliu

» Monitoreo de Huracanes 2017.
Sáb Dic 30, 2017 9:45 am por Sandokan

» Monitoreo Solar Diciembre 2017.
Sáb Dic 23, 2017 10:47 am por Sandokan

» Profecias para el 2018
Vie Dic 22, 2017 3:03 pm por Sarahiel

» Extraños casos de teletransportacion y viajes en el tiempo
Dom Dic 03, 2017 5:02 am por Sarahiel

» SUBMARINO ARGENTINO HUNDIDO A MANOS DE GRAN BRETAÑA
Sáb Dic 02, 2017 4:56 pm por Sarahiel

» Actividad Sismica Noviembre 2017.
Vie Dic 01, 2017 9:44 am por Sandokan

» Monitoreo Solar Noviembre 2017.
Miér Nov 29, 2017 12:10 pm por Sandokan

» Actualidad del Vaticano, el Papa Bergoglio y la Iglesia Cristiana
Mar Nov 28, 2017 3:48 am por Silden

» Extraterrestres, intraterrestres y los Maestros Violeta: Amanda Ramírez.
Dom Nov 26, 2017 4:14 pm por Sarahiel

» Un enorme objeto 13 veces mayor que Júpiter es detectado en nuestra galaxia (Actualizado con video de JL Camacho)
Sáb Nov 18, 2017 8:14 pm por cieloazul

Visitas al Foro
Visitas desde 18-06-14
Flag Counter

Comparte | 
 

 Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG

Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Vie Mayo 02, 2014 12:14 am

study Les dejo un video muy interesante sobre este tema central, que nos presenta una mirada analítica en varios aspectos. Parece estar suspendido el conflicto... pero lamentablemente esta latente, como todo lo indica la conexión con Ucrania y la tierra rusa. ¿Porqué el Cabal quiere empujar a Rusia, a que se cumpla (*) Gog y Magog?  
El Pulso de la Fe - Las predicciones para el 2014

Publicado el 10/04/2014
* Según la Biblia, Gog es un personaje apocalíptico que surge de las tierras de Magog (Ucrania) para guerrear contra Dios y su pueblo Israel al fin de los tiempos ...
Ezequiel 38:2
Profecía contra Gog
1Y vino a mí la palabra del SEÑOR, diciendo: 2Hijo de hombre, pon tu rostro hacia Gog, de la tierra de Magog, príncipe de Ros, Mesec y Tubal, y profetiza contra él, 3y di: `Así dice el Señor DIOS: `He aquí estoy contra ti, oh Gog, príncipe de Ros, Mesec y Tubal.…

Referencia Cruzada

Apocalipsis 20:8
y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro extremos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlas para la batalla; el número de ellas es como la arena del mar.

Génesis 10:2
Los hijos de Jafet: Gomer, Magog, Madai, Javán, Tubal, Mesec y Tiras.

Salmos 120:5
¡Ay de mí, porque soy peregrino en Mesec, y habito entre las tiendas de Cedar!

Ezequiel 27:13
`Javán, Tubal y Mesec comerciaban contigo; con hombres y con utensilios de bronce pagaban tus productos.

Ezequiel 32:26
Mesec, Tubal y toda su multitud están allí; sus tumbas los rodean; todos ellos incircuncisos, fueron muertos a espada, por haber infundido su terror en la tierra de los vivientes.

Ezequiel 38:1
Y vino a mí la palabra del SEÑOR, diciendo:

Ezequiel 38:3
y di: ``Así dice el Señor DIOS: `He aquí estoy contra ti, oh Gog, príncipe de Ros, Mesec y Tubal.

Ezequiel 38:14
Por tanto, profetiza, hijo de hombre, y di a Gog: `Así dice el Señor DIOS: `En aquel día cuando mi pueblo Israel habite seguro, ¿no lo sabrás tú?

Ezequiel 39:1
Y tú, hijo de hombre, profetiza contra Gog, y di: `Así dice el Señor DIOS: `He aquí, yo estoy contra ti, Gog, príncipe de Ros, Mesec, y Tubal.

Ezequiel 39:6
`Enviaré fuego sobre Magog y sobre los que habitan seguros en las costas; y sabrán que yo soy el SEÑOR.

Ezequiel 39:11
`Y sucederá en aquel día que daré a Gog un lugar para sepultura allí en Israel, el valle de los que pasan al oriente del mar, y cortará el paso a los viajeros. Allí enterrarán a Gog con toda su multitud, y lo llamarán el valle de Hamón-gog.

Versos Paralelos

La Biblia de las Américas
Hijo de hombre, pon tu rostro hacia Gog, de la tierra de Magog, príncipe de Ros, Mesec y Tubal, y profetiza contra él,

La Nueva Biblia de los Hispanos
"Hijo de hombre, pon tu rostro hacia Gog, de la tierra de Magog, príncipe supremo de Mesec y Tubal, y profetiza contra él,

Reina Valera Gómez
Hijo de hombre, pon tu rostro contra Gog en tierra de Magog, príncipe de la cabecera de Mesec y Tubal, y profetiza contra él.

Reina Valera 1909
Hijo del hombre, pon tu rostro contra Gog en tierra de Magog, príncipe de la cabecera de Mesech y Tubal, y profetiza sobre él.

Biblia Jubileo 2000
Hijo de hombre, pon tu rostro contra Gog en tierra de Magog, príncipe de la cabecera de Mesec y Tubal, y profetiza sobre él.

Sagradas Escrituras 1569
Hijo de hombre, pon tu rostro contra Gog en tierra de Magog, príncipe de la cabecera de Mesec y Tubal, y profetiza sobre él.

King James Bible
Son of man, set thy face against Gog, the land of Magog, the chief prince of Meshech and Tubal, and prophesy against him,

English Revised Version
Son of man, set thy face toward Gog, of the land of Magog, the prince of Rosh, Meshech, and Tubal, and prophesy against him,

Tesoro de la Escritura Son

Ezequiel 2:1
Y me dijo: Hijo de hombre, ponte en pie para que yo te hable.

Ezequiel 39:1
Y tú, hijo de hombre, profetiza contra Gog, y di: `Así dice el Señor DIOS: `He aquí, yo estoy contra ti, Gog, príncipe de Ros, Mesec, y Tubal. set

Ezequiel 6:2
Hijo de hombre, pon tu rostro hacia los montes de Israel, profetiza contra ellos,

Ezequiel 20:46
Hijo de hombre, pon tu rostro hacia Teman y habla contra el sur, profetiza contra el bosque del Neguev,

Ezequiel 25:2
Hijo de hombre, pon tu rostro hacia los hijos de Amón, y profetiza contra ellos,

Ezequiel 35:2,3
Hijo de hombre, pon tu rostro hacia el monte Seir, y profetiza contra él,…


Gog.
Apocalipsis 20:8,9
y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro extremos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlas para la batalla; el número de ellas es como la arena del mar.…

Magog
Génesis 10:2
Los hijos de Jafet: Gomer, Magog, Madai, Javán, Tubal, Mesec y Tiras.

1 Crónicas 1:5
Los hijos de Jafet fueron Gomer, Magog, Madai, Javán, Tubal, Mesec y Tiras.
the chief prince of.

Ezequiel 27:13
`Javán, Tubal y Mesec comerciaban contigo; con hombres y con utensilios de bronce pagaban tus productos.

Ezequiel 32:26
Mesec, Tubal y toda su multitud están allí; sus tumbas los rodean; todos ellos incircuncisos, fueron muertos a espada, por haber infundido su terror en la tierra de los vivientes.

Isaías 66:19
Y pondré señal entre ellos y enviaré a sus sobrevivientes a las naciones: a Tarsis, a Fut, a Lud, a Mesec, a Ros, a Tubal y a Javán, a las costas remotas que no han oído de mi fama ni han visto mi gloria. Y ellos anunciarán mi gloria entre las naciones.

Enlaces
Ezequiel 38:2 InterlinealEzequiel 38:2 PlurilingüeEzequiel 38:2 EspañolÉzéchiel 38:2 FrancésHesekiel 38:2 AlemánEzequiel 38:2 ChinoEzekiel 38:2 InglésBible AppsBible Hub

Las citas Bíblicas son tomadas de La Biblia de las Américas ©️ 1986, 1995, 1997 by The Lockman Foundation, La Habra, Calif, http://www.lockman.org. Usadas con permiso.

Las citas bíblicas son tomadas Nueva Biblia de los Hispanos ©️ 2005 by The Lockman Foundation, La Habra, Calif, http://www.lockman.org. Usadas con permiso.

Reina Valera Gómez (©️ 2010)
Contexto

Les dejo los links, de la aclaración sobre el tema del rabino Kaduri.
PROFECIAS EL ANTICRISTO LA PARUSIA ARIEL SHARON FIN DE LOS TIEMPOS 2014 Parte 1:
 

PROFECIAS EL ANTICRISTO LA PARUSIA ARIEL SHARON ULTIMOS TIEMPOS Parte 2:
 



Última edición por Silden el Jue Mayo 15, 2014 7:41 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Vie Mayo 02, 2014 2:56 pm

study Signos de los últimos tiempos
El Anticristo... en el Horizonte
Published on Thursday, 27 February 2014 17:28 - Written by Luis Eduardo López Padilla

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
No pocas revelaciones y profecías anuncian el fin de la Iglesia Católica, y en su caso, el advenimiento de un falso Papa a la silla de Pedro. Incluso en ciertos sectores señalan al Papa Francisco como un posible “pastor necio”, según algunos textos de la Escritura. Otros ven a la Iglesia infiltrada por una especie de masonería eclesiástica, lista para asestar un golpe mortal a lo que queda de la otrora poderosa Iglesia fundada por Cristo.
Aunque en todos esto datos hay algo de verdad, hoy más que nunca es esencial el atento y prudente discernimiento, so pena de caer en la confusión y, peor aún, de promoverla.
Ambiente Profético
Fue con motivo de la llegada del año 2000 que la expectación creció sobre el cumplimiento de un sinnúmero de profecías que anunciaban para el mundo el fin de una era y el inicio de un Nuevo Tiempo. En el ámbito católico, el fin de la profetizada Gran Tribulación encabezada por el Anticristo (Mt XXIV; Lc XXI y Mc XIII; Ap. XIII) y el inicio de una nueva primavera para la Iglesia. Sin embargo, parecía una vez más que las profecías volvían a fallar.
Años después, específicamente en torno al Papa Juan Pablo II, fueron aumentando muchas profecías de origen privado que hacían alusión a diversos escenarios, como una forzada renuncia del Papa; una muerte y entierro aparente para lograr colocar en la Silla de Pedro a un Papa impostor; o que Juan Pablo II sería el papa profetizado en Fátima que se vería obligado a “huir de Roma sobre los cadáveres de sus sacerdotes” (según la visión de S. Pío X y la parte publicada del Secreto de Fátima).
Pero cuando llegó la vigilia de la Fiesta de la Divina Misericordia del año 2005 y el Papa Juan Pablo II regresó a la Casa del Padre, unos días más fueron suficientes para que el cúmulo de revelaciones privadas en torno a la Iglesia y al mundo sufrieran un fortísimo golpe en su credibilidad. Tanto las profecías contenidas en las revelaciones privadas de las distintas manifestaciones marianas de los siglos XIX y XX, como los mensajes de muchos místicos y santos  parecían haber fallado; muchos se sintieron engañados y también confundidos pues aparentemente las profecías no se habían cumplido, y más cuando vino sin contratiempos la elección del Papa Benedicto XVI.
Complejidad de las Revelaciones Privadas
En los casi 30 años que este servidor tiene de estudiar las revelaciones privadas a la luz de la fe y del Magisterio de la Iglesia, he podido entender con mayor profundidad que la temática de las denominadas revelaciones privadas –que no forman parte de la Revelación Pública oficial de la Iglesia– son la mar de complejas. Principalmente porque en cualquier manifestación auténticamente divina,  siempre intervendrá en mayor o menor medida – como ley establecida – el “espíritu de las tinieblas”. De hecho esta es una de las características que avalan una verdadera manifestación de Dios. Pero el problema es que de ordinario no ha habido de parte de la Iglesia una guía eficaz  y atención pastoral que contribuya a arrojar luz para discernir quién es un verdadero profeta del Cielo, y de esta forma asegurar que el mensaje que viene de Dios sea debidamente recibido y transmitido por el instrumento emisor, y esto para evitar interferencias humanas –por debilidad propia de la persona–  o preternaturales –por acción directa o indirecta del demonio.
 
No obstante, muchos cristianos piensan que el don de profecía –central en la interacción de Dios con la humanidad y presente tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento– finalizó con el último de los apóstoles. De tal manera que muchos creen que en casi  dos mil años de Historia la Iglesia se ha visto privada de este don carismático extraordinario, lo cual es un grave error. Dios ha asistido a su pueblo en todo lo que ha sido la Historia de la Iglesia, de suerte que la profecía bajo revelaciones privadas siempre ha estado presente a través de testigos debidamente elegidos por el Cielo para transmitir su mensaje. Y es una realidad que en los últimos 200 años la principal mensajera de este carisma divino ha sido ni más ni menos que la Santísima Virgen María; presencia explosiva que comenzó a partir del año 1830 con la revelación hecha a Santa Catalina Labouré en la Rue du Bac, en París, Francia, para traer al mundo la poderosa Medalla Milagrosa.
Sin embargo, a pesar de estas extraordinarias apariciones marianas que se han verificado en los cinco continentes, la atención pastoral (mediante la integración de una Comisión Investigadora encabezada por el obispo del lugar donde ocurren los hechos, junto con médicos, teólogos, sacerdotes, científicos y demás personas cualificadas que permitan conocer la verdad histórica, filosófica, científica y teológica de una eventual manifestación de Dios) ha sido, salvo honrosas excepciones, prácticamente inexistente. Y esto ha traído como consecuencia que una mayoría de revelaciones privadas quedaran en la confusión en virtud del ataque del enemigo, o en su caso, se hayan desviado del inicial propósito divino.
En efecto, en los últimos años por todas partes surgen videntes, mensajeros, instrumentos del Cielo que supuestamente dan a conocer mensajes para la Iglesia y para el mundo, y de todos estos mensajeros que afirman ver u oír a nuestra Madre del Cielo, no sólo no existe una Comisión Investigadora sino que tampoco hay la más mínima dirección espiritual a cargo de hombres probados en la fe y de discernimiento de espíritus. Y así es muy fácil que mensajes de sólo inspiración humana o de claras interferencias diabólicas se difundan por todos lados, derivando una relajación tal para lo divino que por doquier se transmiten mensajes vanos, imprecisos, superficiales y contradictorios.
Y en medio de todo este ambiente profético, es que el mundo católico conoce de la sorpresiva renuncia del Papa Benedicto XVI, un hecho inaudito que no había ocurrido en los últimos 600 años. Desde entonces, proliferaron las más diversas teorías y profecías sobre el por qué de la renuncia del Papa y las razones que le habían llevado a tomar esa decisión. Incluso hubo quienes confundidos por falsos mensajes afirmaron que la renuncia del Papa había sido inválida por una presión de la curia vaticana y deslegitimando por ende la elección del Papa Francisco, hecho que acaba de ser una vez más aclarado por el propio Papa emérito BXVI: “No existe la menor duda sobre la validez de mi renuncia al ministerio petrino” y las “especulaciones” al respecto son “simplemente absurdas”.
También surgieron a la luz pública una andanada de mensajes sobre el próximo Papa, quienes veían en él al supuestamente anunciado “Petrus Romanus” al que hace referencia la llamada Profecía de San Malaquías, y con ello la entrada del “Anticristo” a la Iglesia y el fin de la Iglesia con el último Papa de la lista profética. Esto explica en parte el prejuicio y extrema sensibilidad de algunos sectores católicos en contra del Papa Francisco que cotidianamente es sometido a  escrutinio y análisis para tacharlo de hereje o, en el mejor de los casos, de poco o nada conservador, abriendo la puerta a un cisma en la Iglesia, dizque “por querer autorizar la comunión a los divorciados vueltos a casar”, o “por promover una Iglesia ecuménica”; “por aceptar a los homosexuales”; y una diatriba de infundios que dolosamente se hace contra lo dicho o escrito por el Papa.
Este asunto se ha convertido en una gran confusión, pues por un lado se han interpretado equivocadamente algunas profecías; por otro lado, se han dado como verdaderas y auténticas las que son claramente falsas. Y existe una manía de querer adelantar acontecimientos y hasta en un cierto sentido se tienden a romantizar las profecías.
En próximas publicaciones iremos profundizando en estos temas con el propósito de arrojar luz y ubicar los hechos dentro del Plan Salvífico de Dios, que en su infinita sabiduría ha juzgado que sacar bien del mal es mucho mejor que no permitir la existencia de ningún mal.
Análisis
Dentro de los temas que abordaremos y conviene profundizar y analizar:

  1. La confirmación que a partir de la elección del Papa Francisco hemos entrado – en sentido estricto – al brevísimo periodo histórico del Final de los Tiempos, por más que muchos católicos consciente o inconscientemente  nieguen la inminencia del Apocalipsis, con todos sus temores y todas sus esperanzas. Decía Pío X que esta deserción y apostasía quizá “sea como un anticipo y comienzo de los males que estaban reservados para el fin de los tiempos” (E supremi Apostolatus).
  2. Que al igual que Su Fundador, la Iglesia debe pasar por su pasión y eventual muerte, aunque con mayor duración e intensidad estará expuesta a la potestad de las tinieblas, a la acción del príncipe de este mundo; y en la medida en que le llegue “su hora”, y ya está cercana, la lucha se hará mucho más violenta y la confusión será mayor.
  3. Estamos entrando a la mayor oscuridad que la Iglesia haya vivido, pero desafortunadamente para nosotros aún no hemos tocado fondo. Pero la apostasía y cisma que se avecinan no vienen solos. La advertencia de la Madre de Dios se ha venido cumpliendo inexorablemente porque los hombres no hemos respondido como Dios esperaba. El fin de los tiempos estaba profetizado que llegaría, pero en nuestras manos estaba el poder aligerar en intensidad o acortar la prueba en duración. No obstante, el misterio de la iniquidad llega con toda su fuerza pues se ha abierto la puerta al mayor ataque diabólico que los siglos jamás han conocido. Se resume muy bien en las palabras de BXVI: ¡Cuántas veces su Palabra es distorsionada y manoseada! ¡Cuán poca fe hay en tantas teorías, cuántas palabras vacías! ¡Cuánta suciedad hay en la Iglesia, y precisamente entre aquellos que, en el sacerdocio, deberían pertenecer completamente a él! ¡Cuánta soberbia, cuánta autosuficiencia! ¡Qué poco respetamos el sacramento de la reconciliación, en el cual él nos espera, para levantarnos de nuestras caídas! Todo esto está presente en su pasión. La traición de sus discípulos, la recepción indigna de su Cuerpo y de su Sangre es ciertamente el mayor dolor del Redentor, el que le traspasa el corazón” (25 de marzo de 2005).
  4. A esta confusión, apostasía y cisma virtual sólo falta que la legalice un “Papa” y se manifieste una nueva Iglesia sin Dios y sin Cristo. Pero en virtud de la indefectibilidad de la Iglesia contra la cual “las puertas del infierno no prevalecerán en contra de ella”, ningún legítimo vicario de Cristo convalidará jamás tales apostasías. Pero sí las convalidará y las impondrá quien usurpe inicuamente su trono en el cercano momento en que se manifieste la iniquidad de la que hablaba Pablo.
  5. El mundo también será sacudido. Muchos eventos están por venir. A partir de un momento dado serán sucesivos y vertiginosos y habrá una gran agitación mundial envuelta en crisis política, social, económica, natural y cósmica a tal extremo que la tierra se convertirá en un lugar difícil y  peligroso para la vida.
  6. Pero por sobre todas las cosas vencerá el amor; el amor que emana del sacrificio y la entrega; el amor verdadero que llevó a nuestro Señor a la resurrección, venciendo la muerte…

Todos los artículos de este sitio pueden ser reproducidos, siempre y cuando se cite al autor, Luis Eduardo López Padilla, y la página donde fue originalmente publicado, www.apocalipsismariano.com
http://www.apocalipsismariano.com/index.php/articulos/signos-de-los-tiempos/451-obscuridad-en-el-camino-verdadero


Última edición por Silden el Mar Mayo 20, 2014 8:17 pm, editado 5 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Dom Mayo 18, 2014 7:21 pm

study
Asertividad profética so pena de confundir
Published on Friday, 02 May 2014 15:57 - Written by Luis Eduardo López Padilla
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Conforme se han venido cumpliendo algunos signos y señales profetizados en las Sagradas Escrituras y en algunas Apariciones de la Santísima Virgen, se ha hecho costumbre el transmitir mayormente a través de internet mensajes y revelaciones privadas de un sinnúmero de videntes, cuyo origen no queda siempre debidamente autentificado, lo que de por sí causa mucha desconfianza.

Pero lo más grave es que se comparten mensajes que en apariencia corroboran el auténtico mensaje del Cielo y las distintas profecías de la Sagrada Escritura, sin embargo están llenos de imprecisiones y desaciertos teológicos que lo único que provocan es más confusión, y lo más importante, desvian el propósito fundamental del Mensaje de la Santísima Virgen.

En efecto, con más frecuencia se transmiten por correos electrónicos mensajes sobre la profecía del Aviso, el Secreto de Fátima, el Anticristo, la aparición pública de Enoc y Elías, la Gran Tribulación, los "días de oscuridad", el microchip, el Gobierno Mundial, los Illuminati, fechas de eventos y un largo etcétera, que como dije anteriormente, no pasan por ningún tipo de discernimiento y con ello se filtran aciertos y desaciertos, luces y oscuridades, que van creando cada vez más confusión para el lector en general, pues llegan ya los tiempos en que cada día será más difícil poder discernir lo que es de Dios de lo que no lo es, o lo que tiene sólo un origen humano, o lo que es peor, un origen diabólico.

Además de lo anterior, estamos también asistiendo a una gran proliferación de profecías paganas y esotéricas relativas a la llegada de una nueva era, fenómenos astronómicos, anuncios de fin de un ciclo y el despertar de un nuevo amanecer para la humanidad, con conceptos ecológicos y cósmicos sobre la naturaleza y la creación, y todo ello aunado a la distorsión sobre el orden natural que han venido legalizando no pocos países en el mundo. Y como se ha dicho, en todo esto siempre hay un fondo o semillas de verdad que exige un conocimiento y discernimiento de los tiempos y de las profecías a la luz de la fe. No se trata nada más de reenviar y mandar mensajes "sin ton ni son", sino que hay que ser asertivo en la formación de lo que se envía para luego no ser causa de deformación para los demás.

Así pues, tenemos que matizar algunos aspectos sobre diversas profecías:

Aviso de Dios

Respecto a este punto hay dos errores muy frecuentes. Primero, anunciar que es inminente. Se ha venido diciendo desde el 2000 que será ese año, en la Cuaresma, en la Navidad, etc. y así ya han pasado 14 años, sin tomar en cuenta que el Gran Aviso de Dios o también conocido como el Día de la Iluminación de las Conciencias, ocurrirá en medio de un gran caos mundial, y cuando hayan ocurrido ya ciertos eventos precisos, y más específicamente, un gran cisma de la Iglesia que enfrentará a dos “Papas”. Por tanto, mientras esto no ocurra, no tendrá lugar el Aviso, que por lo demás vendrá al mundo cuando la situación esté en su peor momento en general.

También hay que precisar que el Aviso no está asociado, como algunos mensajes lo afirman, a eventos catastróficos. Es exclusivamente un evento de orden espiritual e interior para todo ser humano en la Tierra, aunque ciertamente iniciará o será detonado por un evento natural de orden cósmico pero que no traerá aparejada la muerte, a menos que sea de la impresión, del shock.

Anticristo

Se afirma que si ya está por aparecer, que si Maitreya, o algunos de los personajes políticos actuales de la esfera mundial. Pues ni lo uno ni lo otro. Volvemos a aclarar que el nombre genérico de Maitreya no es el nombre del Anticristo. Es decir, Maitreya es un nombre muy antiguo del Budismo y que encubre el nombre del quinto Buda que habrá de manifestarse próximamente dentro del budismo, como ha habido muchos. Los personajes a los que se les ha atribuido el título o mote de Maitreyas, no son el último Anticristo; a lo sumo, serán falsos Cristos.

Asimismo, el Anticristo no tiene nada que ver con los actuales políticos; éstos son, a lo mucho, profetas o precursores del Anticristo. Porque el Anticristo será un ser que tendrá el poder total del Dragón o de Satanás (Ap. XIII) y que asimismo, entre otras cualidades, tendrá la de "poder violar la ley natural", por lo que no se sujetará a ella, a diferencia de Jesucristo quien sí se sometió a la misma. Esto quiere decir que puede nacer en el 2015 y, para el 2025, aparecer como de 40 ó 50 años.

Y en todo caso, el Anticristo no puede manifestarse en escena pública hasta que no llegue a su clímax la apostasía; hasta que no tenga lugar el gran cisma de la Iglesia; hasta que no sea "removido" el último Papa Romano –que no es Francisco-, el último de la lista de Papas Romanos (II Tes 2, 7); y hasta que no tengan lugar grandes catástrofes y desastres naturales, sociales y económicos en que parezca que ya no hay solución. Será entonces cuando surgirá en escena el personaje "salvador" del Anticristo, "que hará grandes prodigios y milagros engañosos hasta confundir a los mismos elegidos" (II Tes, II), que por lo demás nacerá de una falsa virgen, una mujer que después de haber sido de muchos hombres, y ex religiosa, se presentará ante el mundo con una especie de virginidad, pero que será falsa, una "virgen de tinieblas" que pretenderá remedar a la Virgen de Luz, María.

La Segunda Venida de Cristo

Otro de los temas que conllevan mucha confusión es el de la Segunda Venida de Cristo. Ciertamente éste es dogma de fe y probablemente el más importante de todos, pero su realización está envuelta en un gran misterio. No es exacto lo que se afirma por ahí de que la Segunda Venida de Jesús (como hasta ahora lo ha explicado la Iglesia) que descenderá físicamente de las nubes del cielo, rodeado de sus ángeles y sus santos, donde "todo ojo lo verá" (Apoc 1, 7), vaya a tener verificativo ahora, en los próximos años, pues este evento, como lo estamos detallando, sólo ocurrirá al fin de la Historia de la humanidad, poco antes del Juicio Final, donde el Señor Dios pondrá a su derecha a "los benditos de su Padre" y a la izquierda a "los malditos merecedores del fuego eterno".

Lo que en realidad pone fin al Misterio de la Iniquidad del que habla San Pablo es la llamada Parusía o Manifestación del Señor, que con su resplandor pondrá término a toda la terrible tribulación pavorosa que desencadenará el último y personal Anticristo, para inaugurar en la Historia precisamente la llamada Parusía, que será un período largo e indeterminado de tiempo en la Tierra donde se cumplirán un sinnúmero de profecías bíblicas (ver Isaías 65), y donde el bien se impondrá sobre el mal; será un tiempo de gracia, belleza, armonía, santidad, justicia y paz, donde Cristo Jesús tendrá el escenario histórico en el que se proclamará y será reconocido como Rey de reyes y Señor de señores. Pero en este tiempo no estará Jesucristo físicamente como ya lo estuvo hace 2,000 años, aunque su presencia espiritual se palpará y se sentirá por todo el orbe de la Tierra, sin dejar de admitir que puedan darse –y de hecho se darán– esporádicas manifestaciones visibles, como las que tuvo exactamente igual en esos 40 días que siguieron a su Resurrección, antes de su Ascensión gloriosa a los cielos.

En fin, que es un tema complejo que no puede profundizarse en un artículo, pero que al menos erradica la idea errónea de que el Señor Jesús ya está listo a volver físicamente y que estará viviendo entre nosotros durante mil años o el tiempo que dure su Reinado en la Tierra. Esta postura llevada al extremo está condenada por la Iglesia y se conoce como Milenarismo o en griego Kiliasmo. Lo que está cerca de tener lugar es la Parusía del Señor, donde se inaugura Su Reino en la Tierra, y al final de la Parusía, tendrá lugar el último acto, que será su Manifestación Gloriosa y visible para todos. La Segunda Venida de Cristo es parte de Su Parusía, pero la Parusía es un concepto mucho más amplio e históricamente más extenso.

Protecciones para los días malos

También existen cualquier cantidad de mensajes y revelaciones que pululan por ahí de que busquemos refugios, guardemos velas y uvas benditas, y demás protecciones ante todo lo que va a venir y poniendo énfasis en los días de tinieblas y en cerrar ventanas y puertas, y no salir a la calle ante ese acontecimiento, y cuidar a los animales, etc., lo cual es distorsionar la esencia y prioridad del Mensaje de la Santísima Virgen, invirtiendo lo prioritario por lo secundario. No es así.

Lo que la Madre de Dios nos pide como prioridad es la conversión a través de una vida de oración y sacrificio intensa; práctica de la penitencia y el ayuno frecuente; así como la participación de los sacramentos, particularmente la Eucaristía; y que todo esto nos lleve disciplinadamente a una vivencia de las virtudes, real y auténtica, para de esta forma contribuir al proyecto de la Madre de Dios, tanto de formar Apóstoles de los Tiempos, así como la realización y edificación de una Nueva Comunidad en el Reino de Cristo en la Tierra. Y todo lo demás se nos dará por añadidura, asegurándose el Cielo de que sepamos qué hacer y a dónde ir ante los desastres terribles que se avecinan. O sea, que nosotros mismos debemos ser esos aposentos que el cielo está pidiendo que edifiquemos en la Tierra, con nuestra entrega y vivencia diaria llena de fe profunda y mediante un apostolado firme, constante y diligente.

Fechas

Existe una manía creciente en mandar mensajes por internet donde se hacen análisis y estudios para anunciar que en tal o cual año será el aviso profetizado en varios lugares de apariciones marianas; que en tal o cual año será el milagro anunciado en Garabandal y en Medjugorje; y más aún, que en tal o cual año será la Parusía; que ya ha comenzado la última semana de Daniel de 7 años; que la Tercera Guerra Mundial comenzaría el año pasado con la crisis en Siria o comenzará este año con la crisis en Crimea, etc.

Debo reconocer que su servidor fue tentado por esta tendencia y después de muchos años me he convencido que más que hacer bien hace mal y crea confusión pues se distorsiona el propósito que el Cielo busca al revelar sus mensajes, que es principal y exclusivamente la preparación de nuestro ser trino, a saber: cuerpo, alma y entendimiento. Es mandatorio prepararnos cada vez más y mejor pues las tres partes de nuestro ser serán probadas al extremo, es decir, tanto el cuerpo, como el entendimiento, y principalmente el alma.

Bástele al hombre saber y hacer saber al mundo que los tiempos han llegado y que estamos en la inminencia de todos los acontecimientos profetizados en la Sagrada Escritura, en las apariciones marianas y que forman parte del final de los tiempos que traerán a la postre destrucción y construcción; derrota y victoria.

Papa Francisco

No quiero terminar este artículo sin mencionar también la triste y dolorosa postura que no pocos católicos de cierta línea, incluidos promotores del mensaje mariano, que siguen viendo con profundo recelo al Papa Francisco, y más grave aún, ventilando sus reservas al público en general, creando con ello terrible confusión, pues hacen un equivocado discernimiento de lo que es este Papa y de las razones por las cuales el Cielo lo puso en la Silla de Pedro.

Entendámoslo bien, este Papa es perfectamente válido y necesitamos rezar todos los días por él para que pueda cumplir fielmente la voluntad de Dios en su ministerio petrino. Indudablemente que él forma parte del entorno general por el que la Iglesia transita en este periodo de la Historia tan lleno de confusión y tinieblas. La debacle de la Iglesia no empieza con Francisco sino lleva ya un largo periodo de tiempo en que ha ido gradualmente alejándose de la Verdad de Cristo. Está en ruinas la Iglesia y el Cielo la va a reedificar y esa es parte de la misión de nosotros y del Papa, pero esto no excluye la batalla sangrienta con las caídas que infligirán los enemigos que están fuera y aún dentro de la misma Iglesia. Por eso, los peores momentos de la Esposa de Cristo están por venir.

Todos los artículos de este sitio pueden ser reproducidos, siempre y cuando se cite al autor, Luis Eduardo López Padilla, y la página donde fue originalmente publicado, www.apocalipsismariano.com
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Dom Mayo 18, 2014 8:47 pm

study 
Lo que está por venir
Published on Thursday, 15 May 2014 20:54 - Written by Luis Eduardo López Padilla
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Se ha hecho frecuente que con el tema del final de los tiempos se tiendan a simplificar los eventos que conforman este breve, convulsivo y atípico periodo de la Historia, donde las fuerzas del bien y del mal chocarán con todo su poder.

Hay quienes lo reducen, apoyados mayormente en las revelaciones privadas, al Gran Aviso de Dios, a la mal llamada Tercera Guerra Mundial, a los días de tinieblas, al Anticristo y a la marca de la Bestia, y todo esto es una pobre visión de lo que es el contexto global de los años que están por venir, donde no sólo habrá señales causadas por el hombre, sino también por el mismo demonio, pero de igual modo otros sucesos que tienen su origen en el mundo sobrenatural, que no sólo se reduce a Dios sino que es mucho más amplio.

Vamos a continuación a dar un vistazo, fundados en las Sagradas Escrituras, de todo aquello que conforma el final de los tiempos en el que está incluido desde luego el Día de la Ira de Yahveh, que no es sino la primera parte de la manifestación de la Parusía en su fase de Juicio y que antecede a la fase del Reino, pero que ya forma parte del Triunfo del Señor; pues antes de que Él reine sobre todos y sobre todo primero ha de juzgar a vivos y muertos conforme dice el Credo, pues Él no sólo es Rey, sino que además de Legislador también es principalmente Juez. Pues a diferencia de la división de poderes en las democracias, que ni en su esencia ni en su origen vienen de Dios, en el Cielo rige la Teocracia, pues Uno solo es el Juez, el Rey y el Legislador, y este es Cristo Nuestro Señor.

Veamos entonces lo que conforma este final de los tiempos, en el entendido que el propósito de las profecías es precisamente revelar por anticipado lo que va a ocurrir para que nosotros no vayamos a perder la fe en los momentos de mayor obscuridad y tribulación. Pues se sabe que la flecha duele menos cuando se ve venir. Además conforta al espíritu saber que a pesar de las vicisitudes y pruebas por venir al final se tiene certeza del triunfo de Cristo sobre todos y sobre todo.

Existen multitud de textos de la Escritura pero sólo indicaremos algunas referencias bíblicas:
Rumores de Guerra y Terrorismo Ez. 39; Mt. 24; Lc. 21; Mc. 13; Ap. 6
Hambrunas Mt. 24; Lc. 21; Mc. 13; Ap. 6
Pestes y Enfermedades Mt. 24; Lc. 21; Mc. 13; Ap. 6
Catástrofes Naturales Mt. 24; Lc. 21; Mc. 13; Ap. 6
Caos Social, Económico y Financiero Mt. 24; Lc. 21; Mc. 13; Ap. 6
Carestía Económica Mt. 24; Lc. 21; Mc. 13; Ap. 6
Corrupción Política Sal 2; Ap. 17, 8 y siguientes
Guerras entre Naciones Ez. 38 y 39
Persecución Mt. 24; Lc. 21; Mc. 13; Ap. 6
Signar de los Elegidos Ap. 7
Medición del Templo y Reducción de la Iglesia Ap. 11
Gran Ramera (Falsa Iglesia) Ap. 17, 1-6
Cisma – Dos Papas Zc.11, 16; Mt. 26, 31; I Jn. 2, 19; Jn. 10, 12-13
Último Pontífice Romano Ap. 17, 9 y 18
Huida y Desierto de la Iglesia Ap. 12, 6
María como Gran Señal Ap. 12, 1
La Gran Babilonia Ap. 17, 8 y siguientes
Bestia con 10 Cuernos Ap. 17, 8 y siguientes
Anticristo Dn. 7, 24 y 9, 27; Jn. 5, 43; Ap. 13, 1-4
Falsa Paz Dn. 7, 24 y 9, 27; II Tes. 2, 8-10
Falso Profeta Zc. 11, 16; Ap. 13, 11
Reinado del Anticristo Dn. 9, 27; Ap. 13, 7-10
Abominación Desoladora Mt. 24, 15; II Tes II; Dn 9,27
Cometa – Asteroide Is. 24, 18-20; Ap. 6, 12
Gran Tribulación Mt. 24, 21; Lc. 21; Mc. 13
Gobierno Mundial Dn. 7, 7-9; Ap. 13, 1
Construcción del Tercer Templo Dn. 9, 27
Persecución Marca de la Bestia Ap. 13, 16-17
Supresión de la Eucaristía Dn. 9, 27
Ocultismo, Falsas Resurrecciones II. Tes. 2, 9-12
Testigos: Elías/Enoc/Moisés/Juan Ap. 11, 3
Armagedón Ap. 16, 12
Destrucción de las 2 Bestias Ap. 19, 19-21
Encadenamiento de Satanás Ap. 20
Día de la Ira, Juicio de Naciones Is. 3, 4; Jer. 25, 30; Mal, 4, 1-3; Sal 109, 5-6
Unidad de las Iglesias Jn. 17, 21
San Juan, Nueva Misión Ap. 10, 11; 12, 5
Parusía como Juicio II Tes. 2, 8
Cambio del Eje Terrestre Is. 24, 18-20
Días de oscuridad Sof. 1, 14-16; Jl. 2, 2
Convulsiones Cósmicas Is. 24, 18-20; II P 3
Parusía como Reino Ap. 11, 15
Conversión de Israel Is. 6, 11; Rom. 11,
Primera Resurrección de Mártires y Santos Dn. 12, 2; I Cor. 15, 50; Ap. 20
Transformación del Ser Trino I Cor. 15, 50-53; Lc. 17, 34
Juicio de Algunos Vivientes que no Morirán (vivos) I Cor. 15, 50; Ap. 20
Juicio de los Mártires Resucitados (muertos) I Cor. 15, 50; Ap. 20
Nuevos Cielos y Nueva Tierra Ap. 21, 1
La Nueva Jerusalén Ap. 21, 2

Como verá el lector, múltiples y variados elementos están por venir como consecuencia de la lucha entre la Mujer y el Dragón. Algunos de gran sufrimiento físico y espiritual; otros de gran y profundo misticismo, y al final el triunfo de Cristo Rey en su Parusía y su reino en la tierra como en el Cielo.

Ahora bien, podemos concretar algunos hechos a los signos actuales y que tienen cumplimiento ahora. Lo que es de lamentar es querer adelantar sucesos o reducir este tiempo a 3 ó 4 hechos mencionados en algunas apariciones marianas o revelaciones privadas y caer en la tentación, como algunos hacen, en pensar que ya ha comenzado la gran tribulación o que el Papa Francisco es el falso profeta o que la Parusía tendrá lugar en el 2021. La realidad es que estamos en el comienzo de los dolores y estamos ante el comienzo de largos años de sufrimientos nunca antes experimentados en la humanidad, pero también ante gracias e intervenciones de Dios nunca antes palpados en la tierra desde los comienzos del mundo.

Lo que está por Venir

Estos son algunos acontecimientos que están por venir en este final de los tiempos. No son todos, desde luego, sino digamos los más inmediatos. No seguiré un orden riguroso pero trataré de llevar en lo posible una general línea cronológica sobre la premisa de que muchos acontecimientos son simultáneos y a partir de un determinado momento serán sucesivos y vertiginosos:

  • Colapso financiero: este derrumbe deberá de verse más como resultado de una injerencia consensuada y premeditada a través de las grandes instituciones de crédito mundiales, particularmente la Reserva Federal. Billones de dólares han hiperinflacionado a los Estados Unidos y han desajustado la economía mundial, lo que eventualmente traerá el colapso del papel moneda, justificando la introducción de una Nueva Moneda Mundial.
  • Catástrofes Naturales nunca antes vistas que involucran los cuatro elementos de la naturaleza: Fuego, Tierra, Agua y Aire. Estos desastres provocados por catástrofes naturales serán descomunalmente colosales pues serán ocasionados por eventos cósmicos que involucrarán a diversos astros del Sistema Solar, lunas y asteroides.
  • Crecientes convulsiones sociales y civiles por los pueblos sometidos, por luchas entre la libertad y la esclavitud, la vida y la muerte, la obscuridad y la luz, que justificará la militarización de las sociedades, la suspensión de derechos constitucionales, el ejército en las calles y todo tipo de control a las personas. Fuegos de guerra y muerte se generarán en diversos puntos del planeta. Sucederá al amanecer del día de la verdad y sonará la sirena que embriaga. La bandera quedará sin asta y el ruido dejará sordo a los ciegos.
  • México pasará por una horrorosa prueba, no vista en los últimos 100 años.
  • Una Crisis y Depresión Económica de proporciones nunca antes vistas que provocará el control absoluto de la economía, con amenaza de muerte para quien no se ajuste a las determinaciones del Poder Mundial.
  • Pandemias y muchas enfermedades, particularmente una desconocida que se esparcirá por el mundo de este a oeste y tomará muchas vidas y la cura no resultará... sólo la fe sanará. Esto será ocasionado por las consecuencias del errático comportamiento de astros del sistema solar.
  • Un específico Evento Cósmico traerá penuria y desasosiego a los habitantes de la Tierra, que se convertirá paulatinamente en un lugar peligroso para la vida. Así las cosas, el agua valdrá más que el oro.
  • Una Guerra en Medio Oriente que involucrará a naciones poderosas.
  • Una Guerra declarada en las Américas.
  • Se deberá reforzar la seguridad para el Santo Padre; especial cuidado habrá que tener el día de la fiesta que celebra la venida del Ángel. Gente maligna, que va en contra de la fe, planifica la obscuridad de la Iglesia.
  • Un Cisma en la Iglesia que tendrá como culmen el enfrentamiento de dos hermanos que se disputarán el trono de San Pedro en Roma. En algún momento de un cónclave saldrán dos Papas y los dos dirán que son Papas de la Iglesia Católica y duplicarán el libro de la Iglesia. Uno será legítimo y el otro no. Y la Iglesia se escandalizará y muchos abandonarán la verdadera fe.
  • El Reposicionamiento y Resurgimiento del antiguo Comunismo como poder mundial y avasallador. En algún momento desencadenará una revolución con el apoyo de los árabes llegando hasta Europa. En Italia traerá como consecuencia que el Santo Padre se vea obligado a salir de Roma buscando refugio en otra tierra (ni es Benedicto ni Francisco como algunos suponen).
  • Un Aviso mandado por Dios para todos los habitantes de la Tierra, sea cual sea su raza, credo o condición social. En algún momento y a partir de un hecho cósmico en el cielo, una luz interior nos posibilitará ver lo que hemos hecho mal y lo que hemos dejado de hacer. Será un juicio particular en vida. Nadie morirá a consecuencia directa del Aviso a menos que sea de la impresión, del shock.
  • Un Descubrimiento Científico que traerá abundancia y tranquilidad por algún tiempo.
  • Un Descubrimiento Arqueológico traerá una revolución paradigmática que replanteará y modificará la Historia del hombre sobre la Tierra.
  • Manipulación genética que irá en deterioro aún mayor de la sociedad. Vacunaciones obligatorias; terror generalizado por creación de virus inteligentes artificiales que ataquen a ciertas cepas de ADN, a ciertos grupos humanos, a ciertas razas.
  • Manifestación pública gradual y paulatina de seres de alto nivel espiritual que asumirán una misión de guía y luz ante los tiempos de obscuridad que se avecinan. Harán milagros y recogerán pétalos de los capullos. Irán conformando el pequeño resto que restablecerá el amor de Dios sobre todas las cosas en una Nueva Comunidad.
  • Manifestación de hombres y seres pertenecientes al reino de la obscuridad que expresarán actos de alto nivel esotérico y ocultista. Engañarán a muchos y se convertirán en hierofantes del futuro Anticristo.

Conclusión

Estos son sólo algunos de los eventos que están por venir. Más allá de fijar fechas, bástele al lector que los tiempos nos confirman que cada vez estamos más cerca. Lo más importante es estar preparados espiritualmente ante los diversos sucesos dolorosos y de gran sufrimiento que vendrán al mundo así como la gran Pasión que le espera a la Esposa de Cristo, la Iglesia.

Tan mandatorio es preparar el espíritu como también el cuerpo y el entendimiento. Somos seres trinos. Pero por sobre todo estar en línea para convertirnos en aposentos de luz para los demás pues llegan ya los tiempos en que la obscuridad será tal que no se sabrá dónde está el Camino Verdadero si no fuimos precavidos para preparar nuestra alma y la luz de nuestra fe.

Muchos eventos más vendrán al mundo y a la Iglesia. Algunos más previsibles que otros, pero por el momento es suficiente con lo que anteriormente hemos mencionado. Alguno preguntará cuál es mi fuente. Es esta: 30 años de estudio y discernimiento de las apariciones marianas y revelaciones privadas; las auténticas, aquellas que por sus frutos, por sus signos y señales, por su coincidencia con el Evangelio y por su llamado a la oración, penitencia, ayuno, sacrificio y vida sacramental; así como por el cumplimiento puntual de sus profecías lo demuestran. No siempre estas han sido aprobadas y reconocidas por los pastores de la Iglesia, más aún, algunas han sido reprimidas y perseguidas, pero es parte del Misterio de Dios. También el estudio de su servidor se apoya en la Sagrada Escritura, la Tradición y el Magisterio de la Iglesia; del aprendizaje por un discernimiento precipitado en el pasado, y desde luego me apoyo en mi meditación personal.

Todos los artículos de este sitio pueden ser reproducidos, siempre y cuando se cite al autor, Luis Eduardo López Padilla, y la página donde fue originalmente publicado, www.apocalipsismariano.com

http://www.apocalipsismariano.com/index.php/articulos/profecia/458-lo-que-esta-por-venir
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Dom Mayo 18, 2014 9:06 pm

study
La Iglesia y la Anti-iglesia
Published on Monday, 14 April 2014 10:54 - Written by Luis Eduardo López Padilla
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Fue el entonces Cardenal Karol Wojtlyla quien con visión profética lo anunció: “Estamos ante la lucha final entre la Iglesia y la anti-iglesia” (Congreso Eucarístico de Filadelfia, 1976).
 
Misterium Iniquitatis

Así es, la lucha que envuelve al Plan de Dios está inserta en la existencia de lo que Pablo llamaba Misterio de la Iniquidad (misterium Iniquitatis). Este misterio cubrió con su sombra la rebelión de los poderes angélicos en el no tiempo y dejó escapar un relámpago tenebroso: Non Serviam: No Serviré.

Este mismo Misterio de la Iniquidad envolvió con sus tinieblas –en el mismísimo Paraíso terrestre de Dios– la inteligencia y la voluntad de los primeros padres trayendo horrores y aberraciones hasta el extremo, dice la Escritura de que “Dios se arrepiente de haber creado al hombre” (Gen 6, 7) por lo que se ve obligado por su Justicia Perfecta a mandar el Diluvio Universal.

Este Misterio de la Iniquidad fue la causa del proceso de rebelión de parte del hombre de querer ser como Dios y alejarse una y otra vez del plan divino, hasta que por Su Amor Infinito manda a su Hijo Único a este mundo para que nacido de una virgen nos dejara el camino seguro de la salvación y retornáramos con Dios.

Fue también el Misterio de la Iniquidad el que hizo que el hombre no reconociera la luz y llevara a la misma Luz del mundo a ser clavado en una cruz mediante la traición de uno de sus apóstoles.

Cismas, Pruebas y Persecuciones

Igualmente fue el Misterio de la Iniquidad el que, una vez fundada la Iglesia de Cristo, transitara desde sus comienzos por grandes pruebas y persecuciones comenzando con la que inició Nerón en el año 64 hasta Diocleciano en el año 311.

Y junto con estas terribles dificultades y las grandes invasiones de los bárbaros en Europa, la Iglesia continuó siendo acrisolada con la aparición de Mahoma dando así inicio a  la era musulmana y donde los árabes se apoderan de España y los cristianos estarán luchando contra el Islam durante 8 largos siglos.

Pero también los cismas y las herejías se hicieron presentes. Con la rebelión del ilegítimo Patriarca Focio a fines del siglo IX se concretará el Gran Cisma de Oriente con la división de los católicos en el año 1054 con el patriarca Miguel Cerulario, división entre católicos y ortodoxos que continúa hasta los días de hoy.

Otro gran golpe vendría en el siglo XVI dando lugar a los luteranos, al protestantismo, y calvinistas, así como a la Iglesia Anglicana, que negará la autoridad del Magisterio, los sacramentos y la justificación de la fe sin obras.

Pero la era más oscura comienza en 1717 con el surgimiento de la masonería especulativa o teórica, cuyo veneno está inoculado hoy en día hasta las altas esferas de la Iglesia. A la par, nace uno de los  movimientos más anticristianos de la Historia con el surgimiento de la Ilustración y el Iluminismo y los llamados enciclopedistas como Voltaire, Rousseau y Montesquieu quienes van a privilegiar a la diosa razón por encima de la fe. Este racionalismo se impregnará de ateísmo en los ambientes intelectuales y científicos, lo que dará luego lugar por medio de la filosofía alemana al idealismo y al positivismo.

Así las cosas, el siglo XX será el siglo de los totalitarismos con la revolución bolchevique a la cabeza que dará de beber al marxismo-leninismo y al comunismo como doctrinas de estado. Y de ahí el laicismo, el modernismo y el post-modernismo. El siglo XX también enarbola el siglo del horror, del odio, la atrocidad y las guerras mundiales.

Iglesia y Anti-Iglesia

Todo esto es efecto y consecuencia del Misterio de la Iniquidad. Pero su principal y más mortífero ataque está a punto de enderezarse en contra de la Iglesia, cuyo misterio del mal ha permeado en su centro para obstaculizar la unidad y la universalidad del Reino de Cristo en la Tierra a través de múltiples herejías que comenzando con el arrianismo que anuncia que el Verbo no es eterno y que el Hijo no es consubstancial al Padre, irán recorriendo toda la Historia de la Iglesia hasta llegar, como se ha dicho ya, a un sinnúmero de ideologías filosóficas que llegaron a exclamar fruto de la Ilustración: “ecrasons l’infame”, “aplastad al infame”, refiriéndose a Cristo y a la Iglesia.

Esto trajo cualquier cantidad de ideologías erradas que fueron minando la base fundamental de la fe cristiana y de la Iglesia, y siempre fruto del Misterio de la Iniquidad. Y así entonces tenemos el individualismo, el naturalismo, el liberalismo, el racionalismo religioso, el indiferentismo, el socialismo, el liberalismo teológico, el feminismo radical, el agnosticismo, el ateísmo, el panteísmo, el modernismo y  que ha dado lugar entonces a lo que decía el Cardenal Wojtyla: “la lucha final entre la Iglesia y la anti-iglesia, entre el Evangelio y el anti-evangelio”, lucha que por lo demás descansa dentro de los planes de la Divina Providencia.

Esta realidad de enfrentamiento entre la luz y las tinieblas se encuentra predicha en la Sagrada Escritura, particularmente en el libro del Apocalipsis, y relatada proféticamente en algunas auténticas revelaciones privadas anunciadas tanto a místicos y santos como reveladas por la propia Madre de Dios en algunas de sus apariciones.

Ya Juan en Apocalipsis 12 habla de la “mujer que huye al desierto en medio de grandes dolores de parto” (v. 6) pues es sujeta a una gran persecución y sufrimiento, para luego “dar a luz a un niño varón que con cetro de hierro regirá a las naciones” (v. 5), es decir, a Cristo Rey en su Parusía.

Esta mujer que da a luz en medio de grandes dolores de parto en un sentido analógico se refiere a la Santísima Virgen, pero los Padres de la Iglesia de los primeros siglos ven más propiamente en esta mujer a la Iglesia, específicamente a la Iglesia del fin de los tiempos que estará acechada por el “Dragón que le hace la guerra y con cuya cola derriba la tercera parte de las estrellas del cielo” (v. 4).

Frente a esta mujer “que sufre grandes dolores de parto” se presenta otra mujer que es una “ramera que fornica con los reyes de la tierra, revestida de púrpura y escarlata, resplandeciente en oro y piedras preciosas, pero que se embriaga de la sangre de los mártires, mujer que está sobre una bestia de 7 cabezas y 10 cuernos y las 7 cabezas son 7 colinas sobre las que se asienta la mujer” (Ap. 7, 1–9), que es precisamente la Ciudad de Roma. Esta mujer, a diferencia de la anterior es una falsa Iglesia que surgirá también en el final de los tiempos.

De hecho las dos mujeres –las 2 Iglesias– tienen una misma raíz y origen; pero mientras una se mantuvo fiel a las enseñanzas de Cristo y sus apóstoles de ahí que “esté vestida de sol y coronada con 12 estrellas sobre su cabeza” (Apoc. 12, 1), la otra se “prostituyó con los poderes de este mundo” (Apoc. 12, 2).

Aquí están pues las dos iglesias, la Iglesia y la anti-iglesia. La verdadera y la falsa. La verdadera huirá al desierto “donde tiene un lugar preparado por Dios para ser allí alimentada” (Apoc. 12, 6), es decir, por la oración y al sacrificio en medio de grandes sufrimientos; mientras que la otra iglesia, la falsa, estará “desposada con el mundo al servicio del Dragón y haciéndole la guerra a los hijos de la otra mujer”, de la otra Iglesia, “quienes son los que guardan los mandamientos y mantienen el testimonio de Jesús” (Apoc. 12, 17).

Profecía Privada

En unos mensajes recientes –4 de Junio del 2006– que ha dado el Sagrado Corazón de Jesús a un instrumento de origen español y que responde al nombre de Marga, podemos comprender mejor de qué estamos hablando. Dice el Señor:
“Tengo mucha necesidad de vosotros, almas fieles, almas que estáis en oración. Escuchadme todos aquellos que creéis en Mí. Sucederá algo en la Iglesia que será como un aldabonazo contra ella y que la hará tambalearse, aunque no extinguirse. Muchos fieles huirán escandalizados. Será un gran escándalo para todos. Todos os asombraréis, dudaréis e incluso algunos dejaréis de creer.

Es un Gran escándalo dentro de mi Iglesia que será azuzado por los medios de comunicación y de convencimiento social.

¿Y qué es lo que escandalizará tanto a los fieles? (pregunta Marga)
El Gran Cisma. A partir del que se separará la Verdadera Iglesia de la falsa.
Y eso es lo que dices que está próximo. (Dice Marga)
Sí.

… “Necesito bastiones fuertes que indiquen el camino a las perdidas ovejas. Las gentes vagarán como ovejas sin pastor. Indicadles dónde está la Verdad. Abrid vuestras casas a todos. Yo os enviaré a mis hijos perdidos. Otros, salid a buscarlos” (La Verdadera Devoción al Corazón de Jesús. Edición México 2012. Pág. 561).

Es claro el mensaje de Cielo. Un cisma que dará lugar a una separación de la Iglesia Verdadera de la Falsa.

En otra profecía al Sacerdote Esteban Gobbi el 13 de junio de 1989, la Santísima Virgen habló de una infiltración de la masonería eclesiástica que dará lugar a un falso Cristo y a una falsa Iglesia:

Desde la tierra acude en ayuda de la bestia negra que surge del mar, una bestia que tiene dos cuernos, semejantes a los de un cordero...” cuyo objetivo “es el de destruir a Cristo y a su Iglesia, construyendo un nuevo ídolo, es decir, un falso Cristo y una falsa iglesia” (A los Sacerdotes, mis Hijos Predilectos. Pág. 447).

Pero cuerpo pide cabeza. No podría soportarse una falsa Iglesia si no fuera dirigida o encabezada por un líder, y este no puede ser sino un “papa”, o al menos un papa a los ojos de esa iglesia falsa y que se enfrente, descalifique y persiga a la Iglesia verdadera que a su vez debe tener su líder, o sea, su papa y que será el verdadero a los ojos de la Iglesia verdadera.

Es en esta tesis que encuentra perfecta conformación profética lo que en visión tuvo la Beata Catalina Emmerick el 13 de mayo de 1820 (curiosamente 97 años antes de la primera aparición de Fátima):
Vi una fuerte oposición entre dos papas… y vi cuán funestas serían las consecuencias de esta falsa iglesia que causará el cisma más grande que se haya visto en el mundo”.

Aquí está la esencia de la leche. Para el que tenga oídos que oiga, el que tenga ojos que vea: FUERTE OPOSICIÓN ENTRE DOS PAPAS.

Hay quienes en una lamentable y terrible distorsión profética quieren ver cumplida esta profecía con la coexistencia de dos papas en Roma: uno emérito, que en sentido estricto ya no es papa, es decir Benedicto XVI; y otro papa en funciones que es Francisco.

Por eso no hay peor cosa que adelantar las profecías y que es una práctica muy común del espíritu de las tinieblas para que de esta forma se desvirtúe la auténtica profecía. Por eso en este siglo XX han surgido muchos falsos papas que se autoproclaman verdaderos como Gregorio XVII, Clemente XV; el papa Gregorio del Palmar de Troya y otros fugaces Pedros II como Aime Budet en Bélgica; Julius Tischler en Alemania; uno en Dakota del Norte que se autodenomina Prior de Dakota; Chester Olszewski de Pennsylvania; o el más conocido el australiano Piedrecita que surgió de una aparición en Nowra, Australia, Nuestra Señora del Arca, María Madre Nuestra, Auxilio de los Cristianos. Todos estos pues han surgido de falsas revelaciones privadas adelantándose al falso papa y creando mucha confusión entre los fieles.

Otra profecía que corrobora lo dicho por la Beata Catalina Emmerick es la de la mística religiosa polaca Sofía Paprocski donde la Santísima Virgen le reveló en el año 1981 lo que en esencia Ella había revelado a los niños en Fátima: “dos papas rivales”. Esto acarrearía una gran crisis en la Iglesia Católica, centrada en el papado vaticano donde la Iglesia quedaría dividida en dos bandos.

Así pues entonces tenemos profetizadas dos iglesias, una verdadera y una falsa. Tenemos dos “papas” profetizados, uno verdadero y uno falso, y esto viene a darle mucho sentido a lo que entonces dijera el Cardenal Mario Luigi Ciappi, fallecido en 1997 y quien fuera teólogo personal de Juan Pablo II, cuando reveló en Salzburgo –en torno al Secreto de Fátima– “que la pérdida de la fe en la Iglesia, la apostasía, saldría de la cúspide de la Iglesia” (Padre Gérard Mura. The Third Secret of Fatima, Has it been completely revealed? March 2002).

Esto sin duda alguna corresponde a lo que se lee en el Libro de las Lamentaciones: “Nunca creyeron los reyes de la tierra, ni cuantos moran en el mundo que el adversario y el enemigo entrarían por las puertas de Jerusalén” (4,12).

Estamos entonces a las puertas de un gran cisma. ¿Cuándo? Cuando convenga al designio divino que llegue la hora del poder de las tinieblas para la Iglesia. Las profecías de Pablo, Juan y Zacarías se entrelazan con las de Fátima, La Salette, San Francisco de Asís, la Madre Aiello, San Pío X, entre otras, para que se cumpla cómo la discordia entre dos hermanos causará un grandísimo sufrimiento a la Iglesia y cómo el trono de Pedro será sacudido; y lo más importante, dónde estará la verdad. Pero de esto ahondaremos más adelante y no confundir “dos Papas en Roma” con “dos Papas rivales”.  Y sobre todo que ningún Papa impostor o falso se sentará en la sede de la Verdadera Iglesia, y menos que un Papa válido se convierta en hereje, pues el Señor rogó para que la fe de Pedro no desfallezca.

Todos los artículos de este sitio pueden ser reproducidos, siempre y cuando se cite al autor, Luis Eduardo López Padilla, y la página donde fue originalmente publicado, www.apocalipsismariano.com
http://www.apocalipsismariano.com/index.php/articulos/apocalipsis/455-la-iglesia-y-la-anti-iglesia


Última edición por Silden el Vie Jul 04, 2014 9:55 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Dom Mayo 18, 2014 9:14 pm

study 
Published on Thursday, 03 April 2014 16:21 - Written by Luis Eduardo López Padilla
 [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
La existencia futura del Anticristo es para los cristianos un asunto de fe; en las cartas de Juan, en las de Pablo, en el profeta Daniel y en el Apocalipsis se anuncia la presencia y la venida del Anticristo en su doble vertiente, la política y la religiosa. El primero en acuñar el término de Anticristo fue el apóstol Juan quien en su primera carta (2, 18) dice: “Habéis oído que ha de venir el Anticristo y ahora muchos se han vuelto Anticristo”. En el Evangelio de Juan, Jesucristo le llama el “otro”: “He venido en nombre de mi Padre y no me recibisteis pero vendrá otro en su propio nombre y a ese sí lo recibiréis” (5, 43).

Pablo en su Segunda Carta a los de Tesalónica identifica a este personaje como “el hombre de pecado”, “el hijo de la perdición”, “el ánomos” – el hombre sin ley. El profeta Daniel en sus visiones escatológicas le denomina “el devastador”, “el desolador” (9, 27).

El Anticristo es un ser diabólico, pero totalmente diferente de Satanás, un ser del que sabemos algunas cosas ciertas, más de las que muchos suelen creer. Sabemos – como nos lo revela la carta de Juan – que han existido varios anticristos, desde el tiempo de los apóstoles hasta los días de hoy, y se cerrará esta serie con los anticristos principales, los que denomina el Apocalipsis como la “bestia del mar” y la “bestia de la tierra” (13) sin llamarles anticristos, pero toda la tradición cristiana les ha dado siempre ese nombre. Por tanto, si hubo anticristos en estos dos mil años, los dos principales y más importantes aparecerán al final de los tiempos, es decir, dentro de un corto periodo de tiempo. Así pues, no solamente es lícito sino obvio deducir que la sucesión de anticristos ha sido prácticamente continua desde los apóstoles hasta nosotros.

El nombre de Anticristo para muchos es terrorífico, pero el terror no puede nublar la inteligencia humana. Anticristo significa etimológicamente dos cosas: primera, alguien que va en contra de Cristo; segunda, alguien que trata de suplantar a Cristo.

Nerón

Como ejemplos de alguien que va en contra de Cristo tenemos innumerables desde la edad antigua, encabezados por Nerón que desplegó una horrenda y terrible persecución contra los cristianos, símbolos de Cristo; así como los nueve subsecuentes emperadores romanos hasta Diocleciano, que hostigaron terriblemente a la semilla que nacía de la incipiente Iglesia cristiana y cuya sangre derramada cimentó el fortalecimiento de la Iglesia en Europa, con la conversión del emperador Constantino.

Arrio

También como ejemplo de algunos que van en contra de Cristo han sido los herejes de la edad antigua encabezados por Arrio, que negaba el rasgo más esencial de Cristo que era su Persona Divina. La herejía del arrianismo fue netamente anticristiana, fue la más poderosa pues duró casi cinco siglos. En el fondo proclamaba la racionalización del cristianismo, y el intento de suprimir el misterio como una influencia del paganismo, reduciendo los misterios de Dios a la medida del hombre, que hoy es una creencia muy en boga.

Reforma protestante y el Enciclopedismo
También la reforma protestante ha sido otra cara del Anticristo que afectó en gran parte al cristianismo en el siglo XVI y cuyas cabezas fueron Lutero y Calvino. Pero uno de los grandes movimientos anticristianos de la historia, hereje también, es todo el movimiento francés del enciclopedismo del siglo XVIII, es decir, el naturalismo religioso y que se prolonga en la actualidad con el atroz modernismo: la peor herejía que ha existido, pues encierra en su fino fondo la adoración del hombre en lugar de Dios, ni más ni menos que la futura religión del Anticristo, ya muy inoculada en la sociedad actual. En realidad es sujetar a Dios bajo la razón limitada del hombre y convertir a su pobre intelecto en supremo y absoluto.

De hecho, son los filósofos franceses la causa principal de la perversión de la Revolución Francesa en 1789, bajo sus tres postulados de fraternidad, igualdad y libertad. Más aún, ellos abren la puerta al exterminio masivo que aparece en la historia con las guerras actuales, comenzando con las guerras de la revolución y las napoleónicas. Todo esto va preparando el camino para la manifestación y la fuerza que tendrá el último y personal Anticristo, el peor de todos, cuyos tambores ya se escuchan, su filosofía ya presente, aunque aún no su “humanidad”.

Nietzsche
Otro personaje que envenenó el siglo XX y es un Anticristo perfectamente manifiesto es Nietzsche (1841-1900) que representa la cumbre del racionalismo europeo del siglo XIX, y quien fue enemigo de Dios, profeta de la muerte de Dios y enemigo personal de Cristo. La herencia de este filósofo ha sido una huella negra en el siglo XX a través del ateísmo moderno, ateísmo que está marcado por catástrofes inhumanas de máxima intensidad, como la guerra cristera en México y la guerra civil en España que fueron guerras de religión, así como las brutales represiones soviéticas por obra de Lenin y Stalin, la irracional persecución contra los judíos perpetuada por Hitler, la venganza soviética contra la Alemania vencida y más recientemente, las mortíferas guerras de África, donde la religión o el ateísmo absoluto han causado un indecible sufrimiento y mortandad a hombres, mujeres y niños, como una anticipación clara del reino de la bestia anunciado y prometido en el Apocalipsis. Y tan no hemos aprendido de todo esto, que hace unos años hubo una limpieza étnica en la antigua Yugoslavia y el genocidio de Timor, o la matanza en Ruanda, en África; y las venganzas en Afganistán, Irak y Siria, y el milenario enfrentamiento en Medio Oriente de judíos y palestinos. De tal manera que lo que sería el siglo de la muerte de Dios según Nietzsche, se ha convertido, más que otro siglo alguno de la historia, en el reino de la muerte del hombre, ante un Dios vivo y resucitado pero cada vez más alejado por parte del hombre.

Falsos cristos de Oriente
Y si nos vamos a los que han suplantado a Cristo, ni que decir del Islam y Mahoma y del camino de Budismo y Buda, y más recientemente con el movimiento de la New Age. Con la era de acuario ha tomado gran fuerza la sociedad teosófica con el Maitreya que es otro falso Cristo, todo esto en medio de una filosofía absolutamente anticristiana enemiga de Cristo, y anunciadora de un auténtico Anticristo, aunque no el último ni el principal.

Si nos vamos a los grandes movimientos anticristianos habría que mencionar sin duda los dos más importantes, el marxismo y la masonería.

Revolución Marxista

La historia maléfica del comunismo tiene cuatro principales estrellas rojas, Carlos Marx, Vladimir Lenin, Joseph Stalin y Mao Tse Tung.

Marx
El creador y profeta del marxismo fue Carlos Marx, quien no fue solamente un ateo militante, sino una nueva expresión del Anticristo. Su desafío a Dios, su combate para negarlo y aniquilarlo, reflejan un odio y un desprecio que parecen diabólicos. La religión es el opio del pueblo. Esta máxima de Marx constituye la piedra de toda la concepción marxista en la cuestión religiosa. El marxismo considera siempre que todas las religiones e Iglesias modernas, todas y cada una de las organizaciones religiosas, son órganos de la religión burguesa llamados a defender la explotación y embrutecer a las clases obreras.

Un reciente libro de Richard Wurmbrand, Marx y Satán (Covadonga, Santiago de Chile, 1988) ofrece textos sorprendentes, tomados de los escritos del mismo Marx que muestran la evolución de su pensamiento y la influencia en el mismo del tema demoniaco.

De su juventud es un verso donde escribe: “Deseo vengarme de aquél que gobierna en lo alto”, contenido en su poema Des Verzweiflenden Gebet (Invocación de un desesperado). Al parecer ya hay en su alma una cuota de resentimiento y un anhelo de luchar contra el mundo creado por Dios. En otro de sus poemas leemos: “Entonces podré caminar triunfalmente, como un dios, a través de la ruina de su reino. Cada palabra mía es fuego y acción. Mi seno es igual al del Creador”.

La ideología de Marx no nace de la pura elucubración intelectual, sino de su satanismo, su resentimiento, envidia e ira, que lo convertían en un ideólogo apasionado, movido por el odio y la rebelión, para quien la revolución no es solamente un fenómeno de cambio violento, sino que adquiere dimensiones metafísicas de un desesperado combate satánico contra Dios y el orden natural, como expresión éste de la voluntad divina impuesta a la sociedad humana.

No en vano Pío XI en su encíclica Divini Redemptoris calificó al comunismo de “satánico azote” y de “intrínsecamente perverso”.

Lenin
Lenin fue un monstruo, el mayor criminal de la historia humana y un ser nefasto que provocó el caos actual de Rusia y el más formidable retraso que haya sufrido jamás un país moderno. Aumenta cada año en cuanto a cantidad los crímenes de Lenin que en las últimas investigaciones cifran en 15 millones de personas. Los crímenes fueron consecuencia de su terrible persecución contra todas las personas, instituciones y grupos sociales que el dictador rojo consideraba como enemigos de la Revolución soviética, y, en primer término, de las Iglesias cristianas, especialmente la católica así como las evangélicas o protestantes. Incluso, la propia Iglesia Ortodoxa que comprendía todo el pueblo de la URSS, fue proscrita y perseguida.

Lenin, “el gran humanista”, como lo declaró la ONU en 1970 no anduvo con disimulos: “He heredado de los kamulks el coraje de no tener respeto por nada… No dudaré en exterminar 50 millones de campesinos. Haré marchar a garrotazos a los esclavos avarientos, bajo el peso de una opresión como no habrán conocido nunca” (Citado en F.A. Ossendemski, Lenin).

Según el historiador Dimitri Volkogonov estas son las cifras terribles de la represión leninista contra la religión: más de 70 mil iglesias destruidas, casi todas ortodoxas, más de 13 millones de personas asesinadas en el altar de la Revolución (El Verdadero Lenin. Editado por Anaya. 1996).

Stalin
No obstante, Lenin no goza su poco envidiable distinción de ser el máximo criminal de la historia. Lo superó y por mucho, su sucesor Stalin, responsable de 20 millones de muertes violentas y eso en números muy conservadores. Si la Iglesia cristiana de la URSS ya estaba bastante afectada por Lenin, entró en la agonía y muerte con Stalin. Así pues, el ateísmo militante marxista era una condición esencial para crear un tipo de hombre, “el hombre nuevo soviético” que era un robot sin alma ni alegría.

Según los datos de la Dirección Central de las Estadísticas 5’030,000 personas desaparecieron como consecuencia del hambre entre 1921 y 1922. A esas pérdidas hay que agregar las de la guerra civil. Entre 1918 – 1920, el país perdió 10’800,000 personas. De suerte que para todo el periodo 1918 – 1922 las pérdidas se elevaron a más de 15’000,000, o sea, alrededor del 10% de la población.

Cuarenta años antes de la revolución, Dostoievski había profetizado que el socialismo le iba a costar a Rusia 100 millones de víctimas. Según el experto ruso en estadísticas, el profesor Iván Kurganov, Dostoievski se equivocó quedándose por debajo de la realidad. Sólo entre 1917 y 1959, el socialismo le costó a la Unión Soviética ¡110 millones de vidas! (Cfr. A. Solzhenitsyn. Advertencia a Occidente, En Denuncia. Academia Superior de Ciencias Pedagógicas de Chile, 1981).

La Revolución marxista fue un oscurísimo antecedente de la bestia, el Anticristo del Apocalipsis, pero éste, cuando venga será peor y terrible, más allá de lo que hemos citado.

Mao Tse Tung
El cuarto Anticristo marxista, fue Mao Tse Tung, como resultado de la victoria del comunismo chino en la guerra civil contra los corruptos nacionalistas que se declaró mucho antes y se adelantó a la guerra mundial terminada en 1945; cuatro años después se fundó la República Popular China, que es el régimen actual. El método de Mao fue arrancar al minoritario pero fuerte catolicismo de China de la dependencia respecto de Roma, mediante la creación de una Iglesia patriótica sometida al gobierno comunista. La persecución china fue y es espantosa y consiguió que esta Iglesia patriótica cuente ya con una jerarquía y una organización cismática. Todavía está vivo ese comunismo chino y hay que estar muy atento a su desarrollo en estos próximos años. El Comunismo Chino suma 65 millones de muertos. (Cfr. El Libro Negro del Comunismo. Courtois Stéphane. Ediciones B. 2010).

Así pues todo líder marxista y comunista, es por tanto, un Anticristo objetivo; los más importantes, que en los años 30 se conocían como los sin Dios, Marx, Lenin, Stalin y Mao, forman parte y ocupan un lugar de honor en el cortejo histórico de la bestia. Su ateísmo era la clave de su ideario y de su estrategia de dominación mundial. Sus ideas, pese a la caída del Muro de Berlín, distan mucho de haber muerto, y se espera pronto un resurgimiento del comunismo – lo que Juan en el Apocalipsis llama “la herida mortal que recibe una de las cabezas de la bestia y luego revive” (13, 3) y que hará presencia violenta en Europa, y particularmente en Roma. Hablaremos de esto en otro artículo subsecuente.

Todas estas filosofías han socavado el cristianismo a través de un foco infeccioso que ha sido la perversión moral, donde sin duda el marxismo en su intento loco de arrancar la idea de Dios al hombre, lo priva del principal apoyo y fundamento de la moral, pues no puede concebirse una moral si no hay Dios o se está en contra de Dios. Cuando la fe decae la moral se esfuma. La ética no puede en la práctica – si se le priva de Dios – sustituir a la moral. Por eso el mundo le hace ya la cama al venidero último y personal anticristo. Pero primero la Iglesia deberá pasar un cisma horroroso que será la plataforma religiosa para su manifestación. Seguiremos con el tema.

Todos los artículos de este sitio pueden ser reproducidos, siempre y cuando se cite al autor, Luis Eduardo López Padilla, y la página donde fue originalmente publicado, www.apocalipsismariano.com
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Vie Jun 20, 2014 8:56 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] 
El tiempo anunciado por los Profetas ha llegado
Published on Thursday, 05 June 2014 15:28
Written by Luis Eduardo López Padilla
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Hay que ser sumamente insensible, hay que estar muerto en este tiempo para no darse cuenta que una fuerza preternatural, una fuerza profunda arrastra al hombre al mal. Hay que ser ciegos, sordos para no darnos cuenta que Satanás quiere desprender a los hijos de Dios del seno de la Salvación.

En todas las apariciones de la Virgen, la gran preocupación de Ella son los cientos de miles de hombres y mujeres que se condenan y van al fuego del infierno por falta de sinceridad, por falta de honestidad, por la mentira; por la sumisión al rey de la diversión, al rey de la satisfacción y de la comodidad, por la sumisión al demonio vivo, a Satanás que camina en nuestra tierra.

•Entonces, ¿qué va a pasar? ¿Qué va a suceder? El tiempo anunciado por los profetas ha llegado.

Aún no comienza el dolor de los dolores…pero falta ya poco, muy poco.

Se multiplican cadenas de profecías por doquier, la mayoría falsas o confusas, más no todas. Pero a falta de luz y discernimiento son pocos los que reconocen las auténticas apariciones y mensajes verdaderos, y peor aún, pues muchos que disciernen lo hacen mal y crean más confusión. Y más grave, es que aún más adelante será en extremo difícil discernir bien. Aquellos cuyo conocimiento viene de lo Alto, discernirán según Dios.

El tiempo de la preparación se agota. La inmensa mayoría no saben aún lo que vendrá al mundo y la humanidad enfrentará. Los tiempos de los avisos están muy cerca de expirar. La mano del Gran Poder está presto a azotar a esta generación sorda y perversa que puebla la tierra y que se atreve a declarar la guerra contra Dios y contra su Cristo Salvador.

Pésele por la eternidad a quienes soberbiamente pretenden ser más sabios que la Sabiduría misma, pues el señor Todopoderoso se reirá y se burlará de ellos. El Señor de lo Alto está indignado y está presto a inflamar Su Ira a la humanidad que vive en la tierra y en los cielos. ¡Tened temblor y temor santo a Dios Su Creador y Redentor que fuimos comprados a gran precio!

Los hombres nacidos de mujer deben prepararse física, emocional y espiritualmente, pues grandes catástrofes ocasionadas por desastres naturales  están por caer al mundo.  Mejor morir hoy que seguir vivo y no convertirnos, pues será mucho peor lo que se espera. La naturaleza clama venganza por los pecados que inundan al mundo. Fuego, viento, agua y tierra serán tan aterradoramente violentos que serán desconocidos para los hombres de ciencia, que no atinarán a saber qué sucede en la naturaleza que está más que herida por el pecado.

El corazón de los hombres ya no genera más que odios, envidias, celos, traición y horrores perversos que desencadenarán guerras, muerte, destrucción, caos, aberraciones, enfermedades, epidemias y destrucción. La tierra se convertirá en un lugar peligroso para la vida.

Millones de hombres perderán la vida, y lo que es peor perderán su alma para siempre pues no se han convertido al hacer oídos sordos a las innumerables llamadas del Cielo que por muchos años han resonado en el mundo entero. Condenada el alma al infierno eterno no hay esperanza que valga, pues habrá perdido para siempre al Amor de los Amores, a Nuestro señor Jesucristo, Dios y Hombre Verdadero. Satanás, príncipe de los demonios y bestias infernales lo poseerá para siempre sin fin.

Orar, oremos; Dios quiere ver y oír nuestra oración, nuestra súplica, nuestro arrepentimiento, postrados, arrodillados, pues hemos pecado. Todos los hombres nacidos de mujer pecan, menos la Purísima, la Inmaculada, la Esposa, la Hija y la Madre de Dios, el Ángel Mayor enviado de estos tiempos y desapercibida por algunos hombres de la Iglesia, que la han perseguido y denostado.

El sacrificio es mandatorio ahora en estos tiempos, hay que ayunar, ayunemos, mortificar los sentidos, vivir las virtudes, vivir de fe, amar y perdonar; amar a quien nos hace daño y persigue, pues las más grandes tentaciones están por desplegarse en la tierra. La dimensión del mal llegará a su clímax, la Iglesia se desmoronará y no será más ejemplo ni guía. Su mayor obscuridad está por ocurrir. Tendremos que ser luz. Iluminar nuestro aposento con el cirio de la esperanza de una vida de entrega total, sin apegos al mundo, ni a sus vanidades, ni al dinero, ni a la fama, ni a la gloria terrena que nada vale. Solo Dios basta.

La más grande batalla que los siglos  han conocido llega. Se revelará el interior de cada uno y el pecador pecará más y el santo se santificará más. O se es frio o caliente, pues al tibio Dios lo vomita de su boca. Pero el hombre formado por la Purísima y sólo superado sobrenaturalmente ganará la batalla, así  tiene que ser, ya que por Justicia Divina y equilibrio y armonía perfecta, ni Dios ni Su Madre participan directamente. Es  el talón que aplasta. ¿Somos parte del talón que aplasta? Gracias Madre por el privilegio; haznos dignos mediante la entrega diaria.

La Justica de Dios es perfecta. El Amor de Dios es Justicia, sin sentimentalismos ni apegos humanos. ¿Quién es mi madre y mis hermanos?, pregunta el Señor, aquél que cumple la Voluntad de Dios es mi madre y mis hermanos. Por eso nada ni nadie debe anteponerse al Amor de Dios, ni padre, ni madre, ni parientes, ni esposa, ni hijos, ni hacienda, pues quien hace esto no es digno de Él. Deja que los muertos entierren a los muertos, vende todo lo que tienes y síguelo. Tendrás una recompensa grande, inmensa. Por cada uno que des recibirás 100 aquí; la vida eterna y podrías calificar para entrar a la  exclusiva Morada del Padre Eterno.

No tengamos miedo. Por sobre todas las cosas el Amor vencerá. El Amor que emana del sacrificio que venció en la cruz…pero convirtámonos y preparémonos pues el tiempo está muy cerca. Pidamos al Espíritu Santo cuya fiesta celebramos este próximo domingo que nos haga tener oídos sobrenaturales, pues ya no habrá más tiempo ni dilación, pues el Ángel está presto a tocar la Trompeta.

El que daña, que dañe más.
El sucio, que se ensucie más.
El justo, que se purifique más.
Y el santo, que se santifique más todavía.  (Apoc. 22, 11)

Todos los artículos de este sitio pueden ser reproducidos, siempre y cuando se cite al autor, Luis Eduardo López Padilla, y la página donde fue originalmente publicado.

www.apocalipsismariano.com
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Sáb Jun 21, 2014 8:13 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Muy interesante.

Astronomía Sagrada y el Fin de los Tiempos: La invasión de Gog - Magog
Antonio Yagüe Video n°8
Publicado el 21/11/2013
Libro electrónico sobre Astronomía Sagrada y Fin de los Tiempos en: http://www.garabandal.org.es/index.ph...
En este octavo y último video de la primera parte de la serie sobre Astronomía Sagrada y Fin de los Tiempos se comienza con la explicación de la profecía de los 4 reinos que Daniel describe en los últimos tiempos, como sustrato conveniente para entender los componentes de la invasión de Gog, príncipe de Magog.
A continuación se detallan los actores que intervienen en dicha acción militar y se describe sus motivos cercanos y ocultos, los motivos de permisión divina y la geografía en la que se desarrolla la invasión a partir de las profecías de Ezequiel.
La interpretación de la geografía relacionada con la invasión en algunos autores se basa en dirigirla hacia la actual nación de Israel. Sin embargo aquí se fundamenta otra interpretación que encamina la invasión hacia los restos históricos del antiguo reino del Norte o reino de Israel, puesto que el hecho de que el Antiguo Testamento termine su relato de la salvación centrado en el reino de Judá, no debe interpretarse como una alteración de las promesas de Dios a Abraham, Isaac y Jacob, realizadas al todo Israel, limitándolo a las dos tribus que hoy componen la nación contemporánea de Israel.
Siguiendo este principio interpretativo se muestra el desarrollo histórico de las diez tribus del reino del Norte después de su deportación en el año 721 antes de Jesucristo y se concluye que la invasión de Gog al fin de los tiempos se dirige a aniquilar los restos históricos de estas diez tribus históricas de Israel ubicadas hoy en día en el centro y sur de Europa principalmente.
Esto concuerda con los deseos de Dios de regenerar, engrandecer y santificar a todo Israel al final de los tiempos y con las profecías de un reencuentro de las 12 tribus que parten geográficamente de Tarsis, tradicionalmente ubicada en la civilización de Tartessos, es decir en la Península Ibérica, cuyo nombre probablemente deriva de la misma raíz que la palabra hebreo.
El momento de inicio de la invasión de Gog se sitúa poco antes del Aviso y su punto culminante coincide con él, de modo que los ejércitos invasores son destruidos principalmente por los efectos de la catástrofe que el fenómeno astronómico ligado al Aviso produce en la naturaleza.
La onda de marea como agente destructor del ejército invasor tiene un gran paralelismo con los hechos del Éxodo. A partir de esta circunstancia se trata brevemente del caudillo profetizado, también como hijo varón en el Apocalipsis, que al frente del nuevo y santo Israel se enfrentará y vencerá al poder omnímodo del nuevo faraón o Anticristo.
Por último se confrontan los hechos de la Astronomía Sagrada para intentar precisar en lo posible la fecha en que podría desencadenarse la invasión de Gog.
Al final del video se vuelve a recordar que los temas y argumentos expuestos han sido puestos para mayor precisión y detalle por escrito en un libro electrónico que puede descargarse en http://www.garabandal.org.es/index.ph...
En este último video de la primera parte se recuerda que el plan de publicación de nuevos trabajos sobre la Astonomía Sagrada y el Fin de los Tiempos sufrirá una pausa de aproximadamente dos meses para traducir todo el material publicado hasta ahora al idioma inglés. https://www.youtube.com/user/sedes333/videos
Astronomía Sagrada y Fin de los Tiempos: Fundamentos de esta Ciencia - Video 1
https://www.youtube.com/watch?v=_l_fJ6-wQdA
Astronomía Sagrada y Fin de los Tiempos: La Estrella de Belén - Video 2
https://www.youtube.com/watch?v=jr-5DRpZZNg
Astronomía Sagrada y Fin de los Tiempos: fecha de la señal de la Mujer o Milagro - Video 3
https://www.youtube.com/watch?v=rQwwAK4oQXY
Astronomía sagrada y Fin de los Tiempos: fechas del Fin y del día de la Abominación - Video 4
https://www.youtube.com/watch?v=J55CYT0UNqs
Astronomía Sagrada y Fin de los Tiempos: la Luna también marca los 7 años últimos - Video 5
https://www.youtube.com/watch?v=yQlKYpkQKvM
Astronomía Sagrada y Fin de los Tiempos: La fecha del Aviso o Sexto Sello Apocalipsis - Video 6
https://www.youtube.com/watch?v=5xAxizFzkT4
Astronomía Sagrada y Fin de los Tiempos: el Anticristo o Mentiroso - Video 7
https://www.youtube.com/watch?v=jRYs6TEenQw
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Vie Jul 04, 2014 10:10 pm

study Info. valiosísima para entender que se cierne alrededor de Francisco y contra qué esta luchando.
Cómo comenzó la trama de la Iglesia y la Anti-iglesia
El Padre Malachi Martin trabajó con los más altos dignatarios de la Iglesia Católica, tuvo 3 doctorados y acceso directo al Papa. Eminente teólogo, experto en la Iglesia Católica, ex-Jesuita y profesor en el Instituto Bíblico Obispal del Vaticano; es el autor de libros exitosos, el Vaticano, El Último Cónclave, El Rehén del Diablo, Los Jesuitas y The Windswept House (El Último Papa), entre otros. Él estaba especializado en teología en Lovaina. Allí recibió doctorados en Idiomas Semíticos, Arqueología e Historia Oriental. También exorcista por más de 20 años del Vaticano.
Como consecuencia estudió en Oxford y en la Universidad hebrea de Jerusalén. De 1958 a 1964 sirvió en Roma dónde era un allegado al renombrado Cardenal Jesuita Agustín Bea y al Papa Juan XXIII. Martin falleció a finales de 1999. Él fue uno de los que leyó el famoso Tercer Secreto de Fátima.
El controvertido sacerdote Católico Malachi Martin no vive en una rectoría, seminario, o cualquier otro lugar para clérigos. En los años 60, después de dejar su trabajo en el Vaticano, obtuvo dispensa de sus votos como miembro de los Jesuitas y comenzó a vivir como un seglar con aprobación canónica. El padre Martin oficiaba la  santa misa en privado, pero estaba muy preocupado con la total alteración de "prácticamente todo lo Católico" en las últimas tres décadas (de 1960 a 1990).
Su libro más reciente, una novela titulada Windswept House (publicada por Doubleday en 1996), describe las intrigas políticas y religiosas de un pequeño grupo de miembros del Vaticano que ocupan altos cargos y trabajan para que la Iglesia Católica acepte el Nuevo Orden Mundial. La novela describe los esfuerzos de cardenales desleales que trabajan febrilmente para subvertir al Papa y la Iglesia, y no dudan en asesinar, chantajear, y practicar el satanismo.
El padre Martin fue entrevistado en su residencia de Nueva York por John F. McManus, editor del THE NEW AMERICAN
Una entrevista al padre Martin Malachi
P. Usted dice que su libro no es ni ficción ni realidad, sino un trabajo de "hechos". ¿Qué quiere decir con eso?
R. Windswept House es una novela. Pero en un 85% se basa en hechos reales, y muchos de los personajes que aparecen en ella son reales aunque les haya dado nombres de ficción. Hay también algunas personas vivas que menciono, como Mikhail Gorbachev, que es el mismo de la realidad. Y unos pocos personajes clave que son realmente una composición de varias personas reales.
P. Usted abandonó los Jesuitas y la vida sacerdotal ordinaria hace más de 30 años. En aquel tiempo usted estaba destinado en el Vaticano como persona de confianza del Papa Juan XXIII y del Cardenal Agustín Bea. ¿Qué causó que usted se fuera?
R. Cada vez me era más difícil ver a Cristo en alguno de mis superiores inmediatos. No había causa liberal que el Cardenal Bea no persiguiera. Incluso entonces percibía al jefe de los Jesuitas de esa época, el padre Jean Baptiste Janssens, como enemigo de la fe. Mis colegas creían que el juramento formal contra el modernismo, requerido entonces de cada sacerdote pero posteriormente descartado, era una broma. Ese juramento nos obligaba a oponernos a la "renovación" del dogma. En esencia, el modernismo sostiene que los dogmas cambian — un absurdo total. No podía seguir prestándome a esa subversión.
P. Entonces usted abandonó los Jesuitas. Pero eso no le liberó a usted de sus obligaciones como sacerdote. ¿Cuál es su estatus actual?
R. A petición mía, el Papa Pablo VI me concedió un estatus universal por el cual no estaría bajo la supervisión de ningún obispo. No me visto como un sacerdote y no ocupo ningún puesto sacerdotal. Pero aún soy un sacerdote.
P. Cuando usted quiso marcharse ¿hubo algún intento de retenerlo?
R. Sí, me dijeron que podía llegar a cardenal, que tenía conocimientos bíblicos, facilidad con los idiomas, juventud, buena salud, buena memoria, y todo ello me situaba como candidato para ser promocionado. Pero no quise quedarme porque veía que la fe estaba siendo comprometida por muchos.
P. Su libro empieza con una vívida descripción de una "Misa Negra" sacrílega celebrada en 1963 en Charleston, Carolina del Sur. ¿Ocurrió eso realmente?
R. Sí, sucedió. Y también es un hecho que participaron altos cargos eclesiásticos del Vaticano por teléfono. La mujer joven forzada en el ritual satánico aún vive, y felizmente ha sido capaz de casarse y de llevar una vida normal. Ella dio los detalles del suceso.
P. Usted se refiere a uno de sus principales personajes como el "Papa Eslavo" y otro como el "Cardenal de la Ciudad Secular." ¿Se refiere usted al Papa Juan Pablo II y al difunto Cardenal Joseph Bernardin de Chicago?
R. No puedo confirmar esas especulaciones. He escrito un libro "factual." No es un documental. Hay por ahí un glosario que supuestamente da los nombres reales de docenas de mis personajes.
P. Además del "Cardenal de la Ciudad Secular," usted describe negativamente a muchos otros cardenales y obispos. ¿Están estas caracterizaciones basadas en hechos reales?
R. Sí, entre los cardenales y la jerarquía hay satanistas, homosexuales, anti-papistas, y cooperadores para conseguir un gobierno mundial.
P. ¿Hay tanta intriga y deslealtad en el Vaticano como su libro parece indicar?
R. Hay más de la que he suministrado en el libro. El Papa está rodeado de hombres con atuendo clerical que no tienen la fe Católica; trabajan con fundaciones, organizaciones, grupos internacionales, instituciones financieras, gobiernos, universidades, y otras agencias para traer un nuevo orden mundial.
P. En su libro usted dice que influencias subversivas en las posiciones clericales más elevadas de la Iglesia están trabajando para traer un nuevo orden mundial. ¿Qué quiere usted decir con "nuevo orden mundial?".
R. En su forma completamente planeada, habrá una globalización monetaria, y el flujo de capital y mercancías será gestionado por una entidad central única, como el Banco de Compensaciones Internacionales de Suiza. Cualquier nación que no se someta al sistema globalizado perecerá. Adicionalmente, habrá unas Naciones Unidas expandidas que extenderá su nueva estructura ética... Esto reemplazará a los Diez Mandamientos y será la base de una nueva religión universal sin Dios. Todos los Cristianos, sobre todo los Católicos, serán forzados a soportar un martirio en el que se les requerirá abandonar todo lo que crean, serán presionados a que acepten la nueva forma del estado con su nueva religión. Este nuevo orden mundial no estará centrado en un grupo de edificios desde los que los emisarios saldrán a dar órdenes al mundo. Habrá legislaciones nacionales, pero los gobiernos del mundo estarán dirigidos por quienes estén en la cima.
P. ¿Qué quiere decir con la "cima"?.
R. La fuerza que subyace y de la que he escrito en Windswept House se estructura como en una pirámide. Es ancha en la base, donde muchos individuos persiguen sus intereses y esperan ser elevados a posiciones superiores. Hay cada vez menos habitantes a medida que se asciende en la estructura. Solo unos pocos llegan al último nivel de mando, la cima de la pirámide. Estos individuos no tienen ninguna lealtad a las naciones de las que proceden; son un nuevo tipo de ser humano, internacionalistas que buscan controlar a la humanidad. No tienen un Dios, pero colectivamente, pretenden usar la religión, los gobiernos, y cualquier cosa que encuentran útil para imponer su voluntad. Por ejemplo, opino, que la URSS no se desintegró de forma natural, sino que colapsó por una orden premeditada. Esas órdenes vinieron de la cima.
P. ¿Prevé usted represión física en este nuevo orden mundial?
R. Sí, aunque de un nuevo tipo. Las fuerzas determinadas a conseguir el poder total ciertamente crearán campos de detención, pero los individuos enviados a ellos serán siempre víctimas de procedimientos completamente legales; serán declarados culpables de romper la ley.
P. ¿Es la Iglesia Católica un mayor objetivo que otras iglesias?
R. Sí, porque es una organización internacional independiente a la que no se le puede permitir que exista como competidor. La Iglesia Católica tiene su propio cuerpo diplomático de embajadores destinados en las naciones industrializadas del mundo. Hay 180 naciones que han enviado embajadores al Vaticano. Ninguna otra iglesia atrae tanta atención. Los que trabajan para el nuevo orden mundial deben controlar esta organización única. El proceso que utilizan para conseguir esto se describe en Windswept House. En el libro escribo, "la Iglesia es el sine qua non para la llegada del nuevo orden mundial."
P. ¿Usted ha descrito lo que sería prácticamente una total desintegración de la Iglesia Católica que incluye una negativa por parte de los líderes de la Iglesia para expulsar a los herejes y teólogos apóstatas, detener la falsa anulación de matrimonio, expulsar a los homosexuales, forzar a los obispos a que se adhieran a las leyes y dogmas de la iglesia, etc . En un libro anterior, usted excusa al Papa por no tomar medidas para poner fin a estos abusos, aludiendo a que había buenas razones para su sorprendente tolerancia. Ahora, sin embargo, ha adoptado una actitud mucho más dura que ya no ofrece excusas por su inacción. ¿Por qué la nueva actitud?
R. Es demasiado tarde para tratar de encontrar excusas. El Papa debe utilizar su autoridad para salvar a la Iglesia de sus enemigos internos. El problema dentro de la Iglesia de hoy es la apostasía, el haberse apartado de los dogmas fundamentales, especialmente por aquellos que ocupan altos puestos. Esto no es lo mismo que la herejía y el cisma. Los apóstatas deberían ser expulsados. Cuando se les permite seguir dentro, el pueblo poco a poco cae en la misma apostasía.
P. ¿No cree que algunos católicos se molestarán con usted debido a su crítica al Papa y su condena a los más altos funcionarios de la Iglesia?
R. Algunos ya lo están. Sin embargo, los Papas son hombres ordinarios que son elevados a un nivel extraordinario y se les da poderes extraordinarios. En general, pero una cuestión muy concreta, son falibles como lo fueron Pedro y Judas. En cuanto a los cardenales y obispos, hay muchos grandes santos, pero la iglesia ha sido dañada durante mucho tiempo por la intriga y deslealtad de algunos de ellos.
P. ¿Lo que usted describe tiene algo que ver con los planes del Carbonari italiano del siglo 19? Ese grupo se estableció para infiltrarse en la Iglesia de modo que el clero católico y la gente siguiera sus instrucciones?
R. Precisamente! Sin embargo, la Carbonari nunca fue una asociación fantasmagórica que funcionara en secreto con capuchas y sombreros altos. Si usted entiende la táctica de los Carbonari, usted sabe que sus dirigentes nunca intentaron destruir la Iglesia, sino que su intención era utilizarla. Reconocieron la Iglesia como una fuerza de estabilización social en el mundo y que querían su control para sus propios fines. Su objetivo central era rodear al Papa y al Vaticano y tener a la Iglesia siguiéndoles. Su plan siempre fue coptar a la iglesia poniendo a su gente en los seminarios y conventos, no destruirla.
P. ¿Ha habido algo parecido a lo que describe en los 2000 años de la Iglesia Católica?
R. No, nada que se le parezca. Nunca ha habido un momento en que prácticamente en todos los niveles de la Iglesia, la apostasía es fomentada, protegida, permitida, y ni siquiera condenada. Todo esto significa una cosa para mí: Esto no significa el final de la Iglesia; significa el final de la estructura de la Iglesia tal como la conocemos.
Y yo no espero que al final la Iglesia Católica en América termine rompiendo con Roma y crear un cisma formal. Cuando hay apostasía, el desconocimiento de los católicos los hace seguir obedientes, si hay un cisma formal en lugar de la apostasía de los prelados de América - y los prelados de cualquier nación anunciando una ruptura formal - perderían la obediencia del pueblo.
P. Una de las varias personas que viven en su libro cuyo nombre en realidad es Mikhail Gorbachev. ¿Es más o menos peligroso para la humanidad ahora que ya no es el líder de la ex Unión Soviética?
R. Él es mucho más peligroso. Está destinado a grandes cosas en los planes de aquellos que están llevando a cabo "el proceso" que lleva al nuevo orden mundial.
P. ¿Su libro menciona "el ocaso de la OTAN". ¿Quiere decir que la OTAN está a punto de desaparecer?
R. No, me refiero al ocaso de la OTAN, en relación a para que fue concebida. Originalmente se formó como una alianza militar para oponerse a cualquier posible avance soviético hacia el oeste. No hay más Unión Soviética que era la gran amenaza militar para Occidente. La OTAN debería haberse disuelto, pero su estructura es útil, por lo que se está dando un nuevo papel político y económico.
P. Usted menciona el Consejo de Relaciones Exteriores, (CFR) pero sólo brevemente. ¿Cuál es su actitud ante el CFR?
R. No es el cerebro detrás de todo esto. Hay un nivel superior de autoridad y la planificación que se basa en el CFR y otros grupos. Esta es la Cima que he mencionado anteriormente.
P. ¿Cómo han tratado los encuestados su libro?
R. No ha habido malos comentarios. Sin embargo, numerosos encuestados han hecho una revisión de mi libro y del libro "Humo Blanco" de Andrew Greeley, que recomienda la elección de otro Papa que enfrentaría los problemas que la Iglesia sufre hoy en día. Eso, por supuesto, no es lo que se necesita, sin embargo, los encuestados se refieren a él como un conservador y a mí como un radical. Es gracioso.
The New York Times no ha revisado mi libro y yo no espero que los editores de su libro lo hagan. No hace mucho tiempo, otro trabajo mío estuvo en la lista de best-sellers del Times, y se referían a mí simplemente como "una buena lectura".
P. ¿Qué es lo siguiente de Malaquías Martin?
R. En el siglo XII, el erudito judío Maimónides escribió para su pueblo una "Guía para los perplejos". Espero escribir un libro parecido para ayudar a los católicos durante este período muy sorprendente en la historia.
LUIS EDUARDO LÓPEZ PADILLA
«Windswept House» (El último Papa) del R.P. Malachi Martin
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Título: El último Papa.
Autor: R.P. Malachi Brendan Martin
Original en inglés: Windswept House. AVatican Novel -PDF-
Tomado de Scribd. Abrir en formato PDF
Un trabajo de “hechos”. ¿Qué quiere decir con eso?

R.P. Malachi Martin: Windswept House es una novela. Pero en un 85% se basa en hechos reales, y muchos de los personajes que aparecen en ella son reales aunque les haya dado nombres de ficción. Hay también algunas personas vivas que menciono, como Mikhail Gorbachev, que es el mismo de la realidad. Y unos pocos personajes clave que son realmente una composición de varias personas reales. Entrevista completa

Contenido:

[1] La historia como prólogo: indicios del fin
[1] 1957
[2] 1960
[8] 1963
[22] 1978
[29] PRIMERA PARTE. Atardecer Papal. Planes impecables…
[29] Uno
[36] Dos
[41] Tres
[46] Cuatro
[54] Cinco
[64] Seis
[76] Siete
[88] Ocho
[96] Nueve
[103] Diez
[113] Once
[117] Doce
[123] Los amigos de los amigos. Trece
[123] Trece
[133] Catorce
[143] Quince
[148] Diecisés
[154] Diecisiete
[164] Dieciocho
[175] «La casa azotada por el viento»
[175] Diecinueve
[183] Veinte
[190] Veintiuno
[203] Veintidós
[212] Sobre ratones y hombres
[212] Veintitres
[226] Veinticuatro
[238] Veinticinco
[256] Veintiseis
[279] Veintisiete
[296] SEGUNDA PARTE. Crepùsculo papal. Liturgia romana
[296] Veintiocho
[311] Veintinueve
[319] Treinta
[328] Treinta y uno
[348] Realidades impensables y politicas extremas
[348] Treinta y dos
[359] Treinta y tres
[373] Treinta y cuatro
[384] Treinta y cinco
[N/D] Treinta y seis
[406] Treinta y siete
[426] Treinta y ocho
[440] Treinta y nueve
[456] Cuarenta
[468] TERCERA PARTE. Noche papal. El protocolo de dimisión
[468] Cuarenta y uno
[479] Cuarenta y dos
[492] Cuarenta y tres
[501] Cuarenta y cuatro
[515] Cuarenta y cinco
[526] Cuarenta y seis
[539] Cuarenta y siete
[554] Cuarenta y ocho
[566] «Quo vadis?»
[566] Cuarenta y nueve
[575] Cincuenta
[591] Cincuenta y uno
[606] Cincuenta y dos
[623] Cincuenta y tres
[637] Cincuenta y cuatro

bibliaytradicion.wordpress.com
>>BITÁCORA<<
SOBRE la REPRODUCCIÓN del CONTENIDO de B&T: Se concede el permiso para reproducir, total o parcialmente, las traducciones originales de este blog, en otras páginas o blogs, con la condición de mencionar el origen del mismo, así como a su autor original y el nombre del traductor. El autor de B&T hace lo correspondiente al tomar material de otras páginas, sin excepción, y a pesar de no concordar totalmente con las ideas de otras webs o autores, creyendo que en esto reside un simple pero no despreciable acto de honestidad.



https://www.slideshare.net/DesideriusBT/el-ltimo-papa-rp-malachi-brendan-martin-12962357" title="EL ÚLTIMO PAPA - RP Malachi Brendan Martin" target="_blank">EL ÚLTIMO PAPA - RP Malachi Brendan Martin from http://www.slideshare.net/DesideriusBT" target="_blank">Desiderius BT

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Mar Ago 26, 2014 5:52 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Las profecías de Gog y Magog
«Alfredo Jalife, El Pulso de la Fe: La Situación en Siria Parte 1 y 2»
Publicado el 07/08/2014
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Mar Sep 02, 2014 9:58 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Las profecías de Gog y Magog
«Misticismo y Escatología en Garabandal»
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Como toda manifestación auténtica de Dios para estos tiempos, el misticismo y la escatología no pueden ser sino un signo presente y visible para quien quiera verlo. Las apariciones en Garabandal no son la excepción.

Como dijera el P. Tilloy en las jornadas anuales de La Tremblére el 26 de agosto de 1978, el Plan de Dios tiene sobre su creación, respecto al pecado, tres épocas:

La época de la Ley del Temor o de la penitencia, es decir, la Iglesia Judaica,

La época de la Ley de la Gracia o de la remisión de los pecados y de la santificación, es decir, la Iglesia Católica; y

La época de la Ley de la Gloria o el Reino de Nuestro Señor Jesucristo, es decir, la Iglesia en la Nueva Jerusalén.

María está presente en la aurora de la primera época, de manera invisible en la promesa de Dios a Abraham, Isaac, Jacob, Elías.

En la aurora de la segunda época María está visible y actuante portando al Creador de todas las cosas. Aquí Elías está presente en fuerza y espíritu en Juan Bautista quien anuncia al Salvador.

En la aurora de la tercera época, María está de nuevo visible y actuante; aquí Ella anuncia en Garabandal a la Iglesia Católica la hora de la última cosecha, que una vez recogida constituirá su gloria.

En efecto, las apariciones de Garabandal reiteran, como al pie de la letra, la Visitación que en la segunda época inició la primera venida de Jesús en las montañas de Judá anticipando las gracias de la Redención a los Juan Bautista, Isabel y Zacarías en la Plenitud de los Tiempos.

Ahora en Garabandal, al aparecerse el día 2 de julio de 1961, precisamente en la festividad de la Visitación de María Santísima a su prima Santa Isabel, está comunicando la realidad anticipada de la remisión de los pecados y de la resurrección de la carne a los Juan Bautista, Isabel y Zacarías del Final de los Tiempos, o sea, profetas y sacerdotes de este tiempo. En otras palabras, la Visitación de María en las montañas de Garabandal aporta a la Iglesia Católica la noticia anticipada del advenimiento del Reino de Cristo en la tierra. Es pues las apariciones de Garabandal el anuncio del misterio de la Parusía, en su doble aspecto, Juicio y Reino, Justicia y Misericordia, Restitución y Glorificación.

Por eso el primer ángel que se aparece anticipando la manifestación de María es Miguel, el ángel de los primeros y últimos combates, el ángel del Final de los Tiempos que arrojará al infierno a Satanás. Y días después, el 24 de junio del mismo año (en la fiesta de la natividad de Juan Bautista, que en su espíritu y fuerza no son sino los mismos del profeta del Monte Carmelo, Elías) aparecerá el rótulo portador del mensaje que la Santísima Virgen explicará a las niñas para que lo transmitan al mundo el 18 de octubre siguiente. Finalmente, el 30 de junio se manifestará el Sagrado Corazón de Jesús, el último viernes de mes a Él consagrado que expresa Su Bondad y Misericordia a través de Su mirada Transformadora y de su inmensa Majestad. Todos estos pues anuncios escatológicos que prepararon la Visitación de María Santísima en Garabandal el mismo día de su fiesta, 2 de julio.

En resumen, las apariciones de Garabandal anuncian los precursores de la Parusía, confiriéndoles el espíritu y la virtud de Elías (espíritu de Penitencia y de Justicia) y preparando un nuevo Pentecostés (de Purificación, Gloria y Misericordia) en beneficio de los Zacarías e Isabel del Fin de los Tiempos, que no son otros que el sacerdocio mismo de la Iglesia, de ahí la importancia de la presencia sacerdotal en estas manifestaciones.

Garabandal es el bautismo del arrepentimiento para la remisión de los pecados pues llama a la penitencia, llama al Juicio de la conciencia y también anuncia el castigo o Juicio de las Naciones por el fuego.

Llega así la hora del bautismo en el Espíritu Santo pues no sólo es Purificación (el Aviso profetizado) sino también Glorificación (el Milagro profetizado).

Nuestra Señora de Garabandal

La Virgen María al aparecerse en Garabandal, estará presente durante un largo periodo de tiempo en medio de sus hijos, casi de manera continua, de día y de noche entre julio de 1961 y enero de 1963, contándose más de 2,300 apariciones… todo esto hizo decir a Paulo VI al Padre Escalada, sacerdote jesuita del Perú: “Es la historia más bella de la humanidad desde el nacimiento de Jesucristo; es como una segunda vida de la Santísima Virgen sobre la tierra” (cfr. Legión Blanca Peruana 7 de noviembre de 1968).

“El rostro alargado, la nariz fina y larga, la boca muy hermosa con los labios un poquito gruesos, su tez es dorada, pero más clara que la del ángel… los ojos negros, muy dulces y misericordiosos, más bien grandes”, ha escrito Conchita – principal vidente – en su Diario. Aquí tenemos las características de las jóvenes judías de Nazareth. “No le hemos visto jamás con un velo sobre la cabeza”. Y lo confirma su ropa talar blanca y su manto azul, sin hebilla.

Ella lleva el escapulario en la mano derecha, marrón, en una de sus caras una pequeña montaña y una cruz en la otra… Estamos ante la presencia del escapulario del Monte Carmelo. Aquí se vuelve a anunciar con claridad el Fin de los Tiempos. En efecto, llevado por la Virgen María al modo de un manípulo sacerdotal (manípulus significa puñado de hierbas, de gavillas recogidas cuando se hace la recolección), esto quiere decir no solamente que no es sólo una devoción para los últimos tiempos sino que nos debemos preparar para la última cosecha de las gavillas de méritos, de penitencia, obras buenas y sacrificio que ofrezcan nuestras vidas. Otro signo que confirma la escatología en la que estamos atravesando son las 12 estrellas que forman la corona de la Virgen; son las 12 estrellas de la Mujer del Apocalipsis con varios significados en los últimos tiempos, que son los frutos del espíritu (Gal. 5, 22-23) así como los cimientos de la Ciudad Santa (Ap. 21, 14).

Así pues en este Final de los Tiempos, en Garabandal, la Virgen María viene en persona a anunciar a la humanidad su Restauración en la belleza primitiva y la Justicia original, haciéndonos aparecer la juventud eterna de la gracia que Ella realiza y vive Ella misma en su Inmaculada Concepción, pues “Ella en la Gracia como en la Gloria es más joven que el linaje del que Ella ha salido” (Georges Bernanos, Diario de un cura rural).

Mensajes  18 de octubre de 1961

En otoño de 1961, las videntes dieron a conocer al mundo el 1er mensaje y que a la letra dice:

"Hay que hacer muchos sacrificios y mucha penitencia, y tenemos que visitar mucho al Santísimo, pero antes tenemos que ser muy buenos. Y si no lo hacemos vendrá un castigo. Ya se está llenando la copa, y si no cambiamos vendrá un castigo".

Hay que hacer muchos sacrificios y mucha penitencia

Es el llamado constante de los profetas. Es el mismo mensaje de siempre, retomado por Juan Bautista y recordado en todas las auténticas Mariofanías. Sacrificios del cuerpo, del entendimiento y del alma. Penitencia por nuestros pecados, expiación de nuestras culpas.

Y tenemos que visitar mucho al Santísimo

Reafirma la realidad substancial de la presencia de Jesús en la Sagrada Eucaristía, con todo su cuerpo, sangre, alma y divinidad. Todo amor a Dios que se precie de auténtico tiene que ser eucarístico o no es amor.

Pero antes tenemos que ser muy buenos

Vivir en la Gracia de Dios tiene que expresarse en los dos extremos del amor: a Dios y al prójimo, palpable y visible en la vivencia de las virtudes, en la humildad, generosidad, castidad, paciencia, templanza, caridad y diligencia. Esto significa ser buenos. Con Dios y con el prójimo por amor a Dios. Y llegando al perdón de lo imperdonable y a la oración por los que nos persiguen y nos hacen daño.

Y si no lo hacemos vendrá un castigo

El castigo no es sino consecuencia del desorden, del incumplimiento de la Ley de Dios. El Antiguo Testamento está lleno de ejemplos. Pero ahora la humanidad es más culpable y responsable pues sabe más, conoce más. Tiene a Cristo crucificado, resucitado, a Su Iglesia, a los sacramentos, a Su Madre, que es nuestra.

La copa se está llenando

En el lenguaje bíblico escatológico la copa hace referencia a la Justicia Divina, consecuencia de la Ira de la cólera de Dios que se lee en el Apocalipsis (15,7; 16,1). Los siete ángeles están listos a derramar la copa de la Santa Ira Divina.

Y si no cambiamos vendrá un castigo

El cambio tiene que ser precedido por un sincero arrepentimiento, profunda conversión y cambio de vida total hacia Dios. “He pecado contra el cielo y contra ti”, dice el hijo pródigo (Lc. 15, 18). El Señor quiere oír nuestras oraciones, nuestras súplicas, quiere ver un cambio en nuestras vidas, que nos arrodillemos, de lo contrario el castigo no se podrá evitar, ni en lo general ni en lo particular.

Segundo Mensaje  18 de junio de 1965

La Santísima Virgen comunicó su "segundo mensaje" cuatro años después, hacia el final de las apariciones. Nuestra Señora le dijo a Conchita el 1ro de enero de 1965 que el Arcángel Miguel se aparecería el 18 de junio y le daría un mensaje en su nombre a todo el mundo. Por mediación del Ángel  Miguel, Nuestra Señora se quejó de que no se hubiere hecho caso a su primer mensaje y advirtió al mundo que éste sería el último. Dijo la Virgen:

"Como no se ha cumplido y no se ha hecho conocer al mundo mi mensaje del 18 de octubre de 1961, os diré que éste es el último; antes la copa se estaba llenando ahora está rebosando. Los sacerdotes, obispos y cardenales van muchos por el camino de la perdición, y con ellos llevan a muchas más almas. A la Eucaristía cada vez se le da menos importancia. Debéis evitar la ira de Dios sobre vosotros con vuestros esfuerzos. Si le pedís perdón con vuestras almas sinceras Él os perdonará. Yo, vuestra Madre, por intercesión del Ángel Miguel, os quiero decir que os enmendéis. Ya estáis en los últimos avisos. Os quiero mucho y no quiero vuestra condenación; pedidnos sinceramente y nosotros os lo daremos, debéis sacrificaros más; pensad en la pasión de Jesús".

Como no se ha cumplido y no se ha hecho conocer… os diré que éste es el último

Más allá de que una aparición sea aprobada, se debe difundir y vivir el mensaje, pues es un recordatorio del Evangelio. No hay excusa, pues María pidió que se difundiera su mensaje al mundo. Es difundirlo y es vivirlo y por tanto este sería el último mensaje revelado.

Antes la copa se estaba llenando ahora está rebosando

El dramático mensaje llega a un mayor paroxismo. Sólo se necesitaron 44 meses entre uno y otro mensaje para que el Trueno de Dios se volviera exigente y mandatorio ante el incumplimiento del pedido. Desde entonces han pasado poco más de 7 semanas de años. La copa está más que rebosada y habrá que esperar lo peor, lo peor.

Los sacerdotes, obispos y cardenales van muchos por el camino de la perdición y con ellos llevan a muchas más almas

Lo que María dijo en La Salette en 1846 y repitió en Fátima en 1917, así como en otros lugares de apariciones, vuelve y lo dice con toda claridad en Garabandal, es decir, que los ministros de Su Amado Hijo son irreverentes al celebrar los santos sacramentos, que son infieles a su vida consagrada por su amor al dinero, a la búsqueda de reconocimiento y al desenfreno de los placeres. Y así lastimosamente llevan a muchísimas almas a la condenación eterna. Que no haya duda, no sólo son sacerdotes sino que incluye a obispos y a cardenales de la Iglesia. No todos, desde luego, pero sí muchos dice la Virgen y esto fue divulgado en 1965. ¿Qué diría hoy de esta situación?

Nuestro deber es rezar por ellos, por los sacerdotes, para que sean fieles a su vocación y no se conviertan en aliados del enemigo.

A la Eucaristía cada vez se le da menos importancia

El doloroso mensaje sobre la Eucaristía no hacía en ese entonces alusión a lo que ha ocurrido en los últimos 50 años de la pérdida en el amor, reverencia, piedad, respeto y unción a la Sagrada Eucaristía y al Santo Sacrificio de la Misa. Esto es muy grave pues la desacralización casi total ha entrado en el Templo Santo de Dios.

Debéis evitar la ira de Dios sobre vosotros con vuestros esfuerzos

Una vez más la Madre de Dios repite que la Ira divina pende sobre nuestras cabezas, pero depende de nosotros aligerarla, acortarla y aún cancelarla.

Si le pedís perdón con vuestras almas sinceras Él os perdonará

Dios es infinitamente justo pero también es infinitamente misericordioso y si le pedimos perdón con sinceridad, sale a nuestro encuentro, nos cubre de besos y hará una gran fiesta, pues “más alegría hay en el Cielo por un pecador que se arrepiente que por 99 justos” (cfr. Lc. 15, 7).

Yo, vuestra Madre… os quiero decir que os enmendéis

María es nuestra madre y sólo quiere nuestra conversión. Nos suplica por ello, lo ha hecho desde que en la cruz Jesús nos la dejó como madre.

Ya estáis en los últimos avisos. Os quiero mucho y no quiero vuestra condenación

Somos libres ahora de actuar y la Virgen nos señala el camino que hemos de recorrer y nos alcanza la gracia para perseverar. Los últimos avisos golpean inexorablemente sobre toda la humanidad y la Iglesia misma: inundaciones, terremotos, hambruna, pestes, enfermedades, manipulación genética, guerras, revoluciones, terrorismo, confusión entre laicos y pastores, indiferencia a las cosas de Dios, crisis familiar, abortos, etc. Ahora se nos deja libres en la voluntad, pero al final Jesús nos juzgará de nuestras buenas y malas obras y hay sólo 2 puertas: la salvación o la condenación.

Pedidnos sinceramente y nosotros os lo daremos

María además de nuestra madre es Medianera universal de todas las gracias y Corredentora con Cristo del género humano. Es la Omnipotencia Suplicante y todo lo que le pidamos sinceramente para el bien de nuestra alma nos lo va a conceder. Despreciar el amor y mediación de María sería el mayor y más costoso error de nuestra vida.

Debéis sacrificaros más

No hay gloria sin cruz. Y como dijera el Papa Juan Pablo II: “No es que el dolor y el sufrimiento sean el mejor camino para llegar al cielo; es el único”.

Pensad en la pasión de Jesús

Al mundo no le interesa en lo absoluto la Pasión del Señor. Muchos ignoraron la película de La Pasión dizque porque no podían aguantar las escenas de sangre. No, es que la Pasión de Jesús golpea la conciencia. Meditar la Pasión es poner en su justa dimensión la gravedad del pecado y al mismo tiempo el Amor de Cristo por el hombre, pues no hay mayor amor que el que da la vida por los demás.  Meditar la Pasión de Jesús prepara y fortalece nuestro propio camino que estamos próximos a recorrer, pues “el discípulo no puede ser mayor que el maestro” (Mt. 10, 24) y si hicieron con Jesús lo que quisieron, siendo Él el leño verde, qué no harán con nosotros que somos el leño seco, o dicho en otras palabras, que somos los verdaderos culpables.

Padre Luis Andreu y Joey Lomangino

No quiero terminar esta reflexión sin dedicar unas líneas a dos eventos ligados al Padre Luis Andreu y al recientemente fallecido Joey Lomangino.

Del Padre Luis Andreu, joven sacerdote jesuita que fue por Garabandal en 1961 y que falleció “de alegría” al regreso de su visita al pueblo, la Virgen ha prometido que en el futuro día del Milagro profetizado en Garabandal su cuerpo será desenterrado y encontrado incorrupto (y que conste que su cuerpo fue exhumado en 1976 y se constató su total corrupción). Por su parte, a Joey Lomangino, apóstol difusor del mensaje de Garabandal y que quedó ciego desde joven, la Virgen le prometió que tendría unos ojos nuevos también en el día del futuro Milagro profetizado. Su muerte ha desconcertado a no pocos.

Lo único que queda por agregar es que hay que esperar la llegada del futuro día del Milagro anunciado para constatar el cumplimiento de estas dos profecías tocantes a estos dos apóstoles de la Virgen, que nos deja entrever un signo de esperanza dentro del contexto escatológico de estas manifestaciones, en la que llegan más aprisa de lo que pensamos “los cielos nuevos y la tierra nueva” en la que se cristalizará la Plenitud del Reino de Cristo en la tierra y en la cual, como dice Pablo, “los muertos serán resucitados incorruptibles y nosotros seremos transformados” (I Cor. 15, 52).
El que tenga ojos, que vea.
Luis Eduardo López Padilla,
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Mar Sep 02, 2014 10:03 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Las profecías de Gog y Magog
«La Batalla y la Clave»
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

La lucha de la Iglesia y del Evangelio de Cristo en contra de las fuerzas del mal se ha dado desde sus orígenes y se plasma en la parábola del trigo y la cizaña, pero ahora hemos llegado al final de esta batalla que realmente muy pocos perciben en el mundo actual, que los hace incapaces de discernir los signos de los tiempos y entender lo que está pasando en el mundo de hoy en sus más profundas causas ontológicas, “porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni tampoco entienden".

En efecto, en ellos se cumple la profecía de Isaías, que dice:

“Ustedes oirán una y otra vez y no entenderán; mirarán y volverán a mirar y no verán. Porque el corazón de este pueblo se ha vuelto insensible, han cerrado sus ojos y tapado sus oídos, con el fin de no ver con los ojos y no oír con los oídos, ni comprender con el corazón” (Mt. 13, 10-17).

En esta guerra no escapa nadie. Todos los hombres estamos envueltos e inmersos y aunque los actores principales tienen un origen preternatural, seres invisibles que como demonios despliegan todo su poder angélico y astucia, son los hombres los que día a día libramos las victorias y derrotas. Así vemos varios frentes:

La batalla entre la cultura de la vida y la cultura de la muerte.

Los que apoyan principalmente las prácticas del aborto argumentando razones sin razón para cercenar desde el seno materno la sacrosanta vida que Dios ha infundido por su poder Creador desde el momento de la concepción. Este es uno de los delitos y pecados que más claman al cielo, pues la sangre derramada –muchos lo desconocen– es ofrendada al mismo Satanás. Se han recrudecido todas las manifestaciones anti-vida y lo peor está por venir. En esta lucha contra la cultura de la vida se encuentran las expresiones egoístas del hombre que degenera en toda clase de asesinatos, luchas fratricidas, terrorismo de diversa índole, guerras y todo aquello que lleva sin derecho alguno a arrancar la vida del prójimo de la que sólo Dios es dueño.

La batalla entre los derechos de Dios y los derechos de los hombres

Este es el resultado de un alarde de afrenta de los hombres contra el Creador en que se violan los preceptos de la Ley Eterna y la Ley Divino-Natural en pos de actos contra natura, como son la homosexualidad, el lesbianismo, el “matrimonio” entre personas de un mismo sexo y la adopción de menores por éstos.

La batalla entre la verdad y la mentira

Se promueven a través de los diversos medios de comunicación, oral y escrita, falsas filosofías y nuevas creencias, medias verdades, pensamientos esotéricos y ocultos que injurian a la Verdad anunciada por Jesucristo, a Su Persona, a Su Doctrina, a la fundación de Su Única y Verdadera Iglesia, a la Santísima Virgen, a la figura del Papa y su potestad como el Vice-Cristo en la tierra, y más.

La batalla entre la moral y la inmoralidad

La promoción descarada de anti-valores familiares, la ley del divorcio, de anticonceptivos, relaciones pre y extra-matrimoniales; la aceptación y regulación de las relaciones homosexuales y lésbicas, “igualándolas” al sacramento del matrimonio de parte de estas relaciones antinaturales, que han llevado a socavar los cimientos de la familia cristiana.

La batalla entre la libertad y la esclavitud

El estado niega la trascendente dignidad del ser humano como hijo de Dios, y viola sus derechos de libertad, de amar al único Dios verdadero, de profesar la religión y la Iglesia fundada por Cristo; en definitiva de lograr conquistar el bien común de la sociedad para que pueda perfeccionarse humana y espiritualmente.

La batalla de la luz vs las tinieblas

Pero lo más tenebroso de esta batalla es lo que se ha dado al interior de la Iglesia, la que han propiciado aquellos que debieran ser luz, ser ejemplo de vida, guías para los demás pero que se han convertido en aliados del demonio, por su amor al dinero, a los honores, a los placeres, al mundo de lo obscuro y a la búsqueda de reconocimiento personal, que ha llevado a sangrar internamente a la misma Iglesia de Cristo. Es así como se explican las palabras que dijera el Cardenal Ratzinger en el rezo del Vía Crucis en Roma, en el año 2005, poco antes de ser nombrado Papa:

“En esta hora de la historia, vivimos en la obscuridad de Dios”.

Son tonos obscuros y dramáticos en sus reflexiones sobre la realidad; una vez más, la sugestiva imagen de los males que afligen a la Iglesia:

“Señor, a menudo tu Iglesia nos parece una barca que está a punto de hundirse, en la que entra agua por todas partes”.

La barca tiene necesidad de un timonel vigoroso que le haga superar la tormenta. La reflexión insiste:

“Vemos más cizaña que trigo. La vestidura y el rostro tan sucios de tu Iglesia nos preocupan. Pero somos nosotros mismos quienes la manchamos. Somos nosotros los que cada vez traicionamos”

Esta es la realidad trágica que nos revela el Misterio de la Iniquidad o del mal del que hablaba el Apóstol Pablo. Quizá sea esta terrible crisis que incluye a la Iglesia, la que explicaría por qué a su misma Madre, a María Santísima, Madre de la Iglesia, se le ha llegado a censurar, a callar, e incluso a perseguir. ¿Cómo es posible que si nuestra Madre ha venido en nuestro auxilio para alertarnos de los tiempos que estamos viviendo, de la crisis que estamos experimentando y a mostrarnos cómo prepararnos, se le hayan cerrado las puertas y venga a resultar ahora que no pocas manifestaciones de Ella que por sus frutos espirituales y su mensaje muestran que la Mano de Dios estaba presente, sean perseguidas y reprimidas por los mismos pastores de la Iglesia? Este es el gran signo de contradicción que envuelve al Misterio de Dios.

Pero lo que está en juego no es poca cosa: es el destino de la humanidad y de la Iglesia. O se establece el Reino de Cristo en la tierra por medio de María o no se establece. O se cumple el plan querido por Dios desde el principio de los tiempos o no se cumple. Dicho en otras palabras, es necesario saber y conocer cuál era el propósito del Plan de Dios para el hombre desde el principio de los tiempos, para poder entender lo que está sucediendo ahora en esta batalla conclusiva del final de los tiempos, y lo más importante, lo que nos espera. Es decir, el Plan de Dios tuvo un principio querido por Él, y tendrá un final en que se cumplirá lo que se propuso desde siempre. Se cumplirá admirablemente el texto de Pablo a los Efesios:

“Dios ha querido ahora darnos a conocer el misterio de Su voluntad... Lo que Él se propuso en un principio para realizarlo en la plenitud de los tiempos: hacer que todo, lo de los cielos y lo de la tierra, quede restaurado en Cristo, bajo su jerarquía soberana.” (1,9 -10).  

Y es en la medida en que nos acercamos a este punto de la historia, en que la Escritura nos revela que el triunfo de Cristo está asegurado. Está anunciado por anticipado que en esta época la Iglesia tendrá un triunfo resonante y que habrá “cielos nuevos y tierra nueva donde more la justicia” (II Pedro 3, 13), pero primero tendremos que pasar por una gran prueba necesaria para que se pueda establecer el Reino de Cristo en la tierra por medio de María.

Así está escrito y así se cumplirá, pues Jesucristo dijo: “El cielo y la tierra pasarán pero mis palabras no pasarán” (Mt, 24,35).

María es la clave Metafísica para la Batalla

¿Quién es María? La verdadera esencia se descubrirá en el futuro inmediato. Decir ahora que sus privilegios son incomprensibles. Que es la única criatura que ha alcanzado una intimidad perfecta con la Trinidad: es Hija, Madre y Esposa de Dios. Nada puede expresar su altísima dignidad. Dios le ha dado todo. María Santísima es la única que tiene el derecho y potestad de hablar de Ella misma de modo absoluto. Así como Jesucristo habla de Sí mismo cuando dice: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida”, de la misma manera Ella se manifestó en Lourdes no diciendo: “Yo soy concebida sin pecado”, sino “Yo soy la Inmaculada Concepción”. Y en el futuro la Iglesia seguirá adornando con gemas inestimables la corona de esta Reina; pero nada será más esplendoroso y grandioso que el prodigio de haberse humillado muy por debajo de todo, cuando es Ella la llena de gracia: “¡He aquí la esclava del Señor! ”

María es la Mujer con cuerpo de Eternidad, la Bella de las bellas, el Templo del templo, el espejo de la Luz de luz. Pero, ¿cómo puede el hombre descubrir la grandeza de esta criatura celestial en su cuerpo perecedero, cuando su alma está oprimida por el pecado? Hace falta que abra su corazón y entonces todos los misterios que parecen insondables se le revelarán y entenderá entonces quién es realmente la Madre del Dios por quien se vive. En ese momento todo su ser será elevado y su corazón se regocijará y extasiará al contemplar y comprender el Plan Perfecto que María Santísima trae a sus hijos. Por eso la Virgen Santísima es la única criatura que puede sacar al mundo y a la Iglesia de la confusión por la que transitan. Y, lo hará por encargo de su Amadísimo Hijo y por decreto inescrutable del Padre Eterno.

Por eso repetimos que aunque millones de hombres no se den cuenta, María Santísima se ha convertido hoy en el signo y señal más importante de la presencia de Dios en este tiempo, y nunca como ahora la Iglesia habría tenido tan grande privilegio por la presencia, la misión y el triunfo que nos garantiza este Ángel Mayor, dispuesto a dar a unos hijos especiales, carismas para este tiempo que les posibilite ser nueva estirpe, carismas que son a la vez:

Dones
Capacidades
Aptitudes
Sensibilidad
Gracias
Sabiduría
Conocimientos

y que finalmente son reflejo del Mundo Septiforme de Dios del que María forma parte y nos quiere Ella participar; de ese mundo sobrenatural aquí en la tierra y luego en el Cielo.

Reflexión Final

Todo ha sucedido según estaba escrito… más no deseado.

Todo se desordenó. Se nos fue quitado el orden y la disciplina, se perdió la Paz Eterna y el Amor Perfecto, imperó la confusión.

Quisieron remedar a Dios y burdamente lo consiguieron…

Pero sobrevino el caos, aberraciones por todos lados y la soberbia cegó a los hombres. Se degollaron unos a otros.

Faltó el pan, el agua se contaminó y muchos inocentes perdieron la vida.

El resto fue azotado con toda clase de plagas, enfermedades y desearon la muerte.

Muerte que comienza en el Paraíso. Cuando el hombre escoge enfrentarse a Dios: la lucha entre el bien y el mal y todo tipo de calamidades se hacen presentes en la vida…

De la Vida Eterna se pasó a la mortal… de la incorruptibilidad a la corruptibilidad… de la luz a las tinieblas… de la presencia de Dios a la ocultación de su rostro… de la abundancia a la carestía… de la inmunidad a la enfermedad… de la translucidez a la opacidad… de la felicidad al dolor.

Dios anunció a una Mujer y a su linaje como determinantes en el triunfo del bien sobre el mal, que por primera vez ensombreció la Creación.

Y así se estableció el linaje vencedor, el restituidor, la esperanza.

“Y entonces vi al Vencedor. Sus ojos como llama de fuego, su manto empapado en sangre y alcanzó la victoria sobre la muerte...”
Luis Eduardo López Padilla,
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Mar Sep 02, 2014 10:07 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Las profecías de Gog y Magog
«Apocalipsis: Develando el Rostro de Dios»
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Hay quienes piensan que el universo y la vida del hombre es un proceso natural, cíclico, enmarcado en el devenir histórico del cosmos, donde cada período se repite de tiempo en tiempo. Pero no es así. La existencia del hombre y toda la creación en general es un poema gigantesco, un poema dramático en el cual Dios se ha reservado el inicio, la trama y el desenlace.

Dicho teológicamente: Creación, Redención y Parusía. Los personajes de este poema son los hombres con el buen o mal uso de su libertad, junto a la acción diabólica de Satanás y todos los demonios; más el primer actor y director de la orquesta es Dios, con toda su Sabiduría, Omnipotencia y Perfección.

Por eso, ante el negro y terrible panorama que se avecina, es preciso elevar nuestra mirada ante Aquél, “que es, que era y que ha de venir, el Todopoderoso...” (Ap 1,8,) que todo lo tiene previsto y calculado, pesado y medido (Sab 11,20), pues “aún todos los cabellos de la cabeza están contados” (Mt 10, 30) y Él ha juzgado en qué medida permite el mal (no creado por Él sino originado primero por la rebelión de sus ángeles, y luego por el mal uso de la libertad humana) para luego sacar de esos males grandes bienes.

La Profecía Magna del Apocalipsis

Es en la Profecía Magna del libro del Apocalipsis donde se delinea el Plan de Dios para estos tiempos. Es decir, el Apocalipsis es el libro profético que completa, ordena, integra y da coherencia a todas las profecías referentes a los últimos tiempos que se encuentran dispersas a lo largo y a lo ancho de la Sagrada Escritura. Dicho de otra forma, los temas relativos a los últimos tiempos presiden y terminan la predicación de Jesucristo, y es en el Apocalipsis donde encontramos las herramientas que nos van a permitir dar orden y unidad a todas estas profecías relativas a los últimos tiempos, cuyo tema principal es anunciar precisamente cómo Jesucristo establecerá su reinado en la tierra (Parusía), superando a las fuerzas del mal (misterio anticrístico de la iniquidad), porque a Él le corresponde “quebrar a los pueblos con cetro de hierro” (Sal 2, 9), porque “Él debe reinar hasta que ponga a todos sus enemigos bajo sus pies” y entregue a su Padre el reino “después de haber destruido todo principado, dominación y potestad ” para que entonces “Dios sea todo en todos”(I Cor 15, 24 – 28).

La escatología cristiana (del griego esjatos que significa “lo último”) está forjada de dos piezas contrarias y correspondientes que forman la historia sobrenatural del hombre, las fuerzas intrahistóricas que dependen de su libre albedrío y las intervenciones meta-históricas que dependen de los planes inconmovibles de Dios. Aquí surgen entonces el Anticristo y la Parusía. Dos piezas que corresponden a la esencia creada del hombre, pues ni él se ha dado la vida ni la conserva por sus propias fuerzas. Sólo puede orientar el movimiento libre de su voluntad, y ése será necesariamente hacia el Anticristo o hacia la Parusía. Dicho de otro modo, o el hombre trabaja para el Anticristo o trabaja para la Parusía, aunque no siempre sea consciente de ello, pero siempre responsable por la culpabilidad de su ignorancia.

Por tanto hay que preguntarse, ¿se han cumplido las señales profetizadas? Sí, los signos se han cumplido, los signos se han realizado. Incluso, ¿qué importa que los hombres no los vean? ¿Más aún, no es otro gran signo de los tiempos profetizado el que los hombres no los vean? Desdichados pues los que no ven los signos y probablemente también desdichado o afortunado el que los ve. Que la lucha está llegando a su desenlace y la corrupción del mundo está tocando la raíz de todo.

Profeta y Profecía

El don de entender las profecías es como el don de profetizar, de suyo no requiere la ciencia sino que brota de la fe misma del hombre. De hecho el profeta no necesariamente es santo, aunque debiera serlo, ya que la profecía es una gracia gratuita. Así pues los signos se han cumplido y es necesario que el hombre los discierna, urge que los discierna, so pena de morir y morir eternamente.

El término profecía tiene dos connotaciones: respecto a su acepción verbal o referida a la persona que profetiza, es decir al profeta, significa tanto hablar a nombre de Dios como vaticinar. En cambio, usado como nombre común (profecía) o como calificativo (profético) se usa exclusivamente o casi siempre para designar una predicción.

Profecía Atípica en su Forma y en su Fondo

La profecía del Apocalipsis es muy particular y de alguna manera atípica, tanto por su forma como por su contenido. En cuanto a su forma, el mensaje sin duda es especial y altamente desconcertante para quien lo lee si no dispone de una interpretación adecuada. Pero el aspecto más excepcional de la profecía apocalíptica es el hecho de que se trata de una revelación hecha directamente por Jesucristo nuestro Señor, muerto y resucitado, triunfante y glorioso. “Yo soy el Alfa y el Omega, el Primero y el Último, estuve muerto, pero ahora estoy vivo por los siglos de los siglos... escribe pues, lo que has visto, lo que ya es y lo que va a suceder más tarde” (1, 17 – 19). Se trata pues aquí de un texto perfectamente literal. Consecuentemente, si uno asume con seriedad lo que el apóstol Juan nos está diciendo, debemos creer entonces que se trata de un dictado en el que se relata al discípulo lo que “ya es”, es decir, lo que ya es cosa pasada cuando Juan recibe el mensaje, o dicho en otras palabras, la primera etapa de la historia de la Iglesia. Pero también Jesucristo dice “lo que va a suceder más tarde”, es decir, historia que todavía no tenía cumplimiento en la vida del apóstol Juan. Asimismo, en varias ocasiones en el texto del Apocalipsis, aun cuando quien se comunica con Juan es a veces un ángel, o son ancianos u otros seres, la voz de Cristo no deja de oírse a lo largo de todo el mensaje. El Apocalipsis se cierra con las palabras de Cristo: “¡Mira, vengo pronto!” (22, 7).

También la profecía apocalíptica es muy singular y resalta la importancia de este mensaje por el hecho de que es el Padre Eterno quien certifica la veracidad de las palabras contenidas en este libro. “Entonces dijo el que está sentado en el trono... estas palabras son ciertas y verdaderas” (21,5). Y por si lo anterior no fuera suficiente, existe un texto que resulta de llamar la atención porque es una advertencia a cuya violación merece una terrible sanción, al grado de que ¡no hay otra igual en toda la Sagrada Escritura! El texto dice así:

“Yo advierto a todo el que escuche las palabras proféticas de este libro: si alguno añade algo sobre esto, Dios echará sobre él las plagas que se describen en este libro y si alguno quita algo a las palabras de este libro profético, Dios le quitará su parte en el Árbol de la Vida y en la Ciudad Santa que se describen en este libro” (22, 18 – 19).

Esto nos dice claramente cuán importante es la interpretación rigurosamente literal como punto de partida y base para encontrar el significado de lo alegórico y de lo simbólico.

Y además deja en claro que el libro empieza y termina diciendo que es “bienaventurado el que lea, escuche o guarde las palabras proféticas del libro”(1, 3; 22,7), por lo que no se trata sólo de una profecía más, sino que es una profecía tan y tan importante que es causa de bienaventuranza leerla, conocerla y respetarla. De lo anterior se sigue que si el Apocalipsis afirma que es “bienaventurado”“el que lea”,“escuche”y“guarde” las palabras proféticas transmitidas por Juan es porque dentro del Plan de Dios el mensaje obviamente estaba hecho para ser entendido. Es decir, si hasta ahora no ha sido entendido del todo – y vaya que ha habido grandes comentadores en estos veinte siglos de historia de la Iglesia – lo único que indica es que el libro estaba destinado para ser entendido con mayor claridad a partir de este siglo XX que terminó, cuando precisamente se han venido cumpliendo las señales, o sea, el Kairós, el “tiempo aproximado” que Jesucristo nos invitó a discernir para que supiéramos que el “tiempo medido”, o sea, el Kronos, estaba cerca, a las puertas. Por tanto, el Apocalipsis es la cúspide y la clave de todas las profecías del Antiguo y Nuevo Testamento. Asimismo, es la llave para entender la metafísica de la historia de la Iglesia y del mundo por extensión.

Escuelas de Interpretación

Tocante al Apocalipsis, existen diversas escuelas de interpretación, pues hay quienes piensan que todo ya se cumplió en la época de las persecuciones romanas; otros dicen que su significado es simbólico o alegórico; o que todo tiene un sentido espiritual. En realidad todas estas escuelas tienen parte de verdad, pero es importante seguir como pauta primaria los lineamientos trazados por el Papa Pío XII, quien en su encíclica “Divino Afflante Spíritu” de noviembre 30 de 1943, dice que la interpretación literal debe prevalecer sobre el sentido alegórico y figurado, y a su vez éste se debe sujetar al sentido literal que siempre será primero. Siguiendo este criterio lo que a nosotros nos interesa es tener un sentido global y unitario del mensaje apocalíptico para poder ubicar y dar sentido a todas las grandes visiones parciales, que como partes, integran el libro de Juan en un todo. Es pues fundamental e imperativo buscar siempre el sentido literal. Sin embargo, la interpretación literal tiene sus límites. Cuando una interpretación ha sido manifiestamente contradicha por los sucesos es claro que hay que abandonarla, así como cuando es imposible o absurda. Fuera de ese caso, hay que interpretar siempre en forma literal. Por tanto, podemos decir lo siguiente: desde la antigüedad y hasta la época de Santo Tomás de Aquino, la interpretación que prevaleció fue la tradicional, es decir, se creía que:

1.El libro de San Juan, aun cuando no se entendiese del todo su significado, comprendía todo el tiempo de la Iglesia, o sea, desde Cristo nuestro Señor hasta el fin del mundo;
2.Que lo que el Apocalipsis describía con símbolos no era otra cosa que la lucha entre el bien y el mal, es decir, la lucha entre “las dos ciudades” a las que se refería San Agustín;
3.Que esta descripción incluía las tribulaciones de la Iglesia que culminaban con el Anticristo personal descrito por San Pablo (II Tes) el cual sería vencido por nuestro Señor en su Parusía;
4.Que tras esta victoria vendría el llamado Milenio, el establecimiento del Reino de Cristo con algunos santos resucitados en la tierra;
5.Y que al final del Milenio vendría el fin del mundo con el juicio final y la resurrección universal de los muertos.

La Figura y lo Figurado de una Visión

Es común en las profecías y parece ser una ley de la inspiración profética, la superposición de dos sentidos literales, uno inmediato y otro mediato. Es decir, el vidente predice un suceso próximo, en el cual “ve por transparencia” otro suceso mayor, más remoto, difícil y misterioso. De esta manera el modelo inmediato o figura que tenía Juan delante de sus ojos era la lucha con el Imperio Romano, su caída y destrucción; pero lo figurado u objeto principal de la profecía es la última persecución, la Gran Tribulación y el triunfo sobrenatural de la Iglesia, vistos pues por transparencia.

Por ejemplo, las cartas a las 7 Iglesias que prácticamente inician el libro del Apocalipsis son figura de edades futuras de acontecimientos históricos que se darían en el curso de la historia cristiana, es decir, 7 edades de la Iglesia universal. En otras palabras, cada una de las 7 Iglesias era figura de una época futura de la historia cristiana y esa época sería lo figurado. Por tanto lo figurado es el verdadero objeto de una profecía mientras que la figura es un acontecimiento contemporáneo al Apóstol Juan en el tiempo en que escribía.

En la Biblia, por ejemplo, vemos constantemente referencias de personas y acontecimientos pasados con personas y acontecimientos del futuro; personas y hechos que son figuras y personas y hechos que son lo figurado en estas figuras. La palabra figura la usa San Pablo (Romanos 15, 14)  cuando habla del primer hombre, Adán, como tipo del que había de venir, Jesucristo. La palabra figurado la encontramos en la I Carta de San Pedro (3,21) referida al Arca de Noé en la que se salvaron del diluvio ocho personas y que era figura del bautismo por el que todos nos salvamos. Otros ejemplos de la Sagrada Escritura son el patriarca Abraham como figura del Padre Celestial, que no vacila en sacrificar a su único hijo e Isaac es figura del Hijo de Dios, que acepta el sacrificio redentor. Melquisedec, un personaje muy misterioso del que la Carta a los Hebreos dice que “era sin padre ni madre ni genealogía” (7,1-3) es tipo o figura de Cristo, Sumo y Eterno Sacerdote; y el sacrificio de Melquisedec con pan y vino es el tipo o figura del sacrificio-sacramento eucarístico hecho por Jesucristo en la Última Cena. Tipo de Cristo también era aquella serpiente de bronce que erigió Moisés en el desierto para que quienes la miraran pudieran salvarse de la mordedura de las serpientes del castigo de Dios.

El Discípulo Amado

Así, paso a paso vamos abriendo las puertas del Misterio de Dios que Juan nos ofrece en el libro del Apocalipsis. Juan fue identificado en los Evangelios como el discípulo amado, el que tuvo la dicha de recostar su cabeza sobre el pecho de nuestro Señor en la Última Cena. Y por alguna razón poderosa Jesucristo lo escogió para ser el instrumento de la Revelación más importante, en nuestra opinión, de la Sagrada Escritura. Este apóstol se encuentra además envuelto en un gran misterio, porque amén de que el Señor lo escogió siempre para los casos solemnes, como fue la Transfiguración en el Monte Tabor, la resurrección de la hija de Jairo y la oración en el Huerto de los Olivos, fue el único de los apóstoles que estuvo presente en la crucifixión de Jesucristo y con la especial circunstancia de que el Señor, poco antes de morir, desde lo alto de la cruz le encomendó la custodia de su Santísima Madre. “Hijo, he ahí a tu madre y Mujer, he ahí a tu hijo” (Jn 19, 26-27), lo que nos indica que Juan representó en ese instante a todo el género humano, lo que no es poca cosa.

Por eso no nos sorprende que Jesucristo se haya referido de él con las siguientes palabras que le dijo al Apóstol Pedro poco antes de la Ascensión: “Si Yo quiero que este se quede hasta que Yo vuelva, ¿a ti qué?” (Jn 21,22). Lo cual nos sugiere que este evangelista no ha muerto, y que se ha mantenido escondido en algún lugar de incógnito. Es en el propio Apocalipsis que un ángel de gran poder le dice a Juan lo siguiente: “Es preciso que de nuevo profetices a los pueblos, a las naciones, a las lenguas y a los reyes” (10,11). Y por eso San Hilario, San Gregorio Magno, San Ambrosio y San Francisco de Sales creían, como también algunos discípulos de Juan, que éste no había muerto y que vendría en los tiempos finales para profetizar nuevamente a los hombres y que eso significaría las palabras “es necesario que profetices de nuevo”.

Además de lo anterior, varios Padres de la Iglesia han dicho que Juan Evangelista sí murió en Éfeso, pero que su alma fue llevada al Paraíso y que su cuerpo incorrupto resucitará en la época del Anticristo y se unirá a Elías y a Enoc para predicar el Evangelio y luchar contra el Dragón infernal. Esta es la opinión de San Efrén, San Hilario y San Epifanio. Sea lo que fuere es claro que Juan está envuelto en un gran misterio. Es el discípulo que se encuentra representado por el Greco con el cáliz en su mano derecha y de cuyo vaso surge un Ave Fénix, que simboliza el renacer de las cenizas, y que expresa el cambio y transformación que se va a dar en la humanidad a partir de la Parusía de Cristo, cuyos pormenores y características están místicamente profetizados en el Apocalipsis, lo que convierte a Juan en el representante especial del género humano en esta hora decisiva de la historia.

Luis Eduardo López Padilla,
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Jue Sep 18, 2014 8:29 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Las profecías de Gog y Magog
«Una novedad sobre el Tercer Secreto de Fátima»
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Hay una novedad sobre el tema del "Tercer Secreto de Fátima", una profecía que parece acercarse a pasos acelerados a su realización final. Se encuentra en una publicación oficial del Carmelo de Coimbra, monasterio en el que vivió la verdadera Hermana Lucía cerca de un año, muriendo allí el 31 de mayo de 1949. El libro se llama "Un caminho sob o olhar de Maria" y es una biografía de la vidente de Fátima, escrita por las hermanas, con documentos inéditos de Sor Lucía.

Conviene recordar que en 1943, estando con las Hermanas Doroteas en España, la Hermana Lucía se enfermó gravemente. Su superior, Mons. Da Silva, temiendo su muerte, le ordenó escribir las revelaciones de que fue objeto en 1917.

La Hermana Lucía dudaba que la orden de su superior fuese realmente la Voluntad de Dios, y pidió en la oración le fuera manifestado lo que debía hacer.

Hacia las 4 de la tarde del día 3 de enero de 1944, en la capilla del convento, ante el sagrario, cuando la Hermana Lucía pedía a Dios darle a conocer su Voluntad, tuvo una experiencia espiritual: "Sentí entonces que una mano amiga, afectuosa y materna, me toca el hombro. Fue la Madre del Cielo que me dijo: quédate en paz y escribe lo que te mando, pero no aquello que te ha sido dado comprender de su significado", aludiendo al significado de la visión que la misma Virgen le había revelado en 1917, es decir, la "tercera parte" del mensaje.

"Inmediatamente después ‒dice la Hermana Lucía‒ sentí el espíritu inundado por un misterio de luz que es Dios y en El he visto y oído: la punta de la lanza como una llama que se separa, toca el eje de la Tierra y ésta tiembla: montañas, ciudades, regiones y pueblos son sepultados con sus habitantes. El mar, los ríos y las nubes salen de sus límites, desbordándose, inundando y arrastrando en un torbellino casas y personas en un número que no se puede contar, es la purificación del mundo del pecado en el cual está inmerso". "Llama que se separa" parece hacer referencia a lo que hoy se conoce como una explosión solar.

"El odio, la ambición, provocan la guerra destructiva. Después he sentido en el palpitar acelerado del corazón y en mi espíritu una voz ligera que decía: "en el tiempo, una sola fe, un solo bautismo, una sola Iglesia, Santa, Católica, Apostólica. ¡En la eternidad, el Cielo! Esta palabra 'Cielo' llenó mi corazón de paz y felicidad, de tal modo que, casi sin darme cuenta, continué repitiendo por mucho tiempo: el Cielo, el Cielo".

Con esa fuerza sobrenatural, y sabiendo ya que sí era Voluntad de Dios, Sor Lucía tuvo la posibilidad de escribir las revelaciones de 1917, a excepción de las palabras explicativas de la Virgen sobre la tercera parte de las revelaciones. Por su gran decaimiento físico y por la indicación de la Santísima Virgen, Lucía logró completar el Tercer Secreto hasta el día 9 de enero, una vez que recuperó las fuerzas. Lo escribió no ya en su diario, sino en una pequeña hoja de papel.

Es evidente que en los documentos que escribió y fueron enviados a El Vaticano, no viene la referencia a las palabras que escuchó de la Virgen María aquel 3 de enero de 1944, pues su superior solo le había ordenado escribir las revelaciones de 1917, no lo que le pasó ese día.

Hasta ahora, solo se ha conocido oficialmente la visión del Tercer Secreto, dada a conocer por El Vaticano en junio del año 2000. Pero no se han dado a conocer de manera pública ni las palabras explicativas de la Virgen, a la visión de 1917, ni las palabras que le dirigió la Virgen en la capilla del convento en 1944. Nosotros dimos a conocer el documento con las palabras explicativas de 1917 (ver "El Verdadero Tercer Secreto de Fátima") y ahora reproducimos las palabras que recibió Lucía en 1944, tomándolas de la biografía publicada por el convento de Coimbra.

Así tenemos que esos documentos, no dados a conocer oficialmente por El Vaticano, se refieren a dos elementos distintos: una tragedia natural y cósmica para el mundo, y una gran apostasía y crisis dentro de la Iglesia. Dos pruebas apocalípticas al final de las cuales ‒dijo Nuestra Señora en Fátima‒ "Mi Inmaculado Corazón triunfará".

A este esperado "triunfo" hizo referencia Benedicto XVI en 2010: "Que los siete años que nos separan del centenario de las apariciones (2017) puedan acelerar el triunfo previsto del Inmaculado Corazón de María, para gloria de la Santísima Trinidad".

Con la publicación de la biografía de Sor Lucía por parte de Coimbra sabemos ahora de dónde tomó el Papa San Juan Pablo II la idea de que Fátima está relacionada con una catástrofe cósmica que afectará enormemente la Tierra.

En efecto, cuando el Papa viajó a Alemania en 1980, un periodista le preguntó, en una rueda de prensa organizada en la ciudad de Fulda, si era auténtico el Tercer Secreto de Fátima filtrado en 1963 por el periódico Neues Europa , y porqué no se publicó en 1960 como lo había pedido la Santísima Virgen.

La respuesta del Papa fue publicada en la edición de octubre de la revista alemana Stimme des Glaubens: "Por su contenido impresionante, y para no estimular al poder mundial del comunismo a llevar a cabo ciertas medidas, mis predecesores prefirieron darle al Secreto un trato diplomático. Además, debería bastar a todo cristiano saber que el secreto habla de que océanos inundarán continentes enteros, y que millones de personas morirán repentinamente, en minutos. Con esto en mente, no es oportuna la publicación del mensaje. Muchos quieren saber simplemente por curiosidad y sensacionalismo, pero olvidan que el saber implica responsabilidad. Ellos pretenden solo satisfacer su curiosidad, y eso es peligroso si al mismo tiempo no están dispuestos a hacer algo".

Indirectamente, Juan Pablo II confirmaba que era auténtico el texto "diplomático" filtrado por Neues Europa, y nos deja ver cómo El Vaticano mezcló diversas apariciones de la Virgen María con las palabras dirigidas a Lucía en la capilla del convento de Coimbra en 1944. Debido a la tensión internacional y a las concesiones secretas que El Vaticano hacía con el comunismo ruso, el Papa Juan XXIII prefirió no dar a conocer el Tercer Secreto, sino que lo envió por vía diplomática a los presidentes de Estados Unidos, John F. Kennedy, de la Unión Soviética, Nikita Kruschev y de Inglaterra, McMillan.

Ahora que tenemos el panorama completo, y si retomamos la intuición que el Vicario de Cristo Benedicto XVI tuvo en el año 2000, de que en el centenario de las apariciones de Fátima (2017) se alcanzará "el triunfo previsto del Inmaculado Corazón de María", podemos concluir que en estos tres años que tenemos por delante se dará la Guerra, el Gran Aviso y el Rapto de los Santos, así como el Milagro y el Castigo, que bien puede ser esa lanza de fuego que mueve el eje de la Tierra y ocasiona terremotos y el hundimiento de continentes enteros.
Parece que el futuro nos está alcanzando.

http://www.ultimostiempos.org/7-noticias/164-novedad-fatima
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Jue Sep 18, 2014 8:38 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Las profecías de Gog y Magog
«La Iglesia Divina y Humana en el Plan Salvífico de Dios»
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
¡Qué confusión! Qué lamentable discernimiento de las profecías; no sólo las bíblicas sino particularmente las llamadas privadas.

Por exceso o por defecto la confusión es alimentada tanto por la incapacidad de no discernir los signos de los tiempos y anunciar desde las cátedras, púlpitos, medios de comunicación, redes sociales “que no pasa absolutamente nada y que esta época nada tiene que ver con llamadas o anuncios apocalípticos”; como por aquellos que desde las mismas atalayas en todo quieren ver “conspiraciones, guerras mundiales, cismas, sedes vacantes, herejías, antipapas”, con la manía de querer adelantar sucesos y eventos profetizados en el aquí y ahora, provocando con ello un descrédito profético, que el tema escatológico se relaje y quede manifiestamente ridiculizado.

Lo anterior no pasaría de ser anecdótico si no fuera porque está en juego el destino eterno de las almas. Finalmente la profecía tiene un propósito y ese don a quien se le ha legado tiene como objetivo alertar, señalar y preparar el cuerpo, alma y espíritu del ser para los eventos anunciados de parte del Cielo, cuya finalidad es facilitar el cumplimiento de la Voluntad de Dios en cada uno y cimentar el camino hacia la salvación eterna. Lo mismo ocurrió con los profetas del Antiguo Testamento que llamaban a la conversión, como el anuncio del Nacimiento del Mesías y principalmente la profecía referente a Su Parusía o Manifestación en el Final de los Tiempos con todos los eventos que le han de preceder, que serán la mar de terribles y la mar de esperanzadores.

Debo reconocer que desafortunadamente el que esto escribe, hace unos años, también fue probado en estas circunstancias y en ciertos casos no superé la prueba. Por eso, pasada esa amarga y dolorosa experiencia su servidor se ha vuelto mucho más estricto en el discernimiento y a la vez más prudente para sopesar con sentido común y a la luz del Espíritu Santo la miríada de eventos y sucesos que conforman este periodo histórico que ocurrirán en los próximos años, que serán muy largos en sufrimiento, angustia, prueba, lucha, dificultad pero por encima de todo esperanzadores, porque la profecía precisamente nos ha asegurado que si somos fieles seremos premiados como herederos del Reino Eterno y adicionalmente merecedores de todos y cada uno de los “premios” que son descritos con profundo sentido místico en las 7 Iglesias del Apocalipsis, a saber:

1.Serán sacerdotes de Jesucristo y reinarán con Él por mil años, o un tiempo largo según sus méritos y obras buenas (Apoc. 20, 69).
2.Sobre ellos no tendrá poder la segunda muerte, es decir, el infierno (Apoc. 2, 11; 20, 6).
3.Sobre ellos no tendrá poder ni la muerte, ni el pecado, ni podrán ser tentados, pues ya estarán santificados en la Gracia (Apoc 2, 11).
4.Serán llamados “vencedores” y gozarán del Árbol de la Vida que estará en el centro del Paraíso de Dios (Apoc 2, 7).
5.Se les dará un Nombre Nuevo que nadie conoce sino el que lo recibe (Apoc 2, 17).
6.Se les entregará el lucero de la mañana, esto es, Cristo mismo (Apoc 2, 28).
7.Cristo les dará el poder sobre las naciones (Apoc 2, 26).
8.Serán revestidos con vestiduras blancas y Jesús los reconocerá delante de su Padre y de sus ángeles (Apoc 3, 5).
9.Serán columnas en el Santuario de Dios, del que no saldrán ya jamás (Apoc 3, 12).
10.Tendrán grabado en su frente el Nombre de Dios, el de la Ciudad de Dios (Apoc 3, 12), la Nueva Jerusalén que baja del cielo enviada por Dios y el nombre nuevo de Jesucristo, el Verbo del Padre, el Amén del Padre.
11.Se sentarán con Cristo en su trono, como Cristo también venció y se sentó con su Padre en su trono (Apoc 3, 21).

Así pues, fatal para quienes han torpe, soberbia y quizá dolosamente señalado a este Papa como el antipapa, o el último Papa de la Iglesia dizque por ser el Petrus Romanus o el Papa que huirá de Roma; para quienes ven ya el cisma consumado de la Iglesia y la Gran Babilonia con el Concilio Vaticano II; para quienes terminó la sucesión de Pedro con Pío XII porque a su juicio la Cátedra de Pedro se ha vuelto la cátedra de Satanás; para quienes quieren ver el cisma anunciado entre Benedicto y Francisco; para quienes piensan que ya comenzó la Última Semana de Daniel y por tanto el 2021 será el año de la Parusía; para quienes creen que el asunto de Fátima es capítulo cerrado; para quienes difunden mensajes por internet supuestamente del Cielo sin el más mínimo discernimiento y rigor académico, mezclando el trigo y la cizaña; para quienes mandan correos poniendo en duda gravísima las palabras de Jesucristo sobre la fe de Pedro, juzgando al Papa por cada gesto o palabra que dice o escribe; para quienes no ven nada y afirman que faltan miles de años para que venga el Apocalipsis; en una palabra, para aquellos que teniendo ojos “no ven” y teniendo oídos “no oyen”. "¡ Ay de los que llaman al mal bien y al bien mal, que tienen las tinieblas por luz y la luz por tinieblas, que tienen lo amargo por dulce y lo dulce por amargo" (Isaías 5:20).

Es una pena todo esto, pues se supone que conforme se acercan las profecías debiera ser mucha más clara su comprensión, pero para muchos no ha sido así. Por tanto, para analizar cada uno de estos aspectos, y según lo prometimos en nuestro artículo anterior, iremos analizando parcialmente las profecías contenidas en el Apocalipsis y las llamadas profecías privadas sobre el devenir del mundo y de la Iglesia. Y queremos comenzar afianzando la fe en la Esposa de Cristo, la Iglesia Una, Santa, Católica y Apostólica fundada por Nuestro Señor Jesucristo que es Dios y que por tanto es divina, pero también humana pues está compuesta por hombres que somos pecadores y que la hemos afeado con nuestras malas obras, infidelidades, negaciones, críticas, murmuraciones y faltas de correspondencia a la Gracia divina.

Dios Uno y Trino

Cuando Jesucristo fundó su única Iglesia perseguía un solo propósito y era transmitir en ella la misma misión y el mismo mandato que Él había recibido de su Padre. En efecto, ya el Concilio Vaticano I había declarado que Cristo “Pastor Eterno, decidió fundar la Santa Iglesia para perpetuar la obra salvífica de la redención” (Denzinger: 1821, El Magisterio de la Iglesia. Ediciones Herder. Barcelona 1963).

Y Cristo es la cabeza de esa Iglesia y a través de Él nos viene la salvación, pues Él es Dios, el Hijo Unigénito del Padre y en el que se cumplieron todas las profecías. Así, quiso Él orientar a todos los hombres hacia esa salvación eterna cuando fundó su Iglesia. Por tanto, la Iglesia no es sino una comunidad de fieles que profesando una misma fe, viviendo una misma ley, participando de unos mismos sacramentos y obedeciendo a un mismo pastor, buscan la salvación eterna de su alma.

Y es a través de las notas esenciales que tiene la Iglesia que podemos distinguirla como la Verdadera Iglesia de Jesucristo porque sólo ella es Una, Santa, Católica y Apostólica.

Una

La perfecta unidad de la Iglesia en su dogma, moral, culto y gobierno, a través de 2,000 años de existencia y en todo el mundo, no tiene explicación natural; no sería posible si la Iglesia no fuera Institución Divina, asistida directamente por Dios y gobernada por el Espíritu Santo.

Cuando el Papa Juan XXIII llamó fraternalmente “hermanos separados”, y luego Paulo VI llama “Iglesias que no están en perfecta comunión con la Iglesia de Roma” es que se apartaron de la unidad de la Iglesia desde el siglo V, cuando surgieron la iglesia copta, armenia y abisinia. Luego Focio, ilegítimo Patriarca de Constantinopla, rompió con la Iglesia en el siglo IX, y pronto se dividiría su iglesia de Constantinopla en muchas iglesias cismáticas, como la de Jerusalén, Antioquía, Chipre, Grecia; y después, Rusia, Bulgaria, Rumania, gobernadas por patriarcas. Luego en el siglo XVI, el protestantismo fue como un rayo que dividió la cristiandad europea rompiendo la unidad de la fe en mil pedazos, ya que surgieron incontables sectas por todos lados.

Esta tendencia de desunión tiene un sinnúmero de causas que habría de encontrar tanto en la filosofía como en la política, y en la misma religión.

Santa

Pero la Iglesia también es santa, porque Cristo la fundó para santificar a los hombres, y se fundamenta en sus sacramentos que son santos; y en su fin que es santo, manifestando el mismo Jesucristo su fuerza santificadora en su doctrina, “Yo les he comunicado tu doctrina, santificándolos en la verdad,”  (Jn 17, 17) y San Pablo remata diciendo: “Jesucristo amó a su Iglesia y se entregó para santificarla, a fin de hacerla santa e inmaculada” (Ef 5, 27).

Católica

Asimismo, la Iglesia es católica, porque Jesucristo la estableció para todos los pueblos y para todos los tiempos, tal y como lo sentenció al decir primero: “Id y enseñar a todas las naciones” (Mt 28,19); y después: “Me serviréis de testigos hasta los confines del mundo” (Hch 1,Cool.

La Iglesia no es católica por el hecho de estar extendida hoy en día por toda la Tierra y contar con más de 1,000 millones de fieles. La Iglesia es católica desde el mismo día de Pentecostés, pues ya desde ese momento estaba intrínsecamente inserta en el mundo. No es un asunto de cifras sino de su propia naturaleza con la que la impregnó Su Fundador.

Apostólica

Y finalmente, es apostólica porque ha mantenido una continuidad a través de los siglos partiendo de los mismos apóstoles, garantizada por una sucesión interminable hasta el fin del mundo.

Visible, Perpetua, Inmutable, Infalible

Pero también la Iglesia tiene otras cualidades como son su visibilidad, es decir, una sociedad visible a través de Jesucristo y del signo del bautismo para pertenecer a Ella. Y Cristo quiso que fuera visible a través de medios externos como los sacramentos, la predicación, la autoridad, etc. para que los hombres pudieran identificarla y acudieran a Ella, particularmente en su cabeza visible que es la persona del Romano Pontífice. De ahí el dicho ubi Petrus, ibi ecclesia, ibi Deus, o sea, donde está Pedro, ahí está la Iglesia y ahí está Dios.

También la Iglesia es perpetua, pues Cristo dijo: “Yo estaré con vosotros hasta el fin de los siglos” (Mt 28, 20).

Es inmutable, pues ha conservado y conservará el tesoro inagotable que recibió de Cristo, a saber, su dogma, la moral y los sacramentos.

Y por último, la Iglesia es infalible, o sea, que no puede errar en asuntos de fe y moral. Así lo dice Jesucristo: “El que crea y se bautice se salvará.”(Mc16, 16) Y esto aunque a muchos les moleste hoy en día, donde se ha hecho rutina criticar al Papa y denostar a la Iglesia; pero esto sólo responde a que la Iglesia está formada por hombres y nosotros somos imperfectos y pecadores. Pero Su Fundador, no. Él es Dios.

El Mesías Verdadero

Que nadie se confunda pues. Sólo en Jesucristo se han cumplido todas las profecías, que lo identifican no sólo como el Mesías sino como Verdadero Dios:

•Los profetas anunciaron el tiempo en que aparecería, así como las principales circunstancias de Su Nacimiento, Vida, Pasión, Muerte, Resurrección y Ascensión; así como la fundación de Su Única y Verdadera Iglesia.
•Acerca del tiempo en que aparecería, Daniel anunció que desde el edicto para reedificar a Jerusalén hasta la muerte del Mesías no alcanzarían a transcurrir 70 semanas de años, (9,24) y efectivamente al final de la penúltima de las 70 semanas murió el Salvador. Por su parte Jacob profetizó que el cetro real no sería quitado a la familia de Judá hasta la venida del Mesías (Gen 49,10). Por lo que cuando los judíos le pedían a Pilato la condenación de Cristo y le decían “no tenemos otro rey sino al César” atestiguaban sin advertirlo el cumplimiento de esta profecía (Jn.19, 15).
•Sobre Su Nacimiento, Miqueas profetizó que nacería en Belén (5,2) e Isaías de una Madre Virgen que saldría de la tribu de Judá y que vendrían a adorarlo los Reyes de Oriente (7,14).
•Sobre Su Vida, predijeron entre otras cosas que enseñaría públicamente teniendo por auditorio a los pobres (Is 61,1 y 28,19); que sería taumaturgo, legislador y sacerdote eterno. (Dt 18,18 y Sal 109,4).
•Sobre Su Pasión y Muerte, los profetas predijeron numerosas circunstancias, por ejemplo, que sería vendido en 30 monedas de plata (Zac 11,12), abofeteado y escupido (Is 50,6), azotado y despojado de sus vestiduras (Is 56,4), que echarían suerte sobre éstas (Sal 21,19), que le taladrarían las manos y los pies (Sal 21,18) y le darían a beber hiel y vinagre (Sal 48,12).
•Sobre Su Resurrección y Ascensión, David en sus salmos predijo que Jesucristo no experimentaría la corrupción del sepulcro (Sal 48,12) y que subiría a los cielos (Sal 23,7).
•Sobre Su Iglesia, anunciaron que el Mesías establecería un nuevo y purísimo sacrificio (Mal 1,11) y un nuevo sacerdocio; que fundaría un reino espiritual, el cual habría de extenderse hasta los confines del mundo y nunca sería destruido (Is 9,7).

Y todo lo anterior sin considerar que Jesucristo es Hijo de Dios por naturaleza, y que así lo confirmaban las profecías como el único y verdadero Dios, amén de las múltiples profecías que el mismo Jesucristo anunció y que se cumplieron en Él, junto con todos los milagros que prueban no sólo su carácter mesiánico sino Su misma Divinidad, dando testimonio de sí mismo y de su Padre, así como el mismo Padre dio testimonio de Él: “Este es mi hijo amado en quien tengo todas mis complacencias, escuchadle” (Mt 3,17 y 17,5).

Y este mismo Jesucristo dijo que los poderes del infierno no prevalecerían sobre Ella, sobre su Iglesia (Mt 16,18).
Luis Eduardo López Padilla
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Jue Sep 18, 2014 10:14 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Las profecías de Gog y Magog
«Noli me Tangere - No me Toques»
 [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
El mayor tesoro de la Iglesia es el Sacramento de la Eucaristía. La Sagrada Eucaristía es ni más ni menos que el verdadero Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Nuestro Señor Jesucristo, Verdadero Dios y Verdadero Hombre.

El Concilio de Trento definió el Santísimo Sacramento con precisión y cuidado:

“Así como, de entre todos los sagrados misterios que el Señor nuestro Salvador nos encomendó como instrumentos certísimos de la Divina Gracia no hay ninguno que pueda compararse con el Santísimo Sacramento de la Eucaristía, así también no ha de temerse de Dios castigo más grave de pecado alguno que, si cosa tan llena de toda santidad o, mejor dicho, que contiene al Autor mismo y fuente de la santidad, no es tratada santa y religiosamente por los fieles” (Catecismo Romano del Concilio de Trento, Parte II, cap. 4).

Es por ello que Santo Tomás de Aquino enseñaba que por reverencia a este Sacramento, tocarlo y administrarlo correspondía solamente al sacerdote.

No obstante, después del Concilio, por la suma de varios hechos desafortunados, a los que más adelante haré alusión, se ha vuelto práctica común y generalizada que muchos fieles reciban el Sacro Santo Cuerpo del Señor en la mano al momento de comulgar. Y otros muchos laicos –hombres y mujeres– conocidos como “ministros extraordinarios de la Eucaristía” toquen a diestra y siniestra el Cuerpo del Señor, sin uso de patenas ni cuidado alguno como exige tan sobrenatural y excelsa  presencia. Esto ha traído más efectos nocivos que frutos espirituales, con la consecuente desacralización de la liturgia eucarística y le pérdida de la fe en la presencia real de Jesucristo en la forma consagrada.

Pero ¿qué dice la Tradición Apostólica y la enseñanza perene de la Iglesia al respecto?

Santo Tomás de Aquino, en su gran Suma Teológica, dice lo siguiente:

“La administración del Cuerpo de Cristo corresponde al sacerdote por tres razones.

“Primera, porque él consagra en la persona de Cristo. Pero como Cristo consagró Su Cuerpo en la (Última) Cena, así también Él lo dio a otros para ser compartido con ellos. En consecuencia, como la consagración del Cuerpo de Cristo corresponde al sacerdote, igualmente su distribución corresponde a él.

“Segunda, porque el sacerdote es el intermediario designado entre Dios y el pueblo, por lo tanto corresponde a él ofrecer los dones del pueblo a Dios. Así, corresponde a él distribuir al pueblo los dones consagrados.

“Tercera, porque por reverencia a este Sacramento, nada lo toca sino lo que está consagrado, ya que el corporal y el cáliz están consagrados, e igualmente las manos del sacerdote para tocar este Sacramento. Por lo tanto, no es lícito para nadie más tocarlo, excepto por necesidad, por ejemplo si hubiera caído en tierra o también en algún otro caso de urgencia” (III, Q. 82, Art. 13).

Tradición Apostólica

La comunión en la lengua es de origen apostólico (eso es, enseñada por el mismo Cristo); la comunión en la mano fue condenada como un abuso por el Sínodo de Rouen en el a.D. 650: "A ningún laico, hombre o mujer, sea dada la eucaristía en la mano, sino en la boca”.

El V Concilio de Constantinopla (año 691) prohibió a los fieles darse la Comunión a sí mismos (que es lo que sucede cuando la Sagrada Partícula es colocada en la mano del comulgante) y decretó una excomunión de una semana de duración para aquellos que lo hicieran en la presencia de un obispo, un sacerdote o un diácono  (Mansi XI, 969).

El Concilio de Trento (Dogmático) en fecha 11 de Octubre de 1551 (ses. XIII, c.Cool dispuso: "Siempre ha sido costumbre de la Iglesia de Dios, en la Comunión Sacramental, que los laicos tomen la comunión de manos de los sacerdotes, y que los sacerdotes celebrantes comulguen por sí mismos; costumbre que por razón y justicia debe mantenerse por provenir de la Tradición Apostólica" (El texto se refiere a la comunión en la boca, pues hacía ya muchos siglos que había sido prohibida en la mano).

Esta es pues Doctrina de la Tradición Eclesiástica –Obra Maestra del Espíritu Santo– con fundamentos filosóficos y teológicos, desde los Santos Padres (Orígenes, Tertuliano, S. Anastasio, S. Cirilo de Alejandría, S. Cirilo de Jerusalén, S. Efrén, S. Jerónimo, Sto. Tomás de Aquino…), pasando por los concilios hasta nuestros días. Por eso en la liturgia actual se ordena que al recibir la Comunión se utilice la Bandeja o Patena de los fieles: “El que comulga responde amén, y recibe el Sacramento teniendo la Patena debajo de la boca” (M. Romano, n. 117). Pero ¿quién se preocupa del destino de las Santas Partículas al comulgar en la mano? ¡Y cuántos Sacerdotes han escondido la Patena a los fieles!

Noli me Tangere – No me Toques

La enseñanza que sólo los sacerdotes pueden tocar la Sagrada Hostia, que las manos del sacerdote están consagradas para ese propósito, y que ninguna precaución fue demasiado grande para salvaguardar la reverencia y evitar la profanación, había sido incorporada en la liturgia de la Iglesia; esto es, en la Antigua Misa en Latín.

Los sacerdotes fueron instruidos en la Antigua Misa a celebrarla con signos precisos que salvaguardan la merecida reverencia al Santísimo Sacramento. Estos meticulosos  signos  fueron grabados en piedra y nunca fueron opcionales. Todos y cada uno de los sacerdotes del Rito Romano debieron seguirlas con precisión inflexible. Incluso muchos sacerdotes en la actualidad durante la celebración eucarística siguen con esta costumbre de delicadeza extrema para con Nuestro Señor.

Algunos signos son estos:

Desde el momento en que el sacerdote pronuncia las palabras de la Consagración sobre la Sagrada Forma, conserva el dedo índice y el pulgar juntos, y cuando eleva el cáliz, cambia las hojas del misal o abre el sagrario, su pulgar e índice no se separan, no tocan nada sino la Sagrada Forma. También es digno de notar que nunca se deja la Forma Sagrada sobre el altar para caminar por las naves de la iglesia (especialmente antes que los dedos hayan sido purificados), para dar la mano a los fieles en el rito de la paz.

Sobre el fin de la Misa, el sacerdote raspa el corporal con la patena, y la limpia dentro del cáliz para que si hubiera quedado la menor partícula, se recogiera y consumiera reverentemente.

Los dedos del sacerdote se lavan sobre el cáliz con agua y vino, luego de la Comunión, para ser consumidos reverentemente, para asegurar que la menor partícula no sea susceptible de profanación.

Estas son sólo algunos de los signos incorporados a la Misa anterior. Estos no son escrúpulos absurdos, sino que mostraron que la Iglesia creyó y cree con certeza que en la Misa el pan y el vino se convierten verdaderamente en el Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, y que ningún cuidado fue lo suficientemente grande para estar seguros que Nuestro Señor, en el Santísimo Sacramento, fue tratado con toda la reverencia y el homenaje que merece Su Majestad.

La Comunión en la mano

Hay quien dice que esta práctica fue introducida como una consecuencia del Concilio Vaticano II, pero la verdad es que la Comunión en la mano no fue mandada por el Concilio Vaticano Segundo, sino que expresa un absoluto desafío y desprecio por siglos de enseñanza y práctica católicas.

La Comunión en la mano fue inoculada so capa de un falso ecumenismo, que pudo crecer debido a debilidad en la autoridad, aprobada por compromiso y por un falso sentido de tolerancia, y ha llevado a una profunda irreverencia e indiferencia hacia el Santísimo Sacramento como el lugar común del abuso litúrgico y deshonra de nuestra época.

En efecto, en los dieciséis documentos del Vaticano II, no hay ninguna mención de la Comunión en la mano, y no fue mencionada durante ninguno de los debates durante el Concilio.

Antes del Concilio Vaticano II no hay registro histórico de obispos, sacerdotes o laicos pidiendo a nadie la introducción de la Comunión en la mano. Absolutamente lo contrario, cualquier persona educada en la Iglesia antes del Concilio Vaticano II recordará claramente que se le enseñó que era sacrílego que cualquiera tocara la Forma eucarística, salvo el sacerdote.

La controversia rodea la pretensión que la comunión en la mano fue practicada en la Iglesia primitiva. Hay algunos que afirman que fue practicada hasta antes del Siglo VI e incluso citan un pasaje de San Cirilo para pretender justificar esa aserción. Otros sostienen que nunca fue una costumbre católica, aunque la comunión en la mano fue práctica en forma limitada en la Iglesia primitiva, e institucionalizada y difundida por los arrianos como signo de su rechazo a reconocer la Divinidad de Jesucristo. Los únicos que comulgaban de pie y con las manos extendidas fueron los arrianos, los cuales obstinadamente negaron la Divinidad de Cristo y los cuales no podían ver en la Eucaristía más que un simple símbolo de unión, el cual tomaban y manipulaban a su antojo.

¿Qué Sucedió?

Después del Vaticano II, algunos sacerdotes holandeses de mentalidad ecumenista comenzaron a dar la Comunión en la mano, imitando la práctica protestante. Pero los obispos, más que cumplir con su deber, lo toleraron.

Como algunos jerarcas de la Iglesia permitieron que el abuso avanzara sin obstáculos, la práctica se extendió a Alemania, Bélgica y Francia. Pero si los obispos parecieron indiferentes a este escándalo, fue la indignación de gran número de fieles la que motivó a que Paulo VI actuara. Él sondeó a los obispos del mundo sobre la cuestión, y estos votaron abrumadoramente por conservar la práctica tradicional de recibir la Santa Comunión sólo en la lengua. Debe hacerse notar que en ese entonces, el abuso estaba limitado a unos pocos países de Europa y no había comenzado aún en los Estados Unidos.

Instrucción Memoriale Domini

Fue entonces que el 28 de mayo de 1969, el Papa promulgó la Instrucción Memoriale Domini. En resumen, el documento afirma:

1.Los obispos de todo el mundo estuvieron abrumadoramente en contra de la Comunión en la mano.
2.“Esta manera de distribuir la Santa Comunión (esto es, el sacerdote colocando la Hostia sobre la lengua de los comulgantes) debe conservarse.”
3.La Comunión en la lengua de ninguna manera disminuye la dignidad del comulgante.
4.Hubo la advertencia que “cualquier violación podría conducir a la irreverencia y a la profanación de la Eucaristía, tanto como a la erosión gradual de la correcta doctrina”.

Así pues, la Iglesia no permite, sino que tolera la comunión en la mano, por ello, los que comulgan en la mano hacen uso de un Indulto. Y sólo se toleró donde el uso estaba ya arraigado y esto con el propósito de "ayudar a las Conferencias Episcopales a cumplir su oficio pastoral, con frecuencia más difícil que nunca a causa de la situación actual”.

Entonces, ¿si esta Instrucción está tan claramente establecida, por qué la Comunión en la mano está tan extendida?

Desobediencia, rebeldía y engaño

Naturalmente, el clero liberal de otros países concluyó que si esa rebelión podía ser legalizada en Holanda, podía ser legalizada en cualquier parte. Ellos imaginaron que si ignoraban la Memoriale Domini y desafiaban la ley litúrgica definida por la Iglesia, esa rebelión no sólo sería tolerada, sino eventualmente legalizada. Eso es exactamente lo que ocurrió, y es por eso que nosotros tenemos hoy la Comunión en la mano. En otras palabras, la Comunión en la mano comenzó por desobediencia y rebeldía y se propagó  por el engaño al dar al fiel la falsa impresión que el Vaticano II emitió un mandato para su uso cuando en realidad no está ni siquiera insinuado en ningún documento conciliar. No se dijo a los fieles que la práctica fue iniciada por clérigos en desafío de la ley litúrgica establecida, sino apareciendo como si hubiera sido un pedido de los laicos. Asimismo, no se puso en claro a los católicos que los obispos del mundo, cuando fueron consultados, votaron abrumadoramente en contra de la Comunión en la mano. Y finalmente no se mencionó que la permisión fue sólo una tolerancia del abuso cuando este ya se había instalado en 1969.

Los sacerdotes están falsamente instruidos de que ellos deben administrar la Comunión en la mano, les guste o no, a quien quiera que la pida, arrojando por eso a muchos buenos sacerdotes a una angustiosa crisis de conciencia.

Es obvio que ningún sacerdote puede ser legalmente forzado a administrar la Comunión en la mano, y nosotros debemos rezar para que más sacerdotes tengan el coraje de salvaguardar la reverencia debida a este Sacramento, y no sean engañados con la falsa obediencia que les hace cooperar en la degradación de Cristo en la Eucaristía. Ellos deben tener el coraje para oponerse a esta práctica, recordando que incluso el Papa Paulo VI, a pesar de su debilidad, predijo correctamente que la Comunión en la mano llevaría a la irreverencia y a la profanación de la Eucaristía, y a una gradual erosión de la correcta doctrina – y hemos ya constatado que esa profecía se cumplió. Y, si la oposición de los sacerdotes a la Comunión en la mano debiera ser ardiente y firme, ¿qué decir de los mal llamados “Ministros Extraordinarios”?

Ministros Extraordinarios

Hace 50 años hubiera sido un acto impensable de sacrilegio e irreverencia que los laicos estuvieran impartiendo la comunión, y la misma opinión sería durante los siglos precedentes. Pero ahora, que los laicos administren el Santísimo Sacramento es cosa habitual en las iglesias. Es como una especie de distinción y premio, valga la frase.

Los ministros laicos del Santísimo Sacramento no hubieran sido posibles sin la revolución que les precedió: la práctica y la aceptación generalizada  de que los laicos reciban la Sagrada Eucaristía en las palmas de sus manos. Ahora bien, en la actualidad  ya no existe el término “ministro eucarístico”, el término apropiado es “ministro extraordinario”.

Cuando se trata de los Sacramentos, “ministro extraordinario” es la terminología clásica. Por ejemplo, el “ministro ordinario” de la Confirmación es el obispo, y el “ministro extraordinario” es el sacerdote delegado específicamente por el obispo en circunstancias extraordinarias. Así, un ministro extraordinario debería ser algo extraordinario de ser. No sólo raramente deberíamos ver uno, sino que deberían ser muchos los católicos que transcurrirían su vida sin haber visto un ministro extraordinario. Pero hoy no hay nada extraordinario acerca de los ministros extraordinarios. Ellos son tan ordinarios y parte integrante de la Iglesia como los misales y la “charola” de la colecta.

Instrucción Inmensae Caritatis

Pero el 29 de enero de 1973, la Sagrada Congregación para el Culto Divino publicó una Instrucción llamada Immensae Caritatis, que autorizó la introducción de los Ministros Extraordinarios de la Eucaristía. Ese documento no otorga ningún indulto para todas y cada una de las parroquias para permitir a los laicos administrar la Comunión, autoriza sólo el uso de ministros extraordinarios en “casos de genuina necesidad”, los que a continuación se mencionan:

a) Cuando no hay sacerdote; diácono o acólito.
b) Cuando estos están impedidos de administrar la Santa Comunión a causa de otro ministerio pastoral o de enfermedad o edad avanzada.
c) Cuando el número de los fieles que pidan la Santa Comunión sea tal que la celebración de la Misa o la distribución de la Eucaristía fuera de la Misa pudiera ser excesivamente prolongada.

La Instrucción estipula que: “Como estas facultades se otorgan para el bien espiritual de los fieles y para casos de genuina necesidad, los sacerdotes deben recordar que ellos no están por eso excusados de la tarea de distribuir la Eucaristía a los fieles que la pidan legítimamente, de llevarla y de darla a los enfermos”.

Papa desoído

Este abuso ilegal está tan bien arraigado como costumbre local, que incluso el Papa Juan Pablo II, quien cumplió al menos el papel de intentar refrenar el abuso, resultó completamente desoído. Se le preguntó al Papa: ¿Cuál es su opinión sobre la comunión en la mano? Responde: “Hay una carta apostólica sobre un permiso especial válido para esto. Pero yo le digo a Ud. que no estoy a favor de esta práctica, ni tampoco la recomiendo. El permiso fue otorgado debido a la insistencia de algunos obispos diocesanos” (Entrevista  revista Stimme des glaubens durante su visita a Fulda, Alemania en Noviembre de 1980).

En su carta Dominicae Cenae del 24 de febrero de 1980, el Papa reafirmó la enseñanza de la Iglesia que “tocar las sagradas especies y administrarlas con sus propias manos es un privilegio de los ordenados”. Y para que nadie interpretase de otra forma estas palabras, tres meses después, ante las cámaras de la televisión francesa, negaba la Comunión en la mano a la esposa del primer ministro Giscard d’Estaing.

En la Instrucción “Inestimabile Donum” de la Congregación para el Culto Divino, sancionada el día 17 de abril del mismo año de 1980, el Papa reitera: “No se admite que los fieles tomen por sí mismos (auto comunión) el pan consagrado y el cáliz sagrado, y mucho menos que se lo hagan pasar de uno a otro”.

Pero por alguna razón, este documento de 1980 no contenía ninguna amenaza de pena para aquellos laicos, sacerdotes u obispos que ignoraran el pedido del Papa. Una ley sin una penalidad no es una ley, es una sugerencia. Y esta carta del Papa Juan Pablo II, con 34 años de antigüedad, ha sido tomada como una sugerencia molesta, y desatendida por la jerarquía y el clero de los países de Occidente.

El 21 de septiembre de 1987, y por los canales debidos, el Cardenal Prefecto de la Congregación para los Sacramentos envió una carta a un número de Conferencias Episcopales, incluyendo a los Obispos Americanos, sobre el tema de los Ministros Extraordinarios. En resumen, la carta afirma que Roma recibió muchas quejas de abusos respecto a los Ministros Extraordinarios. Como resultado, la Comisión Pontificia decretó oficialmente que “cuando los Ministros Ordinarios (obispos, sacerdotes) estén presentes en la Eucaristía, celebren o no, y estén en número suficiente y no estén impedidos de hacerlo por otros ministerios, a los Ministros Extraordinarios no les está permitido distribuir la Comunión tanto a ellos mismos como a los fieles”.

Esta decisión también ha sido totalmente ignorada. Nosotros sólo podemos rezar para que los dignatarios de nuestra Iglesia se convenzan que cuando se trate del Santísimo Sacramento, no se debe reformar un abuso, sino aniquilarlo. Y para no hacerle el juego continuamente al enemigo la única opción católica de nuestra jerarquía es una condena total, formal, sin ambigüedades, de la Comunión en la mano y de los Ministros extraordinarios.

Ha dicho el Papa Emérito Benedicto XVI: “Al hacer ahora que se reciba la comunión de rodillas y al darla en la boca he querido colocar una señal de respeto y llamar la atención hacia la presencia real… He querido establecer un signo claro. Aquí está presente Él, ante quien se cae de rodillas. ¡Prestad atención!” (Conversación con Peter Seewald. Herder. 2010. págs. 166 y 167).

Finalmente las palabras del Cardenal Cañizares, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos: “Es recomendable que los fieles comulguen en la boca y de rodillas. Es sencillamente saber que estamos delante de Dios mismo y que Él vino a nosotros y que nosotros no lo merecemos. De hecho si se comulga de pie, hay que hacer genuflexión o hacer una inclinación profunda, cosa que no se hace” (Entrevista a Aci Prensa. 27 de julio de 2011).

La Comunión en la mano ha traído una total y completa desacralización de la liturgia y de las cosas de Dios. Se ha hecho a un lado el “sentido de lo sagrado”, de lo místico, y esto lleva a la postre a la pérdida de la fe en la real presencia de Jesucristo en las especies sacramentales. Y esto es muy grave, pues estamos hablando de lo más trascendente y esencial de la vida de la Iglesia: La Sagrada Eucaristía, la presencia viva de Jesucristo entre nosotros. Y este es otro gran Signo de los Tiempos, que por sus amargos frutos ha abonado a la apostasía.
Luis Eduardo López Padilla
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Jue Sep 18, 2014 10:49 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Las profecías de Gog y Magog
«Actos contra Natura»
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Los actos de homosexualidad y lesbianismo no son un signo de nuestro tiempo. De hecho, desde la época del Santo Abraham dicho pecado ya provocaba la santa ira de Dios, tal y como lo dice el Génesis: Propter quod ira Dei venit in filios difidentiae, es decir, “por el cual cayó la ira de Dios sobre quienes le desafiaban” (Gen. 18, 16-33 y 19, 1-29).

Por tanto, no corresponde a nuestro tiempo la infame gloria de haber “dado a luz” este aberrante pecado; pero sí, en cambio, es característica de nuestra época la negación más esencial que pueda darse de la Ley Natural, al extremo no sólo de ignorar y hacer caso omiso a la perversión homosexual, sino homologarlo como “unión matrimonial” en leyes ciertamente escandalosas.

Así es, la homosexualidad y el lesbianismo no sólo atentan contra la naturaleza humana sino que, más grave aún, atentan directamente a la esencia de Dios. Es contrario al místico plan de Dios querido en la unidad hombre-mujer, pues no son dos sino una sola realidad sustancial complementaria en la feminidad y masculinidad del ser.

Es a partir de las llamadas “luchas por los derechos humanos de los homosexuales” que se entrelazan con la llamada revolución sexual de la década de los 60’s del siglo pasado, que todo occidente se fue convenciendo de la naturaleza anodina de las relaciones sexuales. Todo se reduce entonces a una cuestión de gustos no censurados que se pueden satisfacer libremente en la más absoluta negación de la naturaleza humana, y desde luego, de la finalidad propia de la sexualidad.

Existe una especie de ideal romántico de sentimiento irracional del amor como si fuera un valor absoluto en sí mismo y queda justificado con la torcida interpretación de San Agustín: Ama et fac quod vis (“Ama y haz lo que quieras”), o cuando se afirma que todo amor en sí mismo es laudable. Así es muy fácil entender la exaltación actual de la homosexualidad que pretende reivindicarle al Estado un reconocimiento legal que la iguale en todos sentidos a la relación heterosexual.

Es en la línea del fundamento legal de la homosexualidad y reconocimiento global en la sociedad que surge la llamada ideología del género, un concepto artificioso y socio cultural que interpreta las nuevas formas de relaciones sexuales para ser reconocidas como “normales” y ser legalizadas y autorizadas en las distintas legislaciones. El género viene a ser la simplificación de un contexto cultural que amplía toda forma de relación sexual. Y la equidad de género en este caso no es igualdad de derechos sino diversidad de género. Esta variación – cambiar igualdad por diversidad – pretende sutilmente aceptar como naturales las llamadas “preferencias sexuales”.

El paradigma antropológico que rige la legitimación de la homosexualidad hasta en sus recientes evaluaciones jurídicas, morales y religiosas, presenta dos troncos paralelos a saber, la Reforma Protestante y la Revolución Francesa, cuya raíz podemos encontrar en la gnosis, una antigua herejía judeo-cristiana que tiene como autor último al mismo Satanás.

Este es el dramatismo que vivimos en la actualidad: por un lado el Estado que rechaza la ley natural y la doctrina moral y subvierte la institución matrimonial, y por otro lado pretende legitimar los actos homosexuales, y más grave aún, adecuar el sacramento del matrimonio a las escandalosas legislaciones civiles.

Y mienten los que afirman la discriminación contra los homosexuales y las lesbianas, pues si de verdad es injusto tratar de manera diversa a los iguales en lo que son iguales; tratar de manera diversa a las personas en lo que son diverso es  justicia. Por tanto, tratar de manera igual a las personas en lo que son diverso es injusticia. (Ver Congre­gación para la Doctrina de la Fe: Algunas consideraciones relativas a la respuesta a proposicio­nes de ley sobre la no-discriminación de las per­sonas homosexuales).

Patología

La sodomía, entendida como “atracción sexual, exclusiva o preponderante, hacia personas del mismo sexo” (CCC, 2357), es una inclinación objetivamente desordenada en cuanto a que es contraria a la naturaleza humana (CCC, 2358). ¿Se configura como una patología tal desorden sexual? Si se atiende al significado general del término, sí. En efecto: enfermedad es toda merma o aberración de las condiciones psicofísicas normales de un individuo (lo normal viene determinado por la naturaleza específica). Pero por el contrario, si se quiere penetrar en el ámbito de la especialización, se debería hablar de patologías en plural, pues el mismo desorden podría ser consecuencia de males físicos, perturbaciones psíquicas, alteraciones genéticas, etc. Dejemos a la ciencia médica, practicada honestamente, la indagación patogénica de la sodomía. Ya fuera ésta causada por factores fisiológicos, psicológicos o por el concurso de ambas, a la homosexualidad la califican unánimemente de patología tanto en la neuropsiquiatría como en la psicología clínica. De hecho, la Organización Mundial de la Salud registraba a la homosexualidad, hasta el 17 de mayo de 1990, entre las patologías psiquiátricas; sólo la presión de los lobbies pro-gay (los grupos de presión internacional pro-sodomitas) y no nuevos conocimientos científicos, impuso que se le excluyera de la lista de patologías.

Naturaleza Hombre-Mujer

La naturaleza humana se halla determinada sexualmente como macho o como hembra, y tal diferencia sustancial se manifiesta primariamente como relación de complementariedad, la cual se confirma en grado sumo en la unión matrimonial. Así que por más que una persona quiera “cambiar” su sexo de varón a mujer, un transexual, cambie lo que se cambie, su ADN dirá siempre que es varón.

Ningún acto volitivo puede cancelar esta bipolaridad sexual. En realidad “todo homosexual es, de hecho, un heterosexual latente” (Irving Bieber. Homosexuality: A Psychoanalytic Study of Male Homosexuals 1997, p. 241), lo cual atañe, en la unidad del comportamiento humano, tanto al cuerpo (caracteres sexuales somáticos) como al alma, de tal suerte que el sexo, el cual se determina en la concepción, queda fijado por la eternidad e implica, como tal, una inclinación relacional precisa hacia el sexo opuesto (nadie es un homosexual por naturaleza). Sin embargo, la humanidad, herida por el pecado de los primeros padres, está expuesta a la perversión de sus inclinaciones naturales, inclusive la sexual, la cual, aunque se regula por la complementariedad en el seno del matrimonio y tiene por finalidad la procreación, puede, con todo y eso, volverse también hacia fines distintos del natural, con lo que se generen esas graves patologías psiquiátricas que de denominan como “necrofilia”, “pedofilia”, “zoofilia” y “homosexualidad”.

Insistimos, la homosexualidad no cambia la naturaleza del individuo (p. ej., la ceguera priva al ciego de la vista, pero no cancela su naturaleza de vidente, en el sentido de que el ser humano está hecho para ver): los gustos y los hábitos homosexuales le parecen connaturales al invertido a causa de su patología, no porque tales actos y hábitos dejen de ser objetivamente antinaturales.

Valoración Moral

Finalmente, conviene expresar la valoración moral y el Juicio de Dios ante estos actos, pues parece que ya nadie se atreve a decir la verdad, y ésta es la siguiente:

Uno de los pecados que hacen casi imposible alcanzar el cielo, si no hay un alto total y una profunda vida de reparación y penitencia,  es el de homosexualidad y lesbianismo. Atentan directamente a la esencia de Dios. Es una aberración completa y es contraria, como ya hemos dicho, al plan de la unidad de Dios hombre–mujer.

Téngase presente que el pecado impuro contra natura -el pecado de lujuria más gra­ve - (S. Th. Il-IIae, q. 154, a. 11) clama ven­ganza al cielo al pertenecer, como enseña el Espíritu Santo, a la categoría de los pecados “más graves y funestos porque son directa­mente contrarios al bien de la humanidad y provocan, más que los demás, los castigos de Dios” (San Pío X, Catecismo de la doctrina cristiana # 154). Es ésta una verdad confirmada por una revelación privada tan antigua cuanto vene­rable: un ángel de Dios le reveló al monje Wettinio que “in nullo tamen Deus magis offenditur quam cum contra naturam peccatur” (en nada se ofende más a Dios que cuando se peca contra el orden de la naturaleza); Hatto, obispo de Basilea, (Visión de Wettinio # 19).

Por su parte, el Tercer Concilio Lateranense sancionó la sodomía con la pena de la excomunión, con lo que confirmaba su relevancia penal: “quicumque incontinentia illa quae con­tra naturam est (…) si laici, excommunicationi subdantur, et a coetu fidelium fiant prorsus alieni” (a todos los que se den a esa inconti­nencia que es contraria al orden de la natura­leza (...) si son laicos, castígueseles con la ex­comunión y exclúyaseles por completo de la asamblea de los fieles) (canon 11; confir­mado por Gregorio IX, Decrétales, libro V, título 31, capítulo 4).

El severo juicio del magisterio tocante a los actos de sodomía resulta perfectamente coherente en el tiempo, como que se funda en la santa tradición apostólica (p. ej., San Policarpo, Carta a los filipenses, V, 3; San Justino, Primera apología, 27,1-4; Atenágoras, Súplica por los cristianos, 34, etc.) y en la Sagrada Escritura, en donde las prácticas homosexuales “se condenan como depravaciones graves, o, mejor dicho, se presentan como la funesta consecuencia de un rechazo de Dios”, y ello desde el Génesis (19, 1-29) hasta el Nuevo Testamento (I Tim 1,10; Rom 1, 18-32): “Por esto Dios los entregó a pasiones vergonzosas; pues aún sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, y al igual modo también los hombres, dejando el uso natural de la mujer; se encendieron con su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos la retribución debida a su extravío”, pasando por el Levítico, en el que Moisés  define la sodomía como “práctica abominable”: “No te acostarás con varón como con mujer; es abominación. (…) No os hagáis impuros con ninguna de estas acciones, pues con ellas se han hecho impuras las naciones que yo voy a arrojar ante vosotros” (Lev. 18-22-24). “Si alguien se acuesta con varón, como se hace con mujer, ambos han cometido abominación: morirán sin remedio; su sangre caerá sobre ellos” (Lev. 20, 13), por lo que excluye del pueblo de Dios a los que asumen un com­portamiento sodomítico, lo cual le sirvió a San Pablo para confirmar tal ex­clusión en una perspectiva escatológica particular ¿”No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idolatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que yacen con varones (sodomitas), ni los ladrones, ni los avaros ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios”. (I Cor 6, 9-10).

La sodomía pues constituye mate­ria grave de suer­te que, cuando se dé plena conciencia y con­sentimiento deliberado, un solo acto homose­xual priva al pecador de la gracia santificante y destruye en él la caridad y lo condena al infierno (CCC, 1033; 1035; 1472; 1861).

Tampoco puede pasarse en silencio el lazo íntimo que vincula la homosexualidad con el Maligno, un lazo objetivo que no implica ne­cesariamente que los invertidos estén poseídos por Satanás, pero que afirma el origen diabólico de tal perversión. Es una perversión del espíritu de bestialidad y de degeneración moral, espiritual, mental y corporal: es el placer con los demonios del infierno, es coquetear con verdaderos espíritus de lujuria.  

Los mismos espíritus que arruinaron a los sodomitas en la antigüedad, están presentes hoy. Era tan degradante la sociedad de Sodoma y Gomorra, que cuando llegaron los ángeles de Dios a anunciar que Sodoma sería destruida por el fuego y pedirle a Lot que saliera de la ciudad con su familia para que no perecieran, los sodomitas "vieron" tan apetecibles a los hermosos ángeles que quisieron copular con ellos (!), a lo que Lot se opuso y prefirió darles a sus hijas – que no conocían varón – para que hicieran con ellas lo que quisieran, pero que no tocaran a los dos varones.  El resto de la historia ya se conoce (Gén. 19, 4-11). Primero los ángeles de Dios los dejaron ciegos y luego Dios mandó fuego y destruyó la ciudad.

Sin embargo, aunque es un pecado gravísimo, con todo, la sodomía halla el perdón de Dios con tal que el pecador contrito reciba la absolución sacramental después de haberse acusado de sus pecados mortales en una confesión hu­milde, íntegra y sincera, acompa­ñada de un propósito de enmienda absoluto y eficaz. La Iglesia, por su parte, se compromete a asistir espiritualmente a esos desafortuna­dos hijos suyos sosteniéndolos en la dura lu­cha contra la tentación y protegiéndolos de las insidias de doctrinas morales erróneas, que es causa cierta de muerte espiritual si se llevan a cabo. (Cfr. Carta a los obispos de la Iglesia católica sobre el cuidado pastoral de las personas homosexuales. 1 de octubre de 1986).

Ayudemos a quienes se encuentren en esta triste y lamentable situación, proveyéndoles de la terapia profesional para corregir su desviación. Pero no se puede confundir al pecado llamándolo "el uso de derecho de elegir su equidad de género", pues Dios nos deja libres, sí, ciertamente, incluso hasta para perder el alma por toda la eternidad.

Recomendaciones y Obligaciones

La Iglesia recuerda a los poderes temporales, que “reco­nocer legalmente las uniones homosexuales, o bien equipararlas con el matrimonio, signi­ficaría no sólo aprobar un comportamiento desviado, lo que entrañaría su conversión en un modelo para la sociedad actual, sino, ade­más, ofuscar los valores fundamentales que pertenecen al patrimonio común de la huma­nidad” (Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe: Consideraciones sobre los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales (3 de ju­nio del 2003).

A los miembros de parlamentos o a cualquier otro legislador católico, establece dos cosas, a saber:

Primera: Que frente a proposiciones de ley ten­dientes al reconocimiento legal de las uniones homosexuales, “tienen el deber moral de ex­presar clara y públicamente su desacuerdo y votar en contra del proyecto de ley, pues conceder el sufragio de su voto a un texto legislativo tan nocivo para el bien común de la sociedad es un acto gravemente inmoral” (Consideraciones # 10).

Segunda: Que en relación con leyes que acaso estén ya en vigor, “debe oponerse como pueda y hacer conocer su oposición: se trata de un acto obligado de testimonio de la verdad” (Consideraciones # 10).

A todos los fieles, que “están obligados a oponerse al reconocimiento legal de las unio­nes homosexuales” (Cons. # 10).

A los homosexuales, que están obliga­dos a la abstinencia sexual. Cfr. Carta a los obispos de la Iglesia católica sobre el cuidado pastoral de las personas homosexuales (1 de octubre de 1986).

Luis Eduardo López Padilla
www.apocalipsismariano.com
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Vie Oct 17, 2014 8:56 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Las profecías de Gog y Magog
«Confusiones Espirituales y Tribulaciones Materiales»
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Hace casi 200 años que la Madre de Dios comenzó de manera extraordinaria a manifestarse a través de un sinnúmero de apariciones. Su propósito, entre otros, fue advertir al mundo y a la Iglesia sobre lo que habría de venir si no regresábamos a Dios con un corazón contrito y humillado y poniendo en práctica las enseñanzas de Su Hijo Jesucristo. Los hombres no respondimos a ese llamado y estamos sufriendo ahora las consecuencias. Peor aún, mayores confusiones espirituales y tribulaciones materiales todavía están por venir.

Advertencia Misericordiosa

En efecto, la Santísima Virgen como Madre nuestra que es, por encargo del Padre Eterno, lleva casi 200 años – comenzando con las manifestaciones en París en la Rue du Bac a Catalina Labouré y su legado de la Medalla Milagrosa – advirtiendo al mundo y a la Iglesia las consecuencias que íbamos a sufrir si no volvíamos con urgencia a la práctica del Evangelio, pues ya Ella nos advertía que extraños pensamientos y nuevas filosofías irían penetrando paulatinamente en el mundo y en la misma Iglesia de Cristo. Por eso, lo que estamos viviendo ahora son las consecuencias de que el hombre haya arrojado lejos a Dios de su vida; las consecuencias del corazón humano que se endureció por haber dado paso al egoísmo mediante el odio, la traición, la venganza y la muerte; las consecuencias por haber alterado en la sociedad y entre los pueblos el orden establecido por el Padre Eterno; las consecuencias de haber sustituido el Evangelio y la Verdad por falsas filosofías y nuevas creencias; y porque laicos y sacerdotes, todos, abandonamos la oración y la Cruz de Cristo de nuestras vidas.

La Salette, Francia, 1846

Precisamente la Santísima Virgen en su manifestación en La Salette, Francia en 1846 ya puntualmente lo advertía:

“Los sacerdotes, ministros de mi Hijo, por su mala vida, por sus irreverencias y su impiedad al celebrar los Santos Misterios, por su amor al dinero, a los honores y a los placeres se han convertido en cloacas de impureza…”

Más adelante dijo:

“Los jefes, los conductores del pueblo de Dios han descuidado la oración y la penitencia y el demonio ha oscurecido sus inteligencias… Dios permitirá a la antigua serpiente poner divisiones entre los soberanos, en todas las sociedades y en todas las familias.”

La Virgen haría alusión al poder de Lucifer:

“…Un gran número de demonios serán desatados del infierno y abolirán la fe poco a poco, aún entre las personas consagradas a Dios… Muchas casas religiosas perderán completamente la fe y perderán a muchísimas almas.”

El mensaje de la Virgen es la mar de asertivo:

“Los libros malos abundarán en la tierra y los espíritus de las tinieblas extenderán por todas partes un relajamiento universal en todo lo relativo al servicio de Dios…”

Y luego la Madre de Dios advertía:

“¡Ay, de los príncipes de la Iglesia que se hayan dedicado únicamente a amontonar riquezas sobre riquezas, poner en salvo su autoridad y a dominar con orgullo!”

Y luego profetizaba sobre la Iglesia lo siguiente:

“El Vicario de Mi Hijo tendrá mucho que sufrir… La Iglesia tendrá una crisis espantosa… Y dado el olvido de la santa fe en Dios, cada individuo querrá guiarse por sí mismo y ser superior a sus semejantes… No se verán más que homicidios, odio, envidia, mentira y discordia sin amor por la patria y por la familia.”

Y más adelante agregó:

“Los gobernantes civiles tendrán todos un mismo plan: abolir y hacer desaparecer todo principio religioso para dar lugar al materialismo, al ateísmo, al espiritismo y toda clase de vicios.”

Confusiones Espirituales y Tribulaciones Materiales

Como vemos, todo puntualmente se ha venido cumpliendo. Más aún, en estos últimos 200 años María Santísima nos perfiló las dichas que podríamos tener si hacíamos caso a su mensaje, pero también las desventuras que sufriría la humanidad y la Iglesia si hacíamos oídos sordos a su llamado. Y créame lector que aún nos esperan largos años de terribles confusiones espirituales al interior de la Iglesia y tribulaciones físicas y materiales nunca antes vistas. Lo que está por venir sacudirá los cimientos de la Iglesia de Cristo y la humanidad beberá del cáliz de la cólera de la Justicia de Dios. Una gran obscuridad envolverá a todos los habitantes de la tierra. Pero no tengamos miedo. Veamos el remedio y preparación.

Preparación Trina

Pero así como mencionamos lo anterior, la misma Madre de Dios nos instó a que nos preparásemos para estos tiempos, pues precisamente el sentido profético tiene como propósito particular para estos tiempos el que no fuéramos a ser confundidos y no fuésemos a perder la fe ante las pruebas que ya estamos viviendo… y las que aún están por venir. Por eso resulta lamentabilísimo que los que debieran ser luz y guía en este tiempo para el pueblo de Dios, estén ahora inmersos en la confusión y su discernimiento se haya afectado gravemente ante lo que estamos viviendo en la actualidad.

En estos momentos lo más importante sigue siendo la preparación de nuestro ser trino, es decir, nuestro cuerpo, nuestra alma y nuestro entendimiento a través de las prácticas necesarias como son la oración, el rezo del Santo Rosario, la devoción auténtica a la Santísima Virgen; la práctica de los Sacramentos particularmente la participación de la confesión y la Eucaristía; los actos penitenciales, el sacrificio, la negación corporal y el ayuno tantas veces recordados por la Santísima Virgen en apariciones como Lourdes y Fátima. Hacer actos de fe sencilla y humilde frente a la lógica humana, carente de sabiduría divina. Y toda esta práctica espiritual debe ir encaminada a la vivencia de las virtudes cristianas, al apostolado firme, constante y diligente para ayudar a las almas en estos tiempos de confusión y duda. Todo ello coronado con la fundamental y esencial virtud de la caridad, pues sin ella nada tiene valor ni sentido.

Fidelidad a la Iglesia y al Santo Padre

Aunado a lo anterior es fundamental la fidelidad a la Iglesia y al Santo Padre. Es doloroso como hijos de Dios y especial dolor para el corazón de María Santísima nuestra madre constatar la división entre laicos, sacerdotes y pastores. Penoso constatar cómo el demonio de la murmuración y del juicio crítico ha penetrado en el corazón de muchos hombres en la Iglesia. Para el que esto escribe no le es ajeno que lo que estamos viviendo hoy en la Iglesia es parte del cumplimiento de la profecía. Pero aún no hemos visto lo peor, pues llegarán los tiempos en que será muy difícil discernir el camino verdadero del falso.

Efectivamente, vendrá un cisma a la Iglesia que se expresará públicamente y sin duda alguna cuando dos hermanos se disputen el Trono de Pedro (estos no son ni Benedicto ni Francisco como algunos creen y propagan, creando así una mayor confusión). Y entonces sí, la confusión será grande y llegarán los tiempos en que toda la preparación espiritual pedida por la Santísima Virgen deberá de concretarse y hacerse vida para que podamos ser definición del Camino Verdadero que conduce al Padre. Recordemos que en los momentos de confusión son dos los bastiones que conducen al Camino Verdadero: el Santísimo Sacramento de la Eucaristía y la Santísima Virgen María. No salirnos de estas columnas que son fundamento y luz para nuestra fe en estos tiempos de obscuridad.

Sínodo de la Familia

Seguiremos viendo el cumplimiento de los signos. Cada vez serán más claros para el mundo y para la Iglesia. El Sínodo de la Familia que ahora se celebra en Roma sólo demuestra en parte que muchos jerarcas de la Iglesia ya no son hombres de oración y sacrificio y el demonio ha oscurecido sus inteligencias. Y al igual que el Concilio Vaticano II, el Sínodo de la Familia también será ocasión – que no causa eficiente – para que el demonio siembre y coseche más división, más encono y se apreste a dar el golpe definitivo contra la Iglesia para que surja la Falsa Iglesia que se enfrentará a la Verdadera Iglesia, como proféticamente lo anunciara el entonces Cardenal Wojtyla en 1977 en el Congreso Eucarístico de Filadelfia:

“Estamos ante la lucha final entre la Iglesia y la anti-iglesia, entre el Evangelio y el anti-evangelio… lucha que descansa dentro de los planes de la Divina Providencia”

La Fe de Pedro

A Pedro y a todos sus sucesores Cristo les prometió que su fe no desfallecería pues así se lo pidió a Su Padre. Y así es, la fe no desfallecerá en Pedro. Esto es muy importante tenerlo presente. Sí, la Iglesia pasará una horrorosa crisis que tambaleará sus bases y que la hará parecer como muerta… pero no desfallecerá, pues las puertas del infierno no prevalecerán contra Ella. Esto es parte de la profecía también, pues en medio de grandes persecuciones del Dragón, “la Mujer vestida del Sol dará a luz un varón que con cetro de hierro regirá a las naciones” (Apoc. XII). Y en esto estriba nuestra fe y esperanza.

Dios permite el Mal para un mayor Bien

Sí, vendrán grandes confusiones espirituales y tribulaciones materiales pero no tengamos miedo, pues María está al lado de la Iglesia fiel como lo estuvo al lado de Su Hijo al pie de la Cruz. Y Ella aplastará la cabeza de la serpiente, y el Amor vencerá por sobre todas las cosas, el Amor emanado del sacrificio, por eso la Esposa de Cristo, la Iglesia, debe sufrir como Cristo sufrió – pero “siete veces más” pues Cristo es el Cordero sin mancha, inocente, que se hizo culpable y pecado por nosotros, pero nosotros sí somos los verdaderos culpables, el leño seco que deberá ser quemado y purificado – y después de su penosa pasión y muerte, la Iglesia resucitará como novia engalanada para las bodas del Cordero. Confiemos en ello.  
Luis Eduardo López Padilla
16 October 2014 00:29
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Vie Nov 07, 2014 12:13 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Las profecías de Gog y Magog
«Prueba y Renovación de la Iglesia»
Written by Luis Eduardo López Padilla
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
A partir de la renuncia del Papa Benedicto XVI hemos entrado a una breve etapa histórica donde la interpretación de los signos de los tiempos se ha vuelto enfermiza y lamentablemente muy confusa debido al erróneo discernimiento de las profecías que conciernen al mundo y a la Iglesia y señaladas para la época actual.

De por sí, en la época moderna se ha acentuado la manía de espulgar el futuro cuando acontece la finalización de un pontificado y el comienzo de uno nuevo, pues los medios ventilan múltiples profecías sobre el devenir de la Iglesia y del mundo. Algunas de origen religioso como la de los “papas de San Malaquías” y otras paganas como la de Nostradamus en las que supuestamente se habla del fin del pontificado, la venida del último Papa conocido supuestamente como Pedro Romano, o también el surgimiento de un papa negro o papa falso o antipapa, así como la venida del Anticristo o, sin más, el fin de la Iglesia Católica y también el amanecer de una nueva era dorada.

Todo este ambiente profético se ha vuelto más complejo en su discernimiento a partir de la elección del Papa Francisco y la novedad de su pontificado que ha supuesto para muchos católicos un cambio y frescura en la forma de entender el Evangelio y un mayor acercamiento a la Iglesia; pero para otros ha sido de desconcierto y confusión por supuestas “ambigüedades” en el hacer y decir del Papa en temas tanto de moral, como de fe y costumbres.

Desde el día en que el Papa Benedicto anunció su renuncia, el 11 de febrero del 2013, su servidor comenzó a escribir un libro que concluí con la elección del nuevo Papa y que intitulé: Su Santidad Francisco, y como subtítulo, Estrategia de la Sabiduría. En su contenido expuse en mi análisis el significado y propósito espiritual dentro del Plan de Dios de estos sucesos eclesiásticos, tanto la renuncia de Benedicto XVI como la elección del Papa Francisco. Demás está recordar que el que esto escribe anunció en una conferencia de fines de febrero del 2013 – antes de la elección del nuevo Papa – que el siguiente Papa, según las profecías auténticas, sería conocido como “El Rompedor”. Y esto así ha sido corroborado, lo cual valida la profecía en la que me baso.

Asimismo, en numerosos artículos subsecuentes he venido expresando lo que ha supuesto este pontificado a la luz de las profecías, pero siempre en total fidelidad al Papa (lo que por cierto me ha supuesto la pérdida de no pocos amigos, conocidos y lectores) y tratando de enfatizar la necesidad de prepararnos física (sacrificios del cuerpo), intelectual (desarrollo de la fe) y espiritualmente (participación de los sacramentos) ante lo que estamos viviendo tanto en el mundo como en la Iglesia, y sobre todo ante lo que está por venir.

Ahora, con la realización del Sínodo de la Familia, vuelven y me preguntan sobre las profecías y no pocos siguen alimentando la confusión por todas partes, algunos por defecto y otros por exceso. Por ello, una vez más expongo mi opinión, que aunque reiteradamente la he puesto por escrito en mi página web, reafirmo lo que he dicho muchas veces, pues hasta ahora incluso me critican y tachan de no discernir los signos de los tiempos y de negar la crisis eclesial que estamos viviendo y mucho más.

Se cumplen los Signos

Aunque resulte increíble, hay muchos que piensan que no pasa absolutamente nada y que es mentira cualquier alusión a tiempos apocalípticos, crisis o cismas en la Iglesia. Se alega que siempre ha existido el mal, que siempre ha habido guerras, terremotos, enfermedades, pestes. Que la Iglesia siempre ha tenido sus tiempos de división como lo han sido los cismas de oriente y occidente y lo que ha pasado en el Sínodo no es indicativo de ninguna crisis o división en la Iglesia. Que el mundo es joven y lozano y que nadie sabe cuándo será el fin del mundo. De esta forma nos tachan de apocalípticos pero en sentido impropio del término, pues en realidad apocalipsis significa des-velar, quitar el velo y no el sentido de castigos del fin del mundo sin ton ni son.

Purificación y Renovación de la Iglesia

Pero la realidad es que de un atento y maduro análisis de las señales de los tiempos es un hecho comprobado que hemos entrado a la fase final de los llamados tiempos de los gentiles o de las naciones, identificados por un claro enfrentamiento entre la luz y las tinieblas, entre la estirpe de la Mujer y la estirpe de la Serpiente. Sólo decir, una vez más, que de esta lucha vendrá primeramente una terrible prueba para la Iglesia Católica, que parecerá incluso que llega al fin de su existencia, y en segundo lugar, pero de más trascendencia aún, una renovación de la misma en la que la Iglesia tendrá todavía la mejor época hasta ahora conocida, con la realización y cumplimiento del Reino de Cristo en la tierra sobre todos y sobre todo; la llamada Parusía – de la que habla Pablo – y que coincidirá con el profetizado triunfo incondicional del Corazón Inmaculado de María anunciado en Fátima en 1917.

Gran Tribulación para el Mundo

Asimismo decir que fruto de este final de los tiempos de las naciones el mundo sufrirá una grandísima tribulación y una terrible destrucción que se cristalizará en el llamado Día de la Ira de Yahvé, anunciado reiteradamente por los profetas del Antiguo y Nuevo Testamento, y que de esta destrucción surgirá una nueva construcción, un “nuevo cielo y una nueva tierra donde morará la justicia” en palabras del Apóstol Pedro (II, 3,13). De tal forma, que no se habla del fin del mundo ni nos interesa el tema. Estamos hablando del fin de estos tiempos y el comienzo de unos nuevos, y entre ambos, repito, habrá una derrota espiritual y también una gran victoria espiritual; una destrucción física y también una nueva construcción física o material. Esto no es opinable, ni sujeto a condición alguna. Está fundado en la Palabra de Dios y recordado oportuna y claramente en las numerosas y auténticas apariciones de la Santísima Virgen reveladas en los últimos 200 años, así como en la profecía de grandes místicos y santos que fueron iluminados por Dios sobre estos tiempos.

Tiempo

¿Qué cuánto falta para todo esto? El tiempo está en las manos de Dios, pero las señales que Jesucristo nos invitó a discernir para que estuviéramos preparados y no fuéramos a ser confundidos y llegásemos a perder la fe prácticamente se han cumplido, y son signos de orden político, económico, social, religioso, moral, natural, científico, esotérico, entre otros y que permiten afirmar con total y absoluta certeza moral que será nuestra generación la que será testigo con sus ojos de la carne de todo lo anunciado y profetizado para estos tiempos. Y nuestra generación incluye también la de nuestros hijos.

Confusión

Ahora bien, uno de los signos de los tiempos más importantes es la confusión, suscitada mayormente por Satanás, que como padre de la mentira sabe tergiversar y nublar con sus tinieblas de soberbia y egoísmo el corazón y la mente de los hombres. Parte de su estrategia ha sido revestirse como ángel de luz en las auténticas apariciones de la Santísima Virgen a quien, dicho sea de paso, odia al extremo por profundas razones teológicas que por ahora no vamos a explicar. El demonio, como ángel caído que es, saca ventaja de su naturaleza angélica y confunde y tienta a todos aquellos que son sujetos de locuciones, inspiraciones, revelaciones, etc. para que el mensaje de la Santísima Virgen no pocas veces sea transmitido pero con interferencias del enemigo. Muchas veces resulta que por falta de dirección espiritual, atención pastoral a los videntes, o falta de guía y dirección en una determinada aparición mariana, un mensaje que inicialmente es de Dios puede fácilmente tergiversarse y quedar frustrado el propósito del Cielo.

Por tanto, no todas las supuestas apariciones y mensajes marianos son de Dios. Más aún, hemos llegado a los tiempos en que el demonio se ha propuesto destruir la obra y manifestación de María en el mundo y ha suscitado un relajamiento tal para lo divino, que por dondequiera se hablan de mensajes vanos y superficiales. Más aún, muchas supuestas apariciones son en realidad obra del demonio que con sagacidad y disfraz de luz envuelve a muchos en la confusión. Incluso, algunas de estas apariciones que no son obra de Dios son respaldadas por pastores y jerarcas de la Iglesia. Y otras, donde realmente Ella está presente son reprimidas y perseguidas. Esto ha provocado que en el tema de las profecías atribuidas supuestamente a la Santísima Virgen se haya caído en mucha confusión, y ha provocado que no pocos que están envueltos en el tema de las mariofanías denuesten y califiquen al Papa Francisco como el falso papa o el profeta del Anticristo. O más aún que digan que el Papa verdadero es Benedicto y un sinnúmero de sandeces más, lo que ha provocado, repito, gran confusión en el tema de las revelaciones privadas.

Hoy más que nunca se necesita prudencia, oración, sacrificio, ayuno y atento discernimiento para no convertirnos en aliados del enemigo. Sí, habrá un cisma en la Iglesia, pero nada que ver con Francisco vs Benedicto. Esto es una lamentable confusión de los llamados Dos Papas en Roma, que por cierto es el título de un libro que su servidor escribió en 2006 y no tiene nada que ver con lo que se vive ahora con el Papa reinante y el emérito.

Crisis en la Iglesia

Desde luego que la Iglesia está en crisis, y una muy grave por cierto. Por tanto, grave y lamentable conducta por defecto de quien no logra discernir los signos de los tiempos e ignora la terrible tormenta espiritual que está por desencadenarse. Este hecho el mismo Jesucristo lo profetizó pues “el discípulo no puede ser más que el maestro” (Mt 10,24). Pues la Iglesia, aunque divina por Su Fundador, en la parte humana está expuesta a la debilidad y fealdad debido al pecado de todos sus miembros que formamos parte de Ella, así como a la asechanza del demonio en contra de la Esposa de Cristo, pues si el mismo príncipe de las tinieblas tentó a Jesucristo tanto en su vida pública como en su hora de la Pasión, la Iglesia en estos 2000 años de existencia también ha sido terriblemente tentada por el demonio ocasionando persecuciones, mártires, cismas, herejías, etc. Y será  particularmente atacada en este final de los tiempos, corroborado este ataque por los mismos Papas, desde León XIII hasta nuestros días, que en diversos documentos y alocuciones nos han prevenido de este asalto diabólico sin precedentes, que incluso vendría del mismo interior de la Iglesia. Las más conocidas son las palabras de Paulo VI:

“Tengo la sensación de que por alguna grieta ha entrado el humo del inferno dentro de la Iglesia de Dios.” Y más adelante dijo: “Parecía que después del Concilio vendría un día de sol para la Iglesia pero por el contrario ha venido un tiempo de tempestad y oscuridad porque ha intervenido el poder adverso: Satanás” (29 de junio de 1972).

Y en la misma línea lo que dijo el entonces Cardenal Ratzinger en 1985 de que se habían “desatado al interior de la Iglesia ocultas fuerzas agresivas, centrífugas e irresponsables” (Informe sobre la Fe). Y lo que dijera el 25 de marzo del 2005: “Señor, muy a menudo tu Iglesia nos parece un barco que está a punto de hundirse, un barco en el que entra agua por todas partes. Y también en tu campo de trigo vemos más cizaña que trigo” (Vía Crucis 2005).

Toda esta crisis se agrava aún más cuando el deterioro moral y espiritual de los pastores del rebaño se ha hecho de conocimiento público, pues sacerdotes, incluidos obispos y cardenales, muchos, son irreverentes al celebrar los santos sacramentos; por su infidelidad a su vida consagrada, su apego al dinero, la búsqueda de reconocimiento y el desenfreno por los placeres se han convertido en aliados del enemigo, y se convierten así en causantes de la pérdida de la fe, motivando la desunión y engendrando el antagonismo y la violencia. Y el cuadro se agrava por el egoísmo de nosotros, los fieles de la Iglesia que somos causa de conflictos y divisiones entre movimientos, institutos, apostolados, órdenes religiosas, etc. que agudizan aún más el dolor de Cristo como Su fundador y de María como Madre de la Iglesia.

Supuestos Erróneos

Hoy muchos parten de supuestos que son erróneos y promueven el caos. Esta confusión se crea calificando al Papa Francisco como antipapa; ya sea dizque porque Benedicto fue obligado a renunciar; que porque la elección de Francisco adoleció de los requisitos de validez para ser electo Papa según las normas del Derecho Canónico; que si Francisco dejaría de ser el Papa verdadero al momento que avalara una herejía, etc. Todo estos supuestos repetimos son falsos, y si me permite el lector, errores puestos en el entendimiento humano por el mismísimo Satanás.

Hay que entender y aceptar que la Iglesia hoy vive una gran rivalidad alentada por Satanás, pues en ella misma coexisten sacerdotes, obispos y cardenales, que lejos de ser fieles a su excelsa vocación pastoral y de servicio al bien y salvación de las almas, se han convertido en cómplices de Satanás porque han hecho un pacto con el mundo, con todos sus poderes, pompas y vanidades, no pocas veces en clara sumisión al príncipe de este mundo, y es a él a quien ofrecen incienso, pues han dejado de creer en la divinidad de Jesucristo; han dejado de creer en el misticismo de los sacramentos y en las verdades eternas. Ya no rezan ni hacen sacrificio y mucho menos penitencia y cuales Judas han traicionado a Su Maestro y lo llevan de nuevo a la Cruz.

Pero la profecía bíblica y actualizada por el mensaje auténtico en las apariciones verdaderas de la Santísima Virgen nos permiten comprender mucho mejor lo anunciado y profetizado en la medida en que nos acercamos a su cumplimiento.

Sin embargo, una tentación del demonio es querer adelantar acontecimientos para desprestigiar toda profecía de Dios y chabacanear y relajar todo lo divino. Los eventos están ya muy cercanos, pero ocurrirán más mañana que hoy. Muchos quieren ver cumplimentadas todas las profecías en esta década. Unos creen que ya estamos viviendo el cisma y otros afirman que el triunfo de la Iglesia y fin de la apostasía será para el centenario de Fátima (2017); y todos estos que piensan así cometen un error de cuajo.

La Gran Tentación Llegará

El momento de la gran tentación de la Iglesia llegará. El velo del templo se rasgará y el mundo entero verá para vergüenza sacerdotes contra sacerdotes, obispos contra obispos y cardenales contra cardenales, pero cada grupo guiado por un Papa que se proclamará cada uno Papa de la Iglesia Católica Romana, duplicando cada uno el libro de la Iglesia. Y entonces sí, ¿Cuál será la verdadera Iglesia? ¿Cuál será la luz que nos guiará hacia el Verdadero Camino que conduce al Padre? ¿Cuáles serán las señales que habrá que seguir?

Entonces ¡qué confusión, qué horror, qué desastre! ¿Cómo vamos a superar esta gran y terrible prueba para la Esposa de Cristo? Es aquí donde el aceite de nuestro aposento nos iluminará e iluminará el camino a los demás. ¿Pero tenemos aceite en nuestra lámpara? Pues recuerda que “la lámpara del cuerpo es tu ojo. Si tu ojo está sano, todo el cuerpo estará iluminado. Pero si tu ojo está enfermo, todo el cuerpo estará en tinieblas. Y Si la luz que hay en ti se oscurece, ¡cuánta oscuridad habrá!”(Mt 6, 22-23). El que tenga oídos pues, que oiga.

Todos los artículos de este sitio pueden ser reproducidos, siempre y cuando se cite al autor, Luis Eduardo López Padilla, y la página donde fue originalmente publicado, www.apocalipsismariano.com
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Sáb Ene 10, 2015 3:38 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Las profecías de Gog y Magog
«2015: Tétrada de Sangre»
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Proféticamente hablando, el año 2015 es muy significativo pues se darán dos acontecimientos cósmicos extraordinarios, dos eclipses lunares que coinciden con fiesta judía, y que señalan acontecimientos del todo singulares. Se trata de la segunda mitad de cuatro lunas "tétradas", es decir, de cuatro eclipses lunares con esa característica de coincidencia, de los cuales ya sucedieron dos, en 2014. Se le llama tétrada de lunas "de sangre" pues en ellos la luna se torna color de rojo. La coincidencia de cuatro lunas rojas con fiestas judías es verdaderamente excepcional, y siempre con ellas ha sucedido algún acontecimiento histórico de importancia para Israel y para la Iglesia.

La tercera luna de sangre será el 4 de abril de 2015, coincidiendo con la Pascua (igual que el año anterior), y la cuarta luna roja será el 28 de septiembre de 2015, concordando con la fiesta de los Tabernáculos (como fue en 2014). En medio de las cuatro lunas de sangre, habrá un eclipse solar que coincidirá con el inicio del año judío, día 29 de Adarkjj (20 de marzo de 2015). Esto es verdaderamente excepcional.

Los acontecimientos predichos en las Escrituras y que yacen en el futuro próximo, seguramente en coincidencia con las dos lunas tétradas restantes son, además del Rapto de los Santos, el ataque militar contra Siria, instigado por Israel, (predicho en Isaías, 17) y una guerra en la que Rusia y los países árabes atacarán simultáneamente a Israel (Ezequiel 38). Es de esperar que esto suceda en el 2015 por los hechos que ya estamos viviendo y constituyen la "pre-tribulación". A ello hay que sumar el Gran Aviso dado a conocer en Garabandal, la iluminación interior de todas las conciencias que sucederá, según la principal de las videntes, cuando la situación mundial esté en su peor momento.

El Rapto o Arrebato de los Santos es resultado de una intervención divina selectiva: "Entonces estarán dos en el campo, el uno será tomado, y el otro será dejado. Estarán dos mujeres moliendo en un molino, una será tomada, y la otra será dejada" (Mt 24, 40).

El Rapto tiene el doble propósito de premiar la virtud de quienes fueron fieles a Cristo y a su doctrina-, y de evitarles la purificación de la Gran Tribulación ("Día del Señor"), misma que ya no necesitan.

Es muy significativo el sentido pleno del Rapto dado por Dios a la fiesta judía de las Trompetas. En el Antiguo Testamento, Israel utilizaba la trompetas para anunciar una celebración, una guerra o una alarma para el pueblo. La trompeta solo podía ser usada por el sacerdote para convocar a la asamblea, día santo o sacrificio. La emisión del gran sonido de trompeta, que podía ser de plata o cuerno de carnero, era celebratorio o anuncio de algo muy importante.

El "Día del Señor", a quien diversos profetas le aplican los adjetivos, "grande y terrible", tiene su inicio después del toque de la trompeta de la Guerra y del Rapto, con el gran terremoto, después de los signos cósmicos del sol y de la luna. El "Día de Yahveh" (Yom Kipur) es todo el conjunto de juicios por los que la humanidad será purificada antes de la Parusía (Sukkot). En el Apocalipsis, estos juicios son siete, y tienen tres niveles distintos: sellos, trompetas y copas, mezcla de fenómenos humanos y naturales.

Uno de los aspectos sobresalientes de la cercana Guerra de Ezequiel es el énfasis sobre el "Día del Señor" y su conexión con el sexto sello del Apocalipsis. La "luna roja" de Joel (Jl 3, 4) es comúnmente relacionada con la "luna roja" que se observa al inicio del sexto sello:

• Joel 3, 4: "El sol se cambiará en tinieblas y la luna en sangre, antes de la venida del Día de Yahveh, grande y terrible".

• Apocalipsis 6, 12: "Y seguí viendo. Cuando abrió el sexto sello se produjo un violento terremoto: y el sol se puso negro como un paño de crin, y la luna toda como sangre".

La luna en sangre del sexto sello, que pudiera corresponder a alguna de las lunas tétradas del 2015, abril o septiembre, se identifica sin duda alguna con la luna roja de Joel que debe "preceder" al Día del Señor, por la reacción de los seres humanos en la Tierra en cuanto el resto de eventos del sexto sello tienen lugar:

Apocalipsis 6, 15-17: "Y los reyes de la Tierra, los magnates los tribunos, los ricos, los poderosos, y todos, esclavos ó libres, se ocultaron en las cuevas y en las peñas de los montes. Y dicen a los montes y a las peñas: 'Caed sobre nosotros y ocultadnos de la vista del que está sentado en el trono y de la cólera del Cordero. Porque ha llegado el Gran Día de su cólera y ¿quién podrá sostenerse?".

La actitud de los seres humanos en la Tierra pone de manifiesto que ellos entienden que "el grande y terrible Día del Señor" está por comenzar. Éste es precedido por el oscurecimiento del sol, y por la luna roja "como sangre" y el terremoto descritos en Ap 6, 14: "Y el cielo fue retirado como un libro que se enrolla, y todos los montes y las islas fueron removidos de sus asientos".

Cabe resaltar que, en las Escrituras, la resurrección de los santos está siempre relacionada con terremoto, como sucedió el Viernes Santo después de la muerte de Cristo, cuando "tembló la tierra y muchos santos resucitaron". Esos fueron los santos del Antiguo Testamento. Por ello mismo, es altamente probable que el terremoto del sexto sello coincida con la "primera resurrección" de San Pablo, la de los santos del Nuevo Testamento, seguido inmediatamente del Rapto.

La explicación que los promotores del Gobierno Mundial y de la nueva "Iglesia" le darán al Rapto de los Santos, será la de "abducciones" por parte de "seres galácticos superiores", proponiendo que esas abducciones se darán porque supuestamente "estorban a la "evolución" de la Tierra y de la Iglesia. Se prepara ya gran cantidad de literatura en ese sentido.

La cercanía de ambas cosas, Arrebato y apertura del sexto sello, será fácilmente previsible por un signo claro que Jesucristo nos dio: el incremento de amenazas de guerra: "Se levantará nación contra nación, y reino contra reino" Mt 24, 7. Es el mismo orden que se observa en el Apocalipsis en el segundo sello, el que corresponde al caballo rojo, el de la guerra: "Entonces salió otro caballo, rojo: al que lo montaba se le concedió quitar de la Tierra la paz para que se degollaran unos a otros: se le dio una espada grande" (Ap 6, 4). Sólo después aparecen el tercer caballo del hambre, y el cuarto de las pestes que, por otro lado, normalmente son las consecuencias lógicas de las guerras.

Hay que estar atentos a los acontecimientos que involucrarán a la nación de Rusia y de Israel, de gran significado escriturístico, durante este año 2015. La fiesta judía de las Trompetas que anuncia el Día del Señor (Rosh Hashana) adquiere un sentido pleno cristiano de gran optimismo y esperanza. Las trompetas anuncian el Retorno de Jesucristo y, si bien conllevan el tema de la guerra previa, la persecución cristiana y las catástrofes globales y cósmicas, están para anunciar la llegada inminente de Cristo como Rey universal, así como el triunfo de sus seguidores que lograron serle fieles.

Dentro de la Iglesia hay que estar atentos a la situación especialísima de los dos Papas en Roma. Muchos parteaguas muy interesantes.
Armagedón

La batalla de Armagedón es un conflicto mundial, posterior a la Tercera Guerra Mundial conocida como Guerra de Ezequiel o “Guerra de Gog y Magog”, que se llevará a cabo hacia el final de la Gran Tribulación, una vez que el Anticristo haya roto el acuerdo de paz que firmó al inicio de la Gran Tribulación y se vuelva contra los mismos judíos, para destruir Israel. La campaña de Aramagedón es descrita por el apóstol San Juan en el libro del Apocalipsis (Ap 16, 12-16), y es la que propiciará la Parusía, pues Jesús en persona volverá para salvar a Israel de la destrucción que le pretenderá infligir el Anticristo.

Paradójicamente, Jesucristo volverá por segunda vez no invocado por los cristianos, sino por los judíos, quienes viéndose acorralados por el Anticristo pensarán: si este, que nosotros pensábamos era el Mesías, ahora nos traiciona y se vuelve contra nosotros para destruirnos, a ver si el Mesías no es el que murió crucificado hace dos mil años. Entonces, los propios judíos clamarán a Cristo para que los libre de la destrucción, llevándose a cumplimiento la profecía de la conversión en masa de los judíos al cristianismo.

El Valle de Armagedón, llanura de Meguido, al norte de Israel, será el lugar físico donde tendrá lugar la Parusía o Retorno de Cristo. Allí volverá para derrotar al Anticristo “con el soplo de su aliento”.

Después de ese acontecimiento, Jesús subirá al Monte de los Olivos para llevar a cabo el Juicio a las Naciones y posteriormente dar inicio a su Reino en el mundo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Mar Feb 10, 2015 9:21 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Las profecías de Gog y Magog
«Perspectivas 2015»
 [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Más allá del prurito de conocer lo que se espera para este año 2015, el ser humano siempre se ha sentido tentado a conocer el futuro. Esta tentación crece cuando en los últimos años nos hemos envuelto en un sinnúmero de profecías mayormente “apocalípticas” para nuestra generación. La realidad es que hay mucho de cierto, pues desde el siglo XX los Romanos Pontífices con un claro discernimiento advirtieron sobre las señales de los tiempos que se avecinaban para el mundo y para la Iglesia.

Pio X

Notable fue lo escrito por el Papa San Pío X en su primera encíclica E Supremi Apostolatus –de 1903– en donde advertía que “la apostasía era el comienzo de los males anunciados para el final de los tiempos”. Con inigualable asertividad el Papa se adelantó a su tiempo previendo lo que se venía para el mundo y para la Iglesia y que quedó marcado el siglo XX con la filosofía del modernismo y los regímenes totalitaristas ateos que desencadenaron una era de terror y muerte a través del comunismo ateo y sus hierofantes Marx, Lenin, Stalin y Mao; así como el fascismo de Mussolini, el nazismo de Hitler y la implosión de dos atroces guerras mundiales que marcaron una gran derrota para la humanidad.

Pio XI

No obstante, la apostasía fue creciendo, la falta de fe y la rebelión de los hombres hacia Dios que se levantaron contra su Creador y contra su Cristo, arrojando lejos de ellos las ataduras del amor y sujetándose a las ataduras el odio, abonaron así el camino que estaba profetizado en la Sagrada Escritura y que recordaba el Papa Pío XI en su encíclica Miserentissimus Redemptor de 1928 cuando afirmaba: “Parece ser el comienzo de los dolores que han de traer al hombre de pecado. Asalta la idea de que se acercan los tiempos que anunciaba Nuestro Señor”.

Concilio Vaticano II

La torcida interpretación y dolosa aplicación de los textos del Concilio Vaticano II hicieron surgir un proceso progresivo de decadencia que se desarrolló bajo un falso “espíritu conciliar”, lo que provocó su total descrédito. Así lo decía el Cardenal Ratzinger en la entrevista que le concedió a Vittorio Messori en 1984:

“Estoy convencido de que los males que hemos experimentado en estos 20 años no se deben al Concilio ‘verdadero’, sino al hecho de haberse desatado al interior de la Iglesia ocultas fuerzas agresivas, centrífugas, irresponsables… y en el exterior, al choque con una revolución cultural: la afirmación en Occidente del estamento medio-superior… con su ideología radicalmente liberal de sello individualista, racionalista y hedonista” (Informe sobre la Fe. BAC Popular. 1985 p. 47).

Por ello, Paulo VI en su alocución de noviembre 1970 exclamaba: “¿Acaso son estos los días anunciados por Cristo?”

¿Qué es esto?

¿Qué significa todo esto? Para decirlo claramente son los tiempos en que se acrecentará el odio y el mal a tal extremo que la caridad prácticamente se extinguirá, por lo que surgirán guerras y constantes rumores de enfrentamientos y terrorismo en diversos puntos del planeta. Y este enfriamiento de la caridad revela el nulo crecimiento espiritual de las almas, pues es el amor emanado del sacrificio el que solamente puede coronar la vida de santidad. Por lo que no es de sorprenderse entonces que sea el pecado personal el que se levante como la causa de todos los males que hoy padece la sociedad: pestes, enfermedades, hambruna, catástrofes naturales (terremotos, tsunamis, huracanes, erupciones volcánicas), injusticia social, crisis económica y financiera por el egoísmo de unos pocos a costa de los demás; corrupción política, crisis familiar, divorcios, abandono de hijos, ideologías contrarias al orden natural, etc. Esto ha provocado un deterioro generalizado en todos los órdenes de la vida para los hombres en los comienzos del siglo XXI.

Crisis espiritual

Pero por paradójico que parezca esto no es lo más grave. Lo que verdaderamente tiene importancia y trascendencia en la vida del hombre es lo que afecta a su destino eterno, el destino de su alma que ha sido creada inmortal directamente por Dios y es la que está en juego constantemente día a día, hora a hora, minuto a minuto, segundo a segundo, pues no hay nada más cierto que la fragilidad  y fugacidad de la vida humana que en un abrir y cerrar de ojos termina.

Por eso horrorizan y preocupan las conocidísimas palabras de Paulo VI en 1972 cuando en plena Basílica de San Pedro durante la alocución Resistite Fortes in Fide pronunciaba en la fiesta de los Apóstoles Pedro y Pablo las siguientes palabras refiriéndose a la situación de la Iglesia:

Tengo la sensación de que por alguna grieta ha entrado el humo de Satanás en el Templo de Dios… ¿Cómo ha sucedido esto? El Papa confía a los presentes un pensamiento suyo: que se ha producido la intervención de un poder adverso. Su nombre es Satanás”.

Y para comprender con más claridad lo que queremos decir, cito las proféticas palabras del entonces Karol Wojtyla siendo Obispo de Cracovia en el Congreso Eucarístico de Filadelfia en 1976:

Estamos ante la lucha final entre la Iglesia y la anti iglesia, entre el Evangelio y el anti evangelio…”

Esto es lo que hemos venido viviendo en los últimos años en el mundo y en la Iglesia. Hay que tener ojos para ver y oídos para oír para tener la capacidad de discernir los signos de los tiempos y convencernos de una vez por todas de que estamos viviendo este breve periodo histórico conocido bíblicamente como el Final de los Tiempos. No es el fin del tiempo ni tampoco es el fin del mundo. Es el fin de un periodo de la Historia que proféticamente está anunciado y que se caracteriza por su falta de fe y por su apostasía, que junto con otros signos de los tiempos harán llevar a la humanidad a una gran tribulación como no la ha habido hasta ahora en la Historia del mundo ni la habrá en el futuro. Y que este periodo histórico precede a un gran triunfo resonante de la Iglesia en el que habremos de vivir un gran tiempo de paz en toda la Tierra, fruto del orden que se va a establecer como consecuencia de reconocer a Cristo como Rey de Reyes y Señor de Señores y donde los hombres alcanzarán una gran santidad como nunca antes la ha habido; y todo ello por mediación de la Santísima Virgen María.

Pero antes, estamos cada vez más cerca del tiempo de la hiel, de grandes dolores y sufrimientos para la humanidad como hasta ahora no se han conocido, así como de una grandísima prueba para la Iglesia que está por venir y que hará que muchos huyan, se escandalicen y pierdan la fe. Por eso decía el Papa Juan Pablo II en Fulda, Alemania en 1980 lo siguiente:

Debemos prepararnos para sufrir dentro de no mucho grandes pruebas que exigirán de todos nosotros la disposición de hacer donación de la propia vida… con vuestra oración y la mía será posible mitigar la tribulación pero no será posible evitarla, pues sólo así la Iglesia podrá ser efectivamente renovada”.

Error común

Lamentablemente en los últimos años se ha venido cometiendo el error frecuente, y me parece una tentación del enemigo, de querer poner fechas a ciertos eventos que están profetizados que ocurrirán en el futuro cercano tanto para el mundo como para la Iglesia. Esto tanto por exceso como por defecto no resulta beneficioso para las almas, pues muchos reaccionan ante las profecías cuando queriendo saber el cronos (el día, mes y año aproximado) tienden a relajarse en su vida espiritual pues aún, dicen, “falta tiempo”; otros por su parte, se desesperan y caen en depresiones y abandonan sus deberes personales, familiares o profesionales pues sienten que el tiempo ya no es suficiente para hacer nada.

Por eso, si algún lector pensaba que este servidor diría en este artículo lo que podría suceder en el 2015 se llevará una desilusión. He aprendido y madurado sobre este punto. Bástele saber que a partir del Pontificado del Papa Francisco hemos comenzado en sentido estricto el periodo de varios años conocido como el final de los tiempos, y que por tanto todos los eventos tanto eclesiales como del mundo cada vez más se van polarizando, ya sea hacia la luz o hacia las tinieblas.

Conforme vayamos avanzando en este periodo de tiempo las señales cada vez serán más claras y por otra parte angustiosas, pues la zona de confort del mundo llegará a perderse y enfrentaremos grandes desastres naturales hasta ahora desconocidos: donde el fuego se inflamará y será implacable, el viento soplará con furia, las aguas subirán rugientes y la tierra se estremecerá violentamente; así como gravísimos problemas económicos y financieros que traerán el quiebre de la economía como hasta ahora se conoce. La guerra es punto culminante del odio entre las naciones y que forma parte de los eventos proféticos, pero aún estamos en el tiempo en que los distintos fuegos que sucederán en varios puntos del planeta aún no detonarán la guerra entre naciones poderosas, pero sí caminamos inexorablemente hacia ella.

La Iglesia

Por lo que toca a la Iglesia, mientras abiertamente no se deje entrar a la Mujer vestida del Sol en el contexto de esta lucha final, las gracias que el Cielo tiene contempladas para el mundo por medio del Corazón Inmaculado de María quedarán aún retenidas y esto hará que la oscuridad adquiera mayor negrura y tenebrosidad. Hará mucho más difícil discernir el Camino Verdadero. Y los resultados del Sínodo de la Familia no harán sino dividir aún más a la Iglesia.

La postura sensata y práctica que exige la entrada de este nuevo año 2015 es la necesidad de llenar de aceite nuestra lámpara de la fe y paciencia. Se exige edificar el aposento interior de cada uno conforme lo ha venido pidiendo la Santísima Virgen, Madre de Dios y Madre Nuestra, en sus múltiples y auténticas apariciones en los últimos 200 años. Esta edificación de la fe exige como herramientas la oración personal; la disposición amplia al sacrificio y la penitencia cargando la cruz de cada día y negándonos ante los extraordinarios goces y placeres que nos ofrece la vida, que nos alejan de Dios y que exigen templanza y disciplina espiritual. Fundamental instrumento de gracia en este tiempo es el rezo del Santo Rosario y la lucha por transformar nuestro corazón de piedra en un corazón de carne para poder amar a Dios en el servicio y entrega  diligente a los demás. Los sacramentos, en particular la confesión y la eucaristía, siguen siendo los cimientos del edificio espiritual.

Efectivamente, el tiempo se ha vuelto cada vez más corto pues las señales nos indican que las profecías están ya muy cerca. Ahora hay todavía luz pero cuando las tinieblas lo invadan todo no sabremos por dónde caminar y será nuestro aposento, si tuvimos la precaución de edificarlo, quien nos guíe y guíe a los demás ante los días de infortunio que se avecinan.

Luis Eduardo López Padilla, www.apocalipsismariano.com


Última edición por Silden el Mar Feb 10, 2015 9:58 am, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Mar Feb 10, 2015 9:23 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Las profecías de Gog y Magog
«Dos Papas en Roma»
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

 la mujer del Apocalipsis, de Peter Paul Rubens



Dos Papas en Roma es el título de un libro que su servidor escribió en el año 2007 para analizar las últimas informaciones y evidencias que hasta entonces había sobre el texto no publicado del Secreto de Fátima. No obstante, hay quienes se han apropiado de esta frase para denunciar erróneamente un cisma dentro de la Iglesia entre el Papa Emérito Benedicto XVI y el Papa Francisco. A continuación trataremos de arrojar luz a este enredo y confusión.

Desconozco si exista otro libro con el mismo título, en lengua castellana o en cualesquier idioma, pero al menos mi libro Dos Papas en Roma preanunciaba la futura existencia simultánea de dos Papas en la Ciudad de Roma. Ahora bien, este hecho profético, que desde luego aún no ha sucedido, tiene condiciones muy específicas y que revelarán la existencia de 2 Iglesias con sede en la Ciudad de Roma, cada una autoproclamándose como la auténtica y verdadera Iglesia Católica y encabezada cada una por un Papa electo “canónicamente”. Pero vayamos primero a los antecedentes.

Cuanto atares en la Tierra será atado en los Cielos

Existe una frase dicha por Jesucristo de trascendental importancia, y es cuando le dice a Pedro: “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia… y cuanto atares en la Tierra será atado en los cielos; y cuanto desatares en la Tierra, será desatado en los cielos” (Mt. XVI, 13-18).

Esto quiere decir que todo lo que Pedro ate en la tierra será atado en el Cielo, es decir, todo lo que diga, proclame, establezca, legisle, regule, prohíba y sentencie conforme al Depósito de la Fe y la Revelación será igualmente dicho, proclamado, establecido, legislado, regulado, prohibido y sentenciado en los cielos. Si alguno de estas acciones son derogadas en la Tierra del mismo modo serán derogadas en el Cielo.

Ahora bien, y esto es muy importante, todo lo que la Iglesia diga, proclame, establezca, legisle, regule, prohíba y sentencie conforme al Depósito de la Fe y la Revelación sin duda alguna formará parte de la Verdad para que el hombre pueda alcanzar la Salvación. Y esto es Verdad porque así ha sido atada en el Cielo y ese poder se lo dio Cristo directamente a Pedro.

Continuando con lo anterior, esto no significa necesariamente que todo lo que la Iglesia ate en la Tierra coincida plenamente con lo que podríamos llamar la Verdad Absoluta de Dios. Esto es muy complicado expresarlo, pero es así, pues Dios es un gran misterio. Será necesaria la eternidad para ir paulatinamente comprendiendo la Magnificencia, Omnipotencia, Sabiduría y Misticismo de Dios Uno y Trino en toda su profundidad.

Cuando Jesucristo dijo: “no he venido a abolir la ley sino a darle cumplimiento” (Mt. V, 17) sirve para comprender mejor lo que acabamos de decir, y es que por encima de la ley (o sea, Verdad de Salvación) está algo mucho más perfecto que es el Amor (o sea, Verdad Absoluta de Dios). Por eso el Apóstol Juan define sabiamente a Dios cuando dice “Dios es Amor” (I Jn IV, 16). Por eso el Amor, al igual que Dios, es septiforme,  comenzando por la esclavitud y culminando con la realeza. Por eso María es Reina y Señora de todo lo creado, pero primero fue esclava del Señor. Pero este un tema aparte del que en su oportunidad hablaremos.

Alejamiento gradual de la Verdad

El punto es que la Iglesia se ha ido apartando más y más no sólo de la Verdad Absoluta de Dios, sino que ha ido oscureciendo entre los fieles la Verdad de Salvación, pues ha sembrado el egoísmo que ha sido causa de conflictos y divisiones entre los hijos de Dios; ha dejado entrar falsas filosofías y nuevas creencias que han hecho muy difícil crecer en la vida espiritual y han, repito, oscurecido el Camino Verdadero que conduce al Padre.

Desde que la Iglesia fue fundada no ha estado exenta de herejías, pruebas y persecuciones. La condición divina y humana de la Iglesia la hace pasar tanto por la debilidad de sus miembros como por el ataque preternatural de Satanás que pidió cribar a la Iglesia y a Pedro como el trigo (Lc. XXII, 31-32). Y esto no sólo no se ha visto interrumpido sino que conforme nos hemos acercado al final de los tiempos, “sabedor que le queda poco tiempo, el demonio anda como león rugiente” (cfr. I Pe. V, [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] y ha desplegado un ataque terrible y sin precedentes contra la Iglesia. Es la dura batalla entre la luz y el poder de las tinieblas, que comenzó desde sus orígenes y llegará hasta el día final.

Poco a poco la Iglesia se ha ido apartando de la Verdad y esto explica el porqué de la gran obscuridad y confusión que existe en el mundo. Las causas históricas empiezan a perfilarse a partir del siglo XIV cuando se siembra la semilla de lo que más adelante generaría una gran confusión en el orden intelectual y posteriormente en el moral y religioso. La filosofía empieza a darle un valor exclusivo a la ciencia, y paulatinamente a la razón, llevando consigo el establecer como único criterio de verdad a la sola inteligencia humana. Se olvida que el conocimiento de las cosas nos aleja de Dios y la fe nos acerca; y si los hombres piensan que tienen soluciones para su propia vida entonces ya no hay razón para comunicarse con Dios.

Es entonces que en los siglos XVIII y XIX la filosofía del racionalismo vino a envenenar los cimientos de la fe católica. Este racionalismo filosófico llevó al culto de la diosa razón. Por eso Voltaire, la figura de más influencia en la Ilustración fue el que lanzó el dicho “Écrasons l’infame” (Aplastad al infame) refiriéndose a Cristo y a su Iglesia. Y este movimiento –uno de los más anticristianos de la Historia– trajo un sinnúmero de herejías que hicieron un gran daño a la fe de la Iglesia, como el liberalismo, el modernismo, el positivismo, el secularismo, el racionalismo religioso, el socialismo y el comunismo; el liberalismo teológico; el feminismo radical; también el ateísmo y el panteísmo y otras muchas ideas refundidas en el movimiento esotérico de la New Age. Así, surgieron errores respecto a Dios, Jesucristo, la Iglesia, el Papa, el dogma, la moral, la liturgia y los sacramentos.

Golpe Final de Satanás

Por si fuera poco, Satanás se alistó a preparar el golpe cuasi mortal contra la Iglesia y que de alguna manera preparará en el futuro la venida del profetizado Anticristo de la Sagrada Escritura. Fue así como el 13 de octubre de 1884, el Papa León XIII cuando acababa de celebrar la Santa Misa escuchó una voz profunda y gutural que decía:

“Yo puedo destruir a tu iglesia… para hacerlo necesito más tiempo y más poder.” Entonces el Papa oyó una voz suave que preguntó: “¿Cuánto tiempo y cuánto poder?” La voz gutural respondió; “75 a 100 años y más poder sobre los que se entreguen a mi servicio”. La voz suave replicó: “Tienes ese tiempo” (Revista Soul Magazine, mayo-junio de 1984).

En esta misma línea de revelación privada, la Santísima Virgen reveló a los niños de Medugorie las siguientes palabras –cuando explicaba el capítulo XII del Apocalipsis, eje central del final de los tiempos–:

“Deben darse cuenta que Satanás existe. Un día se presentó ante el trono de Dios y pidió permiso para poner a prueba a la Iglesia por un periodo de tiempo y Dios le dio permiso para que lo haga por un siglo. Este siglo (XX) está bajo el poder del demonio” (cfr. Advertencias Marianas. 1986).

La Casa Devastada

En suma de lo anterior, las consecuencias no se han hecho esperar. Errores doctrinales se han difundido por todas partes, afirmándose que la Iglesia debe estar sometida al poder temporal; que la Biblia tiene errores respecto a la ciencia y a la Historia; que los dogmas tienen claras contradicciones; que la Resurrección de Cristo no es un hecho comprobado históricamente.

Aunado a lo anterior, al interior de la Iglesia se agudizó un espíritu de división que llegó a su clímax a partir del Concilio Vaticano II y que enfrentó a dos bandos irreconciliables que siguen aún vigentes, según se interpreten los documentos del Concilio.

Uno de los principales efectos de mayor afectación a la esencia de la Iglesia fue la renovación de la Liturgia, donde se acentuó en la Santa Misa el aspecto de la cena comunitaria en detrimento al sentido sacrificial de la misma. Esto provocó que para una gran mayoría de católicos hoy en día se haya perdido el sentido y conocimiento de la trascendencia del Santo Sacrificio de la misa y que para un gran número de católicos laicos, sacerdotes y monjas ya no se crea en la presencia real y verdadera de Cristo en la Eucaristía, con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad, tal y como lo enseña la Iglesia Católica.

Los Institutos y Fundaciones de vida religiosa en la mayoría de los casos han perdido el espíritu de su fundador y se han acomodado a las exigencias de la vida moderna y a los nuevos criterios de psicología y sociología. Esta modernización ha provocado tanto un gran abandono por parte de las almas a su vida consagrada como una falta y crisis de vocaciones religiosas.

Para la mayoría de los católicos ya no hay formación moral, bíblica, sacramental ni dogmática. Las universidades católicas mayormente se declaran independientes de los obispos y de la Santa Sede. Pero también no pocos teólogos se han declarado autónomos y en nombre de la libertad de investigación han violentado por completo los fundamentos de la moral católica. La grave crisis de la Iglesia no sólo continuó sino que se agravó. Un claro progresismo se apoderó de la Iglesia y en gran parte de las Iglesias particulares, donde cada obispo, párroco, orden, congregación o instituto religioso o de enseñanza católica obra, piensa, predica y educa como quiere, sin que le importe vulnerar la doctrina, la fe, la moral y la liturgia, incluso el propio Derecho Canónico. Y esto se ha consolidado desde la base hasta el vértice de la Iglesia.

En resumen, la crisis actual de la Iglesia engloba la falta de fe en las verdades eternas; la confusión en la moral; la ignorancia en la doctrina; la secularización de lo sagrado; la falta de crecimiento espiritual en las almas y por ende de vivencia de virtudes; indiferencia y descreimiento en la vida sobrenatural después de la muerte; casi nula vida de  oración, sacrificio y penitencia; pérdida del sentido de pecado; aberraciones contra natura; divisiones entre laicos, entre obispos y entre cardenales; y crítica y falta de unidad con el Vicario de Cristo, el Papa.

Cisma Anunciado

Ahora bien, dentro de las revelaciones privadas se viene anunciando desde hace unos 200 años que vendrá un cisma a la Iglesia de proporciones gigantescas y que será motivo de una gran confusión para todos pues veremos dos papas enfrentados por el trono de Pedro. Este desenlace cismático, como lo hemos mencionado líneas arriba, se viene fraguando desde hace mucho tiempo y ha tomado especial preparación a partir del siglo XX, donde el espíritu masónico que ha penetrado en la Iglesia ha jugado un papel relevante, conforme lo preveía el Papa León XIII a raíz de la visión que tuvo acerca del ataque del demonio a la Iglesia, y en la que escribiría lo siguiente:

“En el mismo lugar santo donde ha sido establecida la sede de San Pedro y la Silla de la Verdad para iluminar al mundo, ellos han levantado el trono de su abominable impiedad, con el designio inicuo que cuando el pastor sea golpeado, las ovejas se dispersen” (Enc. Pontificias #6 p. 12, citado por el autor en Las Puertas del Infierno contra la Iglesia, p. 111).

Este ellos del que habla el Papa es a lo que Juan se refería cuando escribió: “Salieron de entre nosotros pero no eran de los nuestros” (I Jn. II, 19).

Corroborando lo anterior, la denominada “masonería eclesiástica” trabajó durante el siglo XX para dar el toque a la realización de una nueva iglesia y un nuevo cristianismo:

“Estamos obligados a concluir sobre la base de una documentación rica en certezas”, escribe Pierre Virion, “que un magisterio oculto conduce a los doctores de una nueva iglesia inventada en las altas sociedades secretas a principios del siglo XX para que sea hecha realidad en un plazo de 100 años” (Misterium Iniquitatis (La Masonería dentro de la Iglesia) 1977. Cruz y Fierro Editores p. 43).

Por tanto, la masonería infiltrada dentro de la Iglesia ha venido madurando un complot y que pretende alcanzar su propósito y fin cuando de la misma Iglesia de Roma surja otra iglesia, una iglesia nueva pero asentada en Roma misma y con todo el ropaje jurídico y canónico de la Iglesia romana. Este asalto a Roma de esta iglesia nueva está perfectamente delineada por el Canónigo Roca (profeta masón de la iglesia iluminista):

“… el nuevo orden social se implantará desde Roma pero al margen de Roma… y esta nueva iglesia, aunque tal vez no deba conservar nada de la disciplina escolástica y de la forma rudimentaria de la iglesia antigua, recibirá sin embargo de Roma la consagración y la jurisdicción canónica” (La Gloria Centenaria, p. 452. citado por Pierre Virion ob. cit. p. 47).

Los textos que hemos citado dejan claramente delineado que el cisma tendrá como característica novedosa el nacimiento o existencia de una iglesia falsa, y que de alguna manera saldrá de la misma Iglesia Católica Romana. Vamos a profundizar en esto.

Una Nueva Iglesia, Un Nuevo Papa

Como hemos dicho, este cisma que está por venir será muy diferente y atípico con respecto a los anteriores que han existido en la Historia de la Iglesia; y lo mismo con respecto a la disputa o enfrentamiento de dos Papas y dos iglesias, donde cada uno se proclamará Papa de la verdadera Iglesia Católica en Roma.

El fundamento bíblico de estas dos iglesias lo encontramos en el libro del Apocalipsis, donde la Mujer es símbolo de la Iglesia. Y aquí se habla de dos mujeres: la primera “vestida de Sol, con la luna bajo sus pies y en su cabeza una corona de doce estrellas” (XII, 1–3); y la segunda mujer es una ramera “con la que han fornicado los reyes de la tierra… sentada sobre una bestia… vestida de púrpura y escarlata, cubierta de oro y piedras preciosas y perlas” (XVII, 1 y ss).

El eminente Padre Leonardo Castellani, jesuita argentino y una de las mentes más preclaras del siglo XX, autor de múltiples obras, en su libro El Apocalipsis explica que las dos mujeres del Apocalipsis representan la religión verdadera en sus dos polos extremos, la religión corrompida y la religión fiel; la iglesia verdadera y la falsa iglesia.

Existen innumerables textos de revelaciones privadas que hacen esta sutil diferencia de la iglesia falsa y la iglesia verdadera que surgirán en el final de los tiempos. Haremos un breve recuento:

En la visión del 13 de mayo de 1820 la Beata Catalina Emmerick dice: “Vi una fuerte oposición entre dos Papas… y vi cuán funestas serían las consecuencias de esta falsa iglesia que causará el cisma más grande que se haya visto en el mundo” (Cullerton. Rockford 1991).

Nótese que la visión habla de dos Papas enfrentados y la existencia de una falsa iglesia. Nada que ver pues con los que adelantando profecías y distorsionando la interpretación quieren ver entre el Papa Emérito Benedicto XVI y el Papa Francisco el cumplimiento de esta profecía. No hay pues dos Papas enfrentados ni dos Iglesias.

En 1989, la Virgen le dijo al Padre Stefano Gobbi sobre la infiltración de la masonería eclesiástica lo siguiente: “Esta infiltración masónica ya había sido predicha por mí en Fátima cuando anuncié que Satanás se introduciría hasta el vértice de la Iglesia… y cuyo propósito es destruir a Cristo y a su Iglesia, construyendo… una falsa iglesia”.

En 1981 a la mística religiosa polaca Sofía Paprocski la Virgen le reveló que Fátima se reducía a tres palabras: “dos Papas rivales”, surgiendo una “Iglesia que se va a dividir en dos” (Diario Novedades, mayo 1981, México).

En 1976 el entonces Cardenal Wojtyla con ocasión del Congreso Eucarístico en Filadelfia lo expresó muy claro: “Estamos ante la lucha final entre la iglesia y la anti iglesia”.

Más recientemente en junio de 2006, el Sagrado Corazón de Jesús le revela a Marga lo siguiente: “Sucederá algo en la Iglesia que será como un aldabonazo contra Ella y que la hará tambalearse, aunque no extinguirse. Será un gran escándalo dentro de mi Iglesia que será azuzado por los medios de comunicación… el Gran Cisma, a partir del cual se separará la Verdadera Iglesia de la falsa” (La Verdadera Devoción al Sagrado Corazón de Jesús. Ed privada p. 561).

Dos Papas Enfrentados

Como notará el lector, no se trata de que sólo haya dos Papas para que se cumpla la profecía, sino que tienen que estar enfrentados y esto hará que la Iglesia quede dividida en dos, análogamente al “velo del templo que se rasga en dos”, tal y como sucedió con la muerte de Cristo y que traerá el cisma de la Iglesia; donde la Iglesia Verdadera (la Mujer vestida del sol) se separará de la Iglesia falsa (la gran ramera revestida de púrpura y escarlata).

O sea, que las dos Iglesias tendrán una misma raíz y origen. Pero en un momento dado se separarán y cada una nombrará a su propio Papa. Y ambos Papas se proclamarán al mismo tiempo Papas de la Iglesia Católica. Y las dos estarán asentadas en Roma. Uno será Papa de la Iglesia Verdadera y otro será Papa de la Iglesia falsa.

¿Cuándo se dará esta división? Podemos decir que de hecho hoy en día lamentablemente ya existe una división y enfrentamiento en todos los niveles de la Iglesia, es decir, laicos, religiosos, sacerdotes, obispos y cardenales. Pero no será oficializado este cisma sino hasta el momento en que la Iglesia Verdadera se separe de la falsa y esto ocurrirá cuando tenga que darse la elección de un nuevo Papa. En otras palabras, en la realización y desarrollo de un cónclave.

Entonces sí habrá una gran confusión. ¿Cuál será el verdadero Papa? ¿Quién será el Papa que encabece el Camino Verdadero que conduzca al Padre? Esto traerá un sinnúmero de consecuencias dramáticas y terribles para las almas. Será el comienzo del clímax de la mayor prueba que la Iglesia haya pasado desde su fundación.

Hoy todavía hay un poco de luz que ilumina el Camino que conduce al Padre y podemos caminar sobre él. Pero pronto esa luz se apagará y sólo sabremos cuál es el Camino Verdadero si en este tiempo supimos edificar nuestro aposento interior, supimos encender nuestro cirio de la fe, de la oración (el santo rosario, la eucaristía); del sacrificio, de la penitencia, del Amor de Dios y de la caridad a los demás por amor a Dios; del corazón de carne misericordioso, de la vivencia de la virtud; del desapego a las cosas del mundo y del propio yo, obras que se convertirán en el aceite que encienda nuestra luz y nos fortalezca para que en los tiempos de confusión y en definición del camino hacia Jesucristo, sepamos promulgar a María como la Madre del Verdadero Camino que conduce al Padre.

Mucho más se puede decir de las consecuencias de este cisma y de cómo se desarrollará. Pero de momento es suficiente lo escrito hasta aquí. Sepa el lector que en los mayores momentos de confusión, la clave de la luz del Verdadero Camino que conduce al Padre es y será la Santísima Virgen. Pero esto no será tan claro y evidente como muchos creen, pues la confusión será grande para la gran mayoría durante un tiempo, pues los dos Papas seguirán las mismas reglas; estarán en Roma; predicarán lo mismo y de hecho duplicarán el libro de la Iglesia.  

Todo esto es necesario para la Pasión de la Iglesia pues es la única forma en que podrá ser purificada y renovada para los tiempos del Triunfo del Corazón Inmaculado.

Luis Eduardo López Padilla,

La imagen digital de la obra La Virgen como la mujer del Apocalipsis, de Peter Paul Rubens, es cortesía del Programa Open Content del Museo Getty.


Última edición por Silden el Mar Feb 10, 2015 9:59 am, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Mar Feb 10, 2015 9:32 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Las profecías de Gog y Magog
«El Milenio del Apocalipsis»
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
El tema esencial del Apocalipsis lo constituye la Parusía o manifestación de Cristo en su Segunda Venida y que pone fin al Misterio de la Iniquidad. La victoria de Cristo sobre el Anticristo se encuentra descrita de manera muy clara en el libro del Apocalipsis (19, 11;13-14 y 16).

Vinculado a este triunfo de Cristo en su Parusía se encuentra descrito el Reino de los Mil Años o también llamado Milenio. Toda la interpretación de la Sagrada Escritura, y por tanto, toda la visión de la economía divina de la salvación cambia radicalmente según se interprete alegórica o literalmente el capítulo 20 del Apocalipsis, que habla precisamente del Reino de los Mil Años, o Milenarismo.

Ahora bien, este reinado milenario ha tenido varias interpretaciones, según se conciba la forma en que tendrá lugar el Reinado de Cristo en la tierra. En virtud de que al principio del cristianismo se dieron interpretaciones erróneas en cuanto a la modalidad del Reino Milenario, que dieron lugar a una condenación por parte de la Iglesia, ha quedado en el ambiente católico, en muchos seminarios y en casas de altos estudios eclesiásticos, la idea de que el Milenarismo simple y llanamente es considerado una doctrina herética y que está condenado por la Iglesia, incluso citan como fundamento el no. 676 del Catecismo de la Iglesia.

Milenarismo Carnal o Kiliasmo

Pero vayamos por partes. Existe  un  Milenarismo  que  interpreta el  Reino  de  Cristo  en la tierra de una forma carnal y crasa. A este tipo de Milenarismo  se  le  conoció  también con  el  nombre  de kiliasmo, y  tuvo como expositor a un personaje de nombre Cerinto quien  fue rechazado y  condenado  por los escritos de los Santos Padres. Esta herejía del kiliasmo pretendió imaginar a los hombres justos, después de su resurrección, viviendo en  la  tierra  con  una  vida  de  gran  júbilo,  banquetes,  grandes  fiestas,  comidas  en  medio  de  una  gran prosperidad material. Es decir, estamos  ante  un  reino  carnal y grosero. Y  como decimos, fue debidamente condenado por el Magisterio de la Iglesia.

Milenarismo Mitigado

Ahora bien, existe otra interpretación del Milenio que se denomina mitigado y del cual la Iglesia mediante un decreto del año de 1944 estableció mucha reserva y desconfianza. En efecto, la Sagrada Congregación del Santo Oficio emitió un decreto de carácter disciplinar firmado por el Papa Pío XII de fecha 21 de julio de 1944, en el que dictaminó lo siguiente: "No puede enseñarse con seguridad (tuto doceri non potests) que Cristo vendrá a reinar visiblemente en la tierra". Este decreto lo que está diciendo es que es peligroso enseñar que Cristo reinará visiblemente en la tierra. Aquí estamos ante una medida disciplinaria en materia de doctrina, que según la teología esta es la menor calificación (en una escala de 1 a 9, siendo los grados más altos el error en la fe y la herejía) que se expresa precisamente con las palabras "proposición peligrosa" o "es peligroso enseñar".

Dicho en otras palabras, este Milenarismo Mitigado no es una herejía ni tampoco un error en la fe sino que es la menor calificación teológica negativa, o la mínima censura teológica. Este decreto se encuentra visible en el DS no. 38 – 39 1

Milenarismo Espiritual

Ahora bien, existe una tercera interpretación y es aquella que se denomina Milenarismo espiritual, que no ha sido condenado, ni jamás lo será, y que consiste en interpretar el capítulo 20 del Apocalipsis de forma literal, pero realista y no alegórica ni fantasiosa; es decir, estamos hablando de un Reino de Cristo mediante una Presencia espiritual de Poder y Gracia. En el libro "La Iglesia Patrística y la Parusía"[2], la magnífica tesis con que se doctoró en Sagrada Escritura el P. Florentino Alcañiz S. J., comprueba que la mayoría de los Santos Padres y escritores eclesiásticos profesaron el Milenarismo Espiritual. Más aún, el mismo San Agustín, en su primera época, también lo apoyó; y lo mismo San Jerónimo que afirmaba que "muchos  varones eclesiásticos y mártires lo apoyaron", y además reconocía que una "ingente multitud" de cristianos seguían esas ideas[3].

Así pues, la Iglesia Patrística de los primeros cinco siglos apoyó siempre un Milenarismo espiritual y las condenaciones que se han hecho al Milenarismo se limitan al llamado Milenarismo carnal o craso de Cerinto.

El Milenarismo espiritual que admitimos y proponemos es aquél que canta la Iglesia en el Prefacio de Cristo Rey, "un reino de santidad y de gracia, de justicia, de amor y de paz". Este Milenarismo es el mismo que recibimos de la palabra de Jesucristo: "Venga a nosotros tu Reino". Esta es pues la fe de la Iglesia que está formalmente contenida en la Revelación y confirmada por el dicho de varios Papas, como lo afirmó Pío IX el 14 de julio de 1877 al hablar sobre el apostolado de la oración: "Con el fin de favorecer la causa de la Iglesia, propone a sus oraciones y esfuerzos este objetivo: que el Reino de Cristo venga cuanto antes a la tierra, como sucede en el cielo". Y en el mismo sentido lo mencionaba Pío XI el 7 de marzo de 1926 cuando dijo: "¡Venga el Reino de Cristo, para que llegue la paz de Cristo!" Y no menos claras las palabras de Pío XII cuando el 17 de septiembre de 1958 proclamó la certeza de que "la restauración del Reino de Cristo por María no podrá dejar de realizarse, de manera que, por su poderosa intercesión y su auxilio constante, se realice por fin el Reino de Cristo, reino de verdad y de vida, reino de santidad y gracia, reino de justicia, de amor y de paz".

Por tanto, el llamado Milenarismo espiritual no podrá ser condenado nunca, ya que la Iglesia no puede condenar toda una Tradición Patrística y teológica muy respetable, ni va a serruchar la rama donde está asentada, es decir, la Tradición.

El tema del Reino de los Mil Años es pues el más difícil, cuestionado e impugnado, pero es hacia el cual todo confluye. En toda la profecía apocalíptica la Parusía se realiza y se consuma a la luz de este capítulo. Aquí está el centro neurálgico de la Revelación sellada del Apocalipsis. Aquí se encuentra descifrado el gran misterio de Dios y que ahora está a punto de ser descubierto.

En conclusión de todo lo anteriormente dicho sobre el Milenio de paz, podemos resumir la Doctrina de la Iglesia de la siguiente manera:

No hay definición o enseñanza obligatoria de la Iglesia y es de libre opinión el problema de la interpretación del capítulo 20 del Apocalipsis y, por tanto, de la Parusía y del Reino de Cristo en la tierra.

De acuerdo con lo anterior reviste gran importancia el último documento de la Iglesia sobre escatología que es la Instrucción de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe del 17 de mayo de 1979 "Carta sobre Algunas Cuestiones Referentes a la Escatología" (L'Osservatore Romano no. 29 (551) del 22 de julio del 79, página 12) aprobada por Juan PabloII. Y en lo referente a la Parusía enseña lo siguiente:

"La Iglesia, en conformidad con la Sagrada Escritura, espera 'la gloriosa manifestación de Jesucristo Nuestro Señor'(Dei Verbum I, 4), considerada, por lo demás, como distinta y aplazada con respecto a la condición de los hombres inmediatamente después de la muerte".

Quiere decir que en cuanto al contenido de la fe, la Parusía figura sin vinculación alguna con el Fin del Mundo. Sólo exige que la Parusía sea considerada como distinta de la muerte personal y diferida en el tiempo. Por tanto, la Instrucción de la Sagrada Congregación se desentiende de la posición teológica – basada en la interpretación alegórica de San Agustín – que sostiene que la Parusía está vinculada al Juicio Final.

La Iglesia condena el Milenarismo Craso, carnal o kiliasmo.

En cuanto al Milenarismo Mitigadolo rechaza con la mínima calificación teológica negativa o mínima censura teológica, es decir, que "es peligroso enseñar" que Cristo reinará visiblemente en la tierra.

La Iglesia no rechaza ni condena el Milenarismo Espiritual que surge de los textos sagrados y que surge de los Santos Padres.

[1] Las siglas D S se refieren a la obra Enchiridion Symbolorum, Definitionum et Declarationum de rebus fidei et morum, editada por H. Denzinger y A. Shonmetzer. Traducción española: Enchiridion Symbolorum. El Magisterio de la Iglesia. Herder. Barcelona, 1976.

[2] Ediciones Paulinas, Buenos Aires, 1962.

[3] Entre los milenaristas espirituales encontramos la Didaje o Doctrina de los Apóstoles; Epístola de San Bernabé; San Papías, Obispo de Hierópolis; San Justino; San Irineo; Tertuliano; San Victorino, obispo y mártir; San Metodio, Obispo de Olimpia y mártir; Comodiano, Lactancio, Quinto Julio Hilariano, San Zenón, Obispo de Verona, San Ambrosio, San Agustín (su primera época) tal y como se desprende en su sermón 259 titulado "De la Dominica a la Octava de Pascua". M.L XXVIII, 1197. Entre los contemporáneos tenemos a San Beda el Venerable, el Beato de Liébana, San Alberto Magno, el Venerable Holzhauser, Nicolás de Lira, San Luis María Grignion de Monfort, Santa Catalina de Siena, Santa Brígida, entre otros. También se pueden citar renombrados intérpretes modernos como Maldonado, Menaquio Firini, Gaspar Sánchez, Cornelio a Lapide y Knabenbauer; y ya entrado en nuestro siglo, los jesuitas Juan Rovira y Ramón Orlandis; Doctor Mons. Juan Straubinger V. B., el Padre Leonardo Castellani, el Doctor Bíblico Canónico Benjamín Martín Sánchez, el Doctor Bíblico Padre Florentino Alcañiz, S. J.; el Padre Antonio Van Rixtel S.C.J., B. Caviglia Cámpora y muchísimos más en la actualidad que sería largo citar. Finalmente, San Jerónimo a principios del siglo V decía que "una gran multitud de doctores católicos seguían la tesis del Milenarismo y que muchos varones eclesiásticos y mártires también la defendieron" (pred in libr. 18 s/Isaías).

http://www.apocalipsismariano.com/index.php/articulos/apocalipsis/429-el-milenio-del-apocalipsis


Última edición por Silden el Mar Feb 10, 2015 10:00 am, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Mar Feb 10, 2015 9:56 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Las profecías de Gog y Magog
«La Pasión de la Iglesia»
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Uno de los grandes misterios de la humanidad es lo que se conoce como el misterium iniquitatis. Es decir, el misterio del mal en la historia de la humanidad y particularmente en la historia de la Iglesia.

¿Por qué existe el mal? Antes que nada aclarar que Dios no creó al mal. El mal entró a la historia con la rebelión de Luzbel y sus ángeles que no quisieron servir a Dios. Así, el mal entró al mundo como consecuencia del pecado original de los primeros padres, que fueron engañados por la serpiente y que quisieron ser como Dios sin la ayuda de Dios.

No obstante, Dios permite el mal para sacar grandes bienes. En otras palabras, Dios ha juzgado que sacar bien del mal es mejor que no permitir la existencia de ningún mal.

Jesucristo, con Su Pasión y Muerte ha vencido a Satanás; la Iglesia, llegada la hora de sus tinieblas, habrá de vencer de igual manera, para preparar así el triunfo del reino de Dios en el mundo, tal y como preparó el triunfo personal de Cristo en la redención del género humano.

Y la historia de la redención así nos lo confirma.  Recordemos los tiempos de nuestro Señor: "el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros"... con Su Encarnación, Vida, Pasión y Muerte, Jesucristo nos redimió; pero Jesucristo no canceló el sufrimiento y la muerte que el hombre había causado por su desobediencia – y esta idea es preciso entenderse para comprender por qué la Iglesia tendrá que pasar por esta terrible etapa de purificación; si no que para redimirnos asumió el sufrimiento y pasó por la muerte y muerte de cruz, dejando la cruz como medio de santificación y salvación, y haciendo que la muerte desembocara no ya sólo en la muerte del infierno, sino en la vida del cielo, en la vida eterna. La muerte cambiada en vida para quien quiera morir santamente en Él.

Así pues, el ejemplo de Jesucristo en su vida terrena nos ha de servir para triunfar en la hora de la prueba. San Agustín dice que "Jesucristo ha sido tentado para que el cristiano no fuese vencido por el tentador, y vencedor Jesucristo, fuésemos nosotros también vencedores". Por tanto, se avecina la gran tentación para la Iglesia, en la que ya sabemos desde ahora por la revelación hecha por Dios mismo y por el ejemplo de Jesucristo, que la Iglesia saldrá vencedora, a pesar de su aparente muerte.

La Hora de la Potestad de las Tinieblas

La Pasión de Cristo fue la hora de las tinieblas, la hora de los enemigos de Jesús y el dominio de la oscuridad, es decir, del diablo. Y ¿quiénes eran los enemigos de Jesús? En ese momento, en concreto, las autoridades judías. Y ¿quién detenta la potestad de las tinieblas? Satanás; el poder invisible que divide e impulsa a los enemigos de Jesús; el principal actor antagonista de Cristo en su pasión redentora y que también lo fue en el paraíso incitando al hombre al pecado original. Judas entrega definitivamente a Cristo después de que el demonio ha entrado en él (Jn 13, 27-28). Los apóstoles abandonan a Jesús, sólo después de que Satanás los reclama para cribarlos como al trigo.

Así pues, el demonio, aunque oculto e invisible, ocupa un plano primordial en la pasión de Cristo; él es el adversario directo de Jesucristo: "Ya no hablaré mucho con vosotros, porque viene el príncipe de este mundo. No es que tenga derecho contra mí, pero es para que el mundo conozca que yo amo al Padre, y obro según el mandato que me dio el Padre". Por lo mismo, en la pasión se describe el triunfo de Cristo contra el demonio: "Ahora el príncipe de este mundo será echado fuera" (Jn 12, 31)y como victoria de Cristo sobre el mundo, simiente de Satanás, con la autoridad dice Jesús: "Tened confianza, yo he vencido al mundo" (Jn 16, 33).

La derrota de Satanás ante Jesucristo encuentra su cumplimiento histórico en la cruz y resurrección del Redentor. Como leemos en la carta a los hebreos, Jesucristo se ha hecho partícipe de la humanidad hasta la cruz, para destruir por la muerte al que tenía el imperio de la muerte, es decir, al diablo, y librar a aquellos que estaban toda la vida sujetos a su servidumbre (2, 14-15). Esta es entonces la gran certeza de la fe cristiana "... y para esto apareció el Hijo de Dios, para destruir las obras del Diablo" (Jn 3, Cool. Así pues, crucificado, resucitado se ha revelado como él "más fuerte" que ha vencido "al hombre fuerte", al diablo, y lo ha destronado (Juan Pablo II, audiencia general del 20 de agosto de 1986). Resulta pues imprescindible adherirnos con nuestra vida diaria, a la vida, pasión y muerte de Cristo, para poder participar de la victoria sobre Satanás. De aquí las trascendentales palabras de San Pablo: "Debo completar en mi cuerpo lo que le falta a la pasión de Cristo".

Resulta claro que quien prescinda de la acción diabólica, no podrá jamás entender lo que significó la pasión de Cristo y lo que significará la pasión de la Iglesia, cuando haya de pasar ésta por la hora de sus tinieblas. Del Evangelio advertimos, que la hora de la pasión de Cristo, la hora del poder de las tinieblas, viene determinada por el Padre y con el consentimiento de Jesús: "buscaban prendedle... pero aún no había llegado su hora" (Jn 7, 30); y Jesús, llegada la hora, se entrega voluntariamente y afirma que nadie le arrebata la vida sino que Él mismo la da espontánea y libremente: "Yo doy mi vida por mis ovejas..." (Jn 10, 15). "Con un bautismo de sangre tengo que ser bautizado, y ¡cómo me consumo hasta que se realice!" (Lc 17, 50).

En la hora de la potestad de las tinieblas dispuesta por la amorosa providencia de Dios, se unen en el mismo objeto material – pasión y muerte de Cristo – la acción de Dios y la acción de Satanás. Pero el objeto formal es distinto; Dios Padre quiere la glorificación en su Hijo Jesús y el triunfo de la obra de la redención. Para el demonio su objetivo es la aniquilación de Jesús y la destrucción de su obra redentora. Como siempre, son los planes de Dios los que se cumplen y no los de Satanás. Por eso dice Jesucristo a los discípulos de Emaús "¿Por ventura no era necesario que Cristo padeciera todas estas cosas y así entrar a su gloria?" (Lc 24, 26).

Pues del mismo modo, aunque con mayor duración e intensidad, la Iglesia – el Cuerpo Místico de Cristo – ha de estar expuesta a la potestad de las tinieblas, a la acción del príncipe de este mundo; y en la medida en que le llegue "su hora", y ya está cercana, la lucha se hará más violenta, tal y como lo pone de relieve el libro del Apocalipsis al hablar de "la gran tribulación" que vendrá al mundo y a la Iglesia. Y así como cuando todo parecía perdido a los apóstoles, en la pasión de Cristo era cuando se gestaba la redención del género humano y la Glorificación del Padre en su Hijo unigénito, de la misma manera le sucederá a la Iglesia, cuando parezca como muerta y sepultada, más cercana e inminente estará la hora de su resurrección.

Y así lo confirma en muchas ocasiones la Santísima Virgen en sus apariciones actuales y en sus mensajes:

"Ante todo deberá sufrir mi Iglesia, que será llamada a una más intensa y dolorosa obra de purificación. Yo estaré a su lado en todo momento para ayudarla y confortarla; cuanto más la Iglesia tenga que subir el Calvario, con tanta mayor intensidad sentirá mi auxilio y mi extraordinaria presencia... debe entrar ahora en el momento precioso de su pasión redentora para su más bello renacimiento..." (1ro de enero de 1980. Gobbi).

"La iniquidad cubre a todo el mundo, la Iglesia está oscurecida por la propagación de la apostasía y del pecado. El Señor, por el triunfo de Su Misericordia, debe purificar ahora con su acción enérgica de justicia y de amor a los suyos. Las horas más sangrientas y dolorosas están destinadas a vosotros. Estos tiempos están más cerca de lo que creéis... Si, después del tiempo del gran sufrimiento, llegará un tiempo de gran reconocimiento y todo reflorecerá. La humanidad será de nuevo un jardín de vida y de belleza, y la Iglesia una familia iluminada por la verdad, nutrida por la gracia, consolada con la presencia del Espíritu Santo. Jesús restaurará su reinado glorioso..." (3 de junio de 1987).

Dice Jesucristo: "si el mundo os odia, sabed que primero me odió a mí... acordaos de esta palabra que os dije: no es el siervo más grande que su Señor. Si me persiguieron a mí también os perseguirán a vosotros..." (Jn 15, 18-20). Aquí nuestro Señor profetiza claramente cómo las persecuciones probarán el carácter sobrenatural de Su Cuerpo Místico, de donde se colige que la vida del cristiano llevará el signo de la cruz, y la vida de la Iglesia el signo de la persecución. Por eso Jesucristo dijo: "quien no lleve su cruz no puede ser mi discípulo" (Lc 14, 27. Cfr Mt 10, 38 y Mc 8, 34). Si el triunfo definitivo de Cristo se logró en la cruz, la purificación de la Iglesia en reino universal e indiscutible de Cristo se logrará igualmente por su pasión y muerte. Pero – entiéndase bien - esta muerte de la Iglesia no es muerte, sino vida de nacimiento perfecto y definitivo, para que se imponga triunfalmente en todo el mundo, en todos los pueblos e individuos, ya sin dificultades, habiendo sido echado fuera el príncipe de este mundo.

Los días de esta pasión y muerte de la Iglesia – que coincidirán con el surgimiento del "falso Cristo" (un Papa impostor) y la falsa Iglesia y que será la antesala del reinado terrible pero breve del Anticristo, constituyendo la llamada gran tribulación – serán acortados; pero la Iglesia conocerá horas de tinieblas y de horror semejantes a las de la pasión de Cristo, multiplicadas en el tiempo, por cuanto que los miembros de la Iglesia no gozan de la perfección y santidad de Su Fundador. Mas al fin, renacerá la Iglesia como en un Nuevo Pentecostés, sin arruga y sin mancilla, quitados ya del mundo todos los obstáculos.

En la hora de las tinieblas de la Iglesia no será tiempo de obrar sino de sufrir pasivamente, como lo hiciera en Su Pasión Su Divino Fundador, y en esa agonía de la Iglesia le asistirá para que no desfallezca, la compañía de la siempre bienaventurada Virgen María, quien es Madre de la Iglesia.

Recordamos una vez más las palabras de Juan Pablo II en el año de 1980, en Fulda, Alemania Occidental, cuando hablaba sobre el secreto de Fátima y en particular sobre el futuro de la Iglesia:

"Con vuestra oración y la mía es posible mitigar nuestra tribulación, pero no será posible evitarla, porque sólo así la Iglesia podrá ser efectivamente renovada... cuántas veces de la sangre ha brotado la renovación de la Iglesia. Esta vez tampoco será de manera distinta. Debemos ser fuertes, prepararnos, confiar en nuestro Señor y en su Madre Santísima y ser asiduos, muy asiduos en el rezo del Santo Rosario."

Hubo una criatura que estuvo al pie de la cruz: María Santísima, nuestra Madre y la Madre de Dios. Por eso Ella es la gran esperanza y el único remedio del poder de las tinieblas, el consuelo tangible que nunca falta ni al alma ni a la Iglesia, y si María Santísima acompañó a su Hijo en la cruz, nuestra bendita Madre, como Corredentora, también estará ahora presente al pie de la cruz de su Iglesia y con todos sus hijos, para ofrecernos la gran arca y refugio de salvación para estos tiempos, que es Su Corazón Inmaculado.

http://www.apocalipsismariano.com/index.php/articulos/apocalipsis/372-la-pasion-de-la-iglesia


Última edición por Silden el Sáb Abr 25, 2015 4:52 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Silden
Corresponsal
Corresponsal
avatar

Sexo : Femenino Localización : argentina
Fecha de inscripción : 04/04/2012
Edad : 67
Mensajes : 33614
Puntos : 69072

MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   Sáb Abr 11, 2015 12:56 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] Las profecías de Gog y Magog
«Verdad y Misterio del Reloj Divino»
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Jesucristo es la Verdad. En un mundo donde el relativismo imperante establece como norma absoluta que no hay verdades absolutas, hoy es necesario recordarle al hombre que Jesucristo vino a dar testimonio de la Verdad.

Jesucristo es la Verdad

Fueron claras las palabras que Jesucristo pronunció ante el Procurador Romano: “Para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la Verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz” (Jn 18, 37). Asimismo, Jesucristo deja en claro quién es Él y dice: “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida” (Jn 14, 6). Por tanto, todo cuanto ha dicho Jesucristo es la Verdad, y sólo lo escucharán aquellos que quieren conocer la Verdad.

Jesucristo es el Hijo de Dios vivo; el Unigénito del Padre; el Amén del Padre. Por eso dice Jesús: “El que me ha visto a Mí, ha visto al Padre” (Jn 14, 9). De tal forma, que toda la Verdad revelada por Dios, toda sentencia, todo conocimiento, toda sabiduría, todo misterio, todo juicio, toda ley, le ha sido concedida a Jesucristo por parte del Padre. Él es el instrumento, el camino, el mejor receptáculo de transmisión de la Voluntad y Querer del Padre Eterno. Esto es importante dejarlo en claro con toda su firmeza y autoridad.

Todos los misterios están contenidos, de una u otra forma, en la Persona y Palabra de Jesucristo. Asimismo, toda la Verdad Absoluta está contenida, de una u otra manera, a lo largo y a lo ancho de la Sagrada Escritura. Y decimos de una forma o de otra para establecer que no todas las verdades están al alcance de la mayoría de los hombres, o en su caso, han sido reveladas por Dios pero no todas han sido explicitadas, incluso, aún no han sido comprendidas del todo.

Se corre el velo del Misterio de Dios

Esta revelación máxima de sabiduría alcanzará su plenitud precisamente al desvelarse el Misterio de Dios, cuando se culmine plenamente en la tierra el Reino de Cristo, que ya está a las puertas. Por eso, muchos misterios que hasta ahora eran de difícil comprensión e interpretación, empiezan ahora a aclararse en la medida en que nos acercamos a su cumplimiento. Por eso Daniel dice que al Final de los Tiempos “ningún impío comprenderá nada, pero los doctos comprenderán” (12, 10).

Ahora bien, ¿por qué un sinnúmero de culturas, filosofías y pensamientos, tanto de grandes civilizaciones como de pueblos indígenas de gran antigüedad revelan y contienen una diversidad de acontecimientos que de alguna forma participan, aunque en forma desfigurada, de la Verdad contenida en la Sagrada Escritura? Y de igual manera, ¿por qué en el mundo llamado esotérico encontramos una serie de anuncios que hacen referencia a un cambio en la vida del hombre, a una purificación de la tierra y a un proceso de evolución y desarrollo de un nuevo ser? La razón se encuentra en que estas civilizaciones, pueblos, religiosidades, etc. recibieron la información de una misma fuente, pero pasaron por un proceso distorsionado, pues se alejaron en mayor o menor medida de la Verdad de Dios.

Sintonía con la Frecuencia de Dios

Dicho en otras palabras y para una mayor comprensión: pudiéramos decir coloquialmente que Dios Padre es como un radio transmisor que está enviando señales, que juntas conforman la Verdad; la mejor frecuencia de esa transmisión es Jesucristo, pues es el Hijo Único del Padre. Pero hay otras frecuencias que no están en perfecta sintonía, pues reciben con mucha interferencia la Verdad, con el agregado además de que Satanás, ser angélico que recibió antes de su caída la revelación de muchos misterios, también se suma a la transmisión del mensaje.

Así entonces, muchas fuentes “proféticas” hoy en día tienen esta mezcla de información distorsionada, confusa y fuera de contexto, que es necesario discernir so pena de caer en una gran confusión.

Una verdad absoluta es que Dios es el único dueño del tiempo puesto que Él es el “Alfa y el Omega”, el “Primero y el Último” (Apoc 1,11).  Y contra lo opinión generalizada dentro de la fe católica de que no hay manera de saber la llegada de los tiempos, la realidad es que la misma Sagrada Escritura “revela” las claves del “reloj divino” para su cumplimiento, tanto del kairos –tiempo aproximado– como del cronos, tiempo exacto.

Juan y Daniel

En efecto, son dos los profetas que tienen, por decirlo así, las “llaves del tiempo”: Daniel y Juan. Daniel tiene tres profecías del tiempo: “los tres tiempos y medio” (7, 25); la profecía de las “dos mil trescientas tardes y mañanas” (7, 13 – 14) y las “setenta semanas” (9, 24 – 27). Pero a Daniel, el Señor le dice claramente: “Guarda en secreto estas palabras y sella el libro hasta el tiempo del Fin” (12, 4).

Por su parte, Jesucristo le dice a Juan: “No selles las palabras proféticas de este libro, porque el tiempo está cerca” (22, 10) y en otro capítulo muy importante (10), y que pasa desapercibido para la gran mayoría, Juan tiene una visión de un Ángel poderoso, que juró por Aquél que vive por los siglos de los siglos… y gritó: “Ya no habrá más dilación (…) pues se va a consumar el Misterio de Dios, según lo había anunciado como buena nueva a sus siervos los profetas” (10, 6 – 7) y tú, “tienes que profetizar de nuevo, contra muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes” (10, 11). ¡Todo lo anterior para quien tenga sabiduría!

Por tanto, es un grave error subestimar a Dios en cuanto a fechas y tiempos se refiere. Dios, estando en la eternidad donde no hay tiempo –el no tiempo– es, sin embargo, dueño del tiempo, del pasado y presente. Todo lo tiene pesado y medido.

“¿Quién ha medido el océano con la palma de la mano o calculado con los dedos la extensión del cielo? ¿Quién ha puesto en una medida todo el polvo de la tierra, o ha pesado en una balanza las colinas y montañas?” (Is 40, 12).

El Fin está Fijado

Por tanto, desde el principio Dios tiene determinada cada hora, minuto y segundo de cada acontecimiento de la historia. Cuando se suele decir que “Dios concedió un tiempo adicional para tal o cual evento”, o “que por las oraciones de los fieles se ha pospuesto un suceso”, o “que Dios le ha dado una nueva oportunidad” o “que no era su tiempo”, etcétera, aún en estas eventualidades que alejan o acercan acontecimientos en el mundo, según las oraciones de los fieles, Dios lo ha previsto todo desde siempre. Entonces, con mayor razón los tiempos finales han sido determinados.

“Mira voy a manifestarte lo que ocurrirá al fin de la ira, porque el fin está fijado” (Dn 8, 19).

Más aún, también el cosmos y su movimiento completo le pertenecen a Dios.

“Los cielos pregonan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos. El día al día comunica el mensaje y la noche a la noche transmite la noticia. No es un mensaje, no hay palabras, ni su voz se puede oír; su pregón sale por toda la tierra y sus palabras llegan hasta los confines del orbe” (Sal 19, 2 – 7).

Y también “Él cuenta el número de las estrellas y llama a cada una por su nombre” (Sal 47, 2).

Nada queda pues fuera de Su Omnisciencia y Sabiduría. Todo le da gloria absoluta: “Bendecid al Señor, sol y luna: estrellas del cielo, bendecid al Señor” (Dn 3, 57 y ss.).

Y el libro del Génesis lo certifica:

“Dijo Dios: haya en el firmamento de los cielos luceros para separar el día de la noche, y servir de señales a estaciones, días y años; y luzcan en el firmamento de los cielos para alumbrar la tierra. Y así fue, hizo Dios los 2 grandes luceros, el primero para presidir el día y el menor para presidir la noche y las estrellas” (1, 14 – 16).

Toda la escritura revela pues tiempos y fechas, pero es para quien tenga sabiduría. Cada cifra, cada número, cada matemática dada por Dios a través de los profetas en el Antiguo Testamento, o mencionado por Jesucristo en el Nuevo Testamento, tiene una razón específica que marca un tiempo o un propósito más profundo. Más aún, el arcano de Dios es el número 7, pues es el símbolo de lo perfecto. Toda su creación se sustenta en el 7, de ahí que haya creado al mundo en 7 días o 7 tiempos. Toda la historia está perfectamente dividida en “7 grandes días”; y a su vez, el día del hombre, el sexto, ha sido dividido en “7 días”, comenzando en el domingo –primer día de la semana y terminando el día sábado, 7mo día de la semana del hombre– y basado en la historia y la matemática se concluye con certeza matemática divina que hemos llegado al final de los tiempos.[1]

Lo que no se puede “medir” es el Tiempo de Dios, pero el del hombre sí, y ese es el que ya está a punto de sufrir un proceso de purificación por virtud de la apostasía.[2]

Aunque Dios no ha querido recorrer mucho el velo de los tiempos con el propósito de que siempre estemos preparados “porque no sabéis el día ni la hora” (Mt 25, 13), al mismo tiempo nos pide estar atentos a escudriñar las señales de los tiempos (Lc 12, 54-56). Esa es la diferencia entre el cronos –el tiempo exacto– y el kairos –el tiempo aproximado, los momentos cercanos. El primero le compete a Dios, el segundo a nosotros.

Bajo esta tesis, el Diablo también ha sabido escudriñar los tiempos y sabe que su “victoria” está cerca (aunque él cree por su soberbia ceguera que será absoluta y para siempre), y la anuncia por diferentes medios y formas. Como todo, hay en esta acción del ángel caído parte de verdad y parte de mentira.

Es Dios y sólo Dios dueño del tiempo, tanto del macrocosmos como de todo cuanto existe en la tierra, particularmente la vida y destino del hombre. Y en el proceso del tiempo, Dios siempre ha respetado la libertad humana.

Toda la sabiduría del cronos Divino en relación con la vida del hombre en la Tierra está revelada en la Escritura. En algún momento dicha sabiduría quedará abiertamente manifestada a los hombres.

Pero el Diablo ha pretendido adueñarse de “los tiempos de Dios” para con el hombre, y en medio de distorsiones y sombras ha transmitido también “sus tiempos”, que no son otros sino los que el Padre Eterno ha determinado para él, y que se conocen como “la hora del poder de las tinieblas”. Para Jesucristo “la hora del poder de las tinieblas” comenzó con la traición de Judas y su prendimiento en el huerto de los olivos.

Y de la misma manera, el mundo y la Iglesia tendrán su “hora del poder de las tinieblas”, y sin duda, ya está muy cercana.

Todos los artículos de este sitio pueden ser reproducidos, siempre y cuando se cite al autor, Luis Eduardo López Padilla, y la página donde fue originalmente  publicado, www.apocalipsismariano.com

[1] Los Últimos Tiempos de los que nos hablan muchas veces las Sagradas Escrituras, comienzan propiamente a partir de la Ascensión de Cristo a los cielos y se van a caracterizar por su falta de fe. Al final de los mismos tendrá lugar la aparición del último y personal Anticristo, así como el Juicio de Naciones, es decir, un juicio o purificación sobre el mundo, el cual anuncian con frecuencia tanto los profetas como el mismo Jesucristo, por vivir los hombres alejados de Dios y a espaldas del Evangelio. De este Juicio de Naciones o castigo saldrá un mundo purificado y renovado desde sus mismas entrañas y al que habrá de seguir una época de paz admirable y de santidad en la que Cristo reinará “de un confín a otro de la tierra”, y en la que “todos sus enemigos caerán a sus pies y le darán vasallaje”, teniendo entonces la Iglesia un triunfo glorioso en un nuevo Pentecostés. Por tanto, no se deben confundir el Juicio de Naciones que tendrá lugar al Fin de los Tiempos, con el Juicio Final que tendrá lugar al fin del mundo. En el primero, el mundo saldrá purificado; en el segundo, habrá de tener lugar el fin de la historia de la humanidad. Entonces, estos tiempos de ahora, en cuya vigencia aún estamos, pero cuyo final ya presentimos, están a punto de terminar. Es decir, estamos por llegar al Fin de los Últimos Tiempos. Insistimos, no debe confundirse el Fin de los Últimos Tiempos, o dicho simplemente, Fin de los Tiempos con el fin del mundo. Cuando llegue el Fin de los Tiempos de las Naciones o de los Gentiles, es natural que se les pida cuenta a estas –Juicio de las Naciones– sobre los muchos días que tuvieron para entrar a la salvación de Dios, para convertirse. Cuando llegue el otro fin, el último, el fin del tiempo, en el Juicio Final de la humanidad, la cuenta será pedida precisamente a toda la humanidad, a todos y a cada uno.

[2] Una de las principales características de los Últimos Tiempos será la falta de fe, el enfriamiento de la caridad, el crecer de la maldad en general, tal y como se constata con todo lo que sucede en el mundo hoy en día.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG   

Volver arriba Ir abajo
 
Profecías bíblicas sobre la guerra - GOG Y MAGOG
Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
El Viaje de Libertad  :: PROFECÍAS y TEORÍAS :: Profecías de otras fuentes-
Cambiar a: